Historia de los españoles en las Universidades de Estados Unidos


Angela San Juan estudió en la Southern Methodist University en Texas

Por deferencia de Jordi Rubirola, que lo concibió para confeccionar su documental HAWAIIIOWA y nos ha permitido publicarlo para nuestros lectores, ofrecemos un curioso documento, como es el listado de todos (o, por lo menos, casi todos) los nadadores españoles que, desde el primero, allá por el año 1955, han cruzado el “charco”, para recalar en diferentes universidades de Estados Unidos, con la intención de conseguir mayores facilidades, tanto para entrenar, como para estudiar. De todos es sabido lo difícil, por no decir lo imposible, que resulta en España, compatibilizar el rendimiento universitario con el rendimiento deportivo.

 
Por ello, muchos nadadores y nadadoras españolas, han decidido dar el “salto”, y aposentarse en alguna universidad USA, para disfrutar del privilegio de tener a su alcance mejores condiciones de estudio, junto a mejores instalaciones deportivas, que les permita progresar el máximo posible en ambos campos.
 
En 1955, Enrique Granados fue el primero en aprovechar las facilidades USA, y cruzar el Océano Atlántico con una beca concedida por la entonces DNEFD (Delegación Nacional de Educación Física y Deportes), para que se entrenara con el entonces considerado mejor entrenador mundial de natación, Robert “Bob” Kiphuth, en la Universidad de Yale, con vistas a los ya inminentes Juegos Olímpicos de Melbourne, competición a la cual, finalmente, no se asistió, debido al “boicot” que España, junto a otras naciones, hizo a los Juegos por la presencia en ellos de la delegación rusa, que meses antes había invadido Hungría con la intención de sofocar una rebelión que amenazaba con subvertir el orden político establecido tras la II Guerra Mundial.
 
Después de Enrique Granados, como nuestros lectores pueden ver, son muchos los que han dado aquel salto, con la ilusión en sus mochilas, soñando, seguramente, en aprovechar las facilidades USA para encaramarse al podio olímpico. Realmente, solo uno de ellos lo ha conseguido, Sergio López, aunque otros muchos han conseguido ser finalistas olímpicos, lo que tampoco está nada mal, mientras un grupo más numeroso han tenido que conformarse, lo que tampoco es, ni de largo, para despreciar, en ser participes de una, o más, ediciones de los Juegos. Si además, la experiencia les ha servido para conseguir un título universitario, creemos que el “salto” habrá valido la pena, puesto que en España, como hemos dicho, les hubiera sido imposible, o casi, de conseguir, salvo escasas y honrosas excepciones.
 
Quizás nuestros lectores encontraran tres nombres a faltar, pero es que los tres hermanos Zubero (David, Julia y Martin) no pueden ser incluidos en este listado, toda vez que ellos desarrollaron toda su vida en los Estados Unidos, y si cruzaron el “charco” (i se hartaron de hacerlo), fue para venir a Europa y a España a las competiciones que debían disputar.
 
Muchos de los nombres de este listado forman ya parte de la Historia de la Natación Española. Otros, todavía están en activo; unos nos son conocidos por haber tenido un mayor o menor éxito entre corcheras, mientras otros, les serán poco, e incluso nada conocidos. Algunos quisieron, y lograron, compaginar estudios y deportes; otros quizás prefirieron centrar sus esfuerzos en una carrera universitaria que les asegurara el futuro.
 
 
Guillem Alsina