NotiNat: Juegos Africanos. Un poco de su historia  | Login | 
 
w w w . N o t i N a t . c o m . e s
notinat@gmail.com
 Inicio |   Volver |   Ver opiniones (0) |   Añadir comentario |   Anterior |  Siguiente 

Juegos Africanos. Un poco de su historia - 16/07/2007

Salim Iles. Una de las actuales estrellas argelinas
Encontraríamos la génesis de los Juegos Africanos en fecha tan lejana como es la de 1920, a raíz de unas conversaciones habidas entre el Barón de Coubertin y Angelo Bolanaki, representante del C.I.O. en Egipto, en las cuales se trató de la organización de unos Juegos Africanos, para despertar el interés del continente africano por el deporte, sometido en aquel tiempo, en su práctica totalidad, al colonialismo de las potencias europeas. Se habló de una secuencia bi-anual, con su primera edición para 1925 en la capital de la Argelia francesa, Argel. “Dificultades técnicas” hicieron que se pospusiera esta primera edición, fijándose entonces para 1927, con sede en Alejandria (Egipto).
 
En la sesión del C.I.O. de 1926, en Lisboa, se vuelve a posponer, marcándose para 1929, aprovechando el eco que había tenido la participación egipcia en los Juegos Olímpicos de Amsterdam-1928 (Egipto, como la India, y otras colonias británicas, tenían Comité Olímpico propio, participando pues en los Juegos con bandera e himno propios). Sin embargo, las mismas “dificultades técnicas” que habían conseguido posponer estos Juegos desde 1925, es decir, el temor de las potencias colonialistas a despertar con estas manifestaciones los anhelos independendentistas de sus “protegidos”, consiguieron aplazar una vez más la inauguración de estos Juegos, esta vez sí, “sine die”.
 
Hasta la década de los cincuenta, el deporte africano se movió alrededor de las organizaciones deportivas metropolitanas, participando en las grandes competiciones bajo nombre, bandera e himno de las respectivas metrópolis, aunque en algunas de ellas, como en los Juegos de la Commonwealth, continuaran participando también, bajo bandera e himno propio. En 1958, el General De Gaulle creó la Comunidad Francófona, una organización parecida a la Commonwealth Británica, formada con la intención de facilitar, de alguna forma, el camino de sus colonias hacia el proceso de independencia, lo que aprovecharon algunas de ellas, a partir de 1959. Una de las organizaciones puestas en marcha por la Comunidad francófona fueron unos Juegos de la Comunidad, de los cuales se disputaron tres ediciones, Madagascar en 1960; Abidjan (Costa de Marfil) en 1961, y Dakar (Senegal) en 1962, antes de que, prácticamente, todas las colonias francesas rechazaran continuar en aquella Comunidad Francófona, prefiriendo la independencia.
 
A medida que las antiguas colonias iban consiguiendo su independencia, crecía su interés por el deporte, como una posibilidad más de conseguir su “lugar al sol”. Todo ello les llevó a desenterrar aquella idea de la década de los veinte, aunque esta vez sin cortapisas. Así, entre el 18 y el 25 de julio de 1965, se inauguraba en la capital del Congo-Brazzaville la primera edición de los Juegos Africanos con un éxito total : 2.500 deportistas pertenecientes a 25 paises (Africa Central, Argelia, Camerún, Congo-Brazzaville, Congo-Leopoldville, Costa de Marfil, Dahomey, Etiopia, Gabón, Ghana, Guinea, Kenia, Liberia, Madagascar, Malawi, Mali, Níger, Nigeria, Senegal, Tanzania, Togo, Túnez, Tchad, Uganda, y Zambia).
 
Aprovechando el empuje de esta primera edición, se fundó la C.A.N.A., organización que agrupa las federaciones deportivas africanas de los diferentes deportes, con la misión de incentivar la práctica deportiva en su continente. Su primer objetivo es la organización de la segunda edición de los Juegos Africanos, concedida a Bamako (Mali), pensando en una periodicidad “olímpica”, es decir, cada cuatro años. Una vez más, los imponderables políticos, esta vez en forma de golpe de estado en aquel país, obligaron a aplazar aquella convocatoria, que quedó emplazada hasta 1971 en la capital nigeriana de Lagos, aunque no será hasta dos años después, 1973, que se hará efectiva la convocatoria, reuniéndose un total de 3.000 atletas pertenecientes a 34 países.
 
Cinco años después, la tercera edición tiene lugar en Argel, con mayor éxito todavía, 3.000 deportistas de 45 países. Después, un nuevo interregno, propiciado por las convulsiones políticas del continente, hasta que en 1987, Nairobi, la capital keniata reúne a 4.000 atletas pertenecientes a 44 países, y la relativa paz del continente parece asegurar la secuencia cuadrienal prevista, los años anteriores a los Juegos Olímpicos que se mantendrá inalterable en sucesivas ediciones : Egipto en 1991; Harare (Zimbabwe) en 1995, donde por vez primera participaron deportistas sudafricanos, expulsados desde 1962 de las máximas instancias deportivas mundiales por su política de “apartheid”; Johannesbourg (Sudáfrica) en 1999; Abuja (Nigeria) el 2003, y esta última, la IX, que se está celebrando estos días en Argel.  
 
Guillem Alsina
 


Comentarios

[Ver comentarios]