Maria Paz Corominas

Nacida en Barcelona un 2 de junio de 1952 en Barcelona, Maria Paz Corominas Guerin, aprendió a nadar en la piscina de la escuela Betania-Patmos de Barcelona, donde estudió, aunque no fue hasta los doce años que, en vista de su gran facilidad dentro del agua, su padre, un conocido industrial de la rama textil con fábrica en Sabadell, se la lleva al entrenador del C.N. Sabadell, el inolvidable Kees Oudigeest, para que valorara la posibilidad de tenerla bajo sus órdenes. Sus progresos, más que rápidos, pueden tenerse perfectamente como poco menos que increíbles, y para ello nada mejor que conocer la secuencia de su progreso en su primer año de competición, el de 1965.
 
En enero, en una prueba social señala un tiempo de 1,37”2 que rebaja sucesivamente hasta los 1,14”4 del mes de octubre estableciendo el record de España en piscina corta.
 
Su progresión en 1965:
 
14 de marzo rebaja este tiempo a 1,25”4.
3 de abril vuelve a rebajarlo hasta 1,20”2.
10 de abril, participa en los Campeonatos de España de Invierno (7a.con 1,21”8).
17 de abril, internacional por vez primera en un encuentro País de Gales – España “B”.
23 de mayo, se coloca ya por debajo del 1,20”, con 1,19”5.
13 de julio, rebaja su récord en más de dos segundos hasta 1,17”4, récord infantil de Catalunya.
15 de agosto, 1,17”2, nuevo récord infantil de Catalunya.
21-22 de agosto. Participa en el Criterium Internacional Infantil (precursor de los “Eurojúniors”); en las eliminatorias de los 200m.espalda, supera el récord absoluto de España en p.50m., con 2,47”7, pulverizando el anterior de 2,53”1, siendo 6a.de los 200m., y 7a. de los 200m.espalda.
14 de septiembre), 1,15”9, récord infantil de España.
1 de octubre, 1,14”4, récord absoluto de España (p.25m.).
 
Así, pues, solo dos años después de haber empezado a entrenar, Mari Paz se convierte, casi sin darse cuenta, en la mejor espaldista española. Perfectamente asentada entre las mejores, y llevada por la mano maestra de Kees, Mari Paz no pierde “gas” en su progreso, con un seguido de competiciones, que hoy en día resulta casi increíble: mejora su récord absoluto de España de 100m.en dos ocasiones (1,13”3 y 1,13”1, los 12 y 20 de marzo; a principios de abril, logra sus primeros títulos españoles de invierno al ganar los 100m.espalda en la piscina de la Escollera, 25m., del C.N. Barcelona (no se disputaban todavía los 200m.espalda), y el del relevo estilos; 14 de abril, en el encuentro entre los equipos de “esperanzas” de Francia y España, nuevo récord absoluto de 100m., 1,13”0; 22 de mayo, récord absoluto de los 200m.espalda con 2,37”3.
 
Después, ya en la temporada veraniega, el 26 de junio, en la suiza Vevey, en un Suiza – España “B”, récord de España de 200m.espalda, p.50m., con 2,41”1 (6”6 menos que su anterior); los 2 y 3 de julio, en Barcelona, dos nuevos récords de 100m.en piscina de 50m., 1,14”6 y 1,14”2, que vuelve a rebajar hasta 1,13”7, en un triangular Francia-Italia-España en Beziers; los 13 y 14, de nuevo en Barcelona, otros dos récords de los 100m., absoluto y p.50m., 1,12”7 y 1,12”3, pocos días antes de ser segunda en el “6 Naciones” de Oslo, antes de dirigirse hacia Utrech, donde todo lo dicho anteriormente le ha asegurado la selección para disputar sus primeros Europeos, con 14 años y con solo dos de entreno planificado.
 
Allí, cuarta de la cuarta y última eliminatoria, bate el récord de España absoluto y p.50m. con un tiempo de 1,11”5, que es el quinto mejor tiempo de todas las participantes, lo que la sitúa en la final de la prueba, primera mujer española que consigue esta hazaña. Después en la final, será octava y última con un segundo más, 1,12”6, aunque esto no invalida, ni mucho menos, lo conseguido en las eliminatorias. La foto de Mari Paz izada a hombros por sus compañeros, celebrando la clasificación, refleja perfectamente la alegría del equipo español por su hazaña, que le valdrá, meses después, la nominación de Mejor Deportista Española de 1966, “emparejada” con el famoso tenista Manolo Santana, así como el “Trofeo Santacana”, que se otorga al mejor “nadador-estudiante”, según un baremo que tiene en cuenta ambas actividades.
 
A la vuelta de Utrech la espera todavía la “traca” final de la temporada. En los primeros días de septiembre, y coincidiendo con la inauguración de una piscina de 50m.en Sabadell, la disputa de los Absolutos de Verano, en los que consigue el título de los 100m.espalda (continúan sin disputarse todavía los 200m.), con un tiempo de 1,11”8, aunque aprovecha el relevo de estilos para darle una nueva rebaja, la octava, a su récord de Utrech, nadando tres décimas de segundo más rápido, 1,11”2. Para terminar, y en un intento especial, supera su récord de 200m.en p.50m., “robándole” casi cuatro segundos al anterior, 2,33”6.
 
La campaña de 1967 se inicia prácticamente como la anterior, aunque con un importante cambio en su vida deportiva. Otro holandés, Bert Sitters, toma el relevo de Kees que, junto a su esposa, la famosa Mary Kok, ha decidido “cambiar de aires”, emigrando a los Estados Unidos, en busca de nuevos horizontes. El cambio no parece afectar a Mari Paz, que inicia el año como había empezado en anterior, con nuevos récords. El 4-5 de marzo es invitada a participar en el famoso “meeting” de Bremen (conocido como “la pequeña olimpiada” por la calidad de su inscripción), consiguiendo un magnífico 4o. lugar en los 200m., 2,35”4, mientras no puede pasar a la final del hectómetro, 8a.de las eliminatorias, 1,12”0 (la piscina tenía solo 6 calles).
 
Dos semanas después, del 17 al 19, se enfrenta en Zaragoza con los Campeonatos de Invierno, en los que consigue el único título en disputa, el del hectómetro, dándole una nueva rebaja al récord absoluto, al señalar 1,10”9. Quince días después, 1-2 de abril, vuelve a rebajarlo, ahora en medio segundo, 1,10”4, en un encuentro Francia-España en Agen. Ya en la temporada de verano, participa en el “Trofeo dei Navigli” de Milan, en un Inglaterra-España, 26-27 de mayo; en un triangular Italia-España-Francia en Siracusa, 21-22 de julio, en el que supera el récord de los 200m. en piscina larga con 2,37”9; el “6 Naciones” de Lisboa, 29-30 de julio, en el que gana los 100m. espalda, y en los Campeonatos de Catalunya de Verano, donde vuelve a superar su reciente récord de los 200m.en piscina larga, ahora con 2,37”0.
 
Culmina toda esta serie de desplazamientos con la participación en la primera edición oficial de los “Eurojúniors”, que se disputan en la sueca Linköping, 13-15 de agosto, y en los que Mari Paz consigue subir al podio en dos ocasiones, primero cuando es segunda del hectómetro, 1,11”8, vencida solo por la alemana-oriental Sabine Steinbach, 1,11”1; después, cuando es tercera de los 200m., con un nuevo récord de España, 2,35”9, récord que también ya había superado en las eliminatorias con 2,36”9. Continua abriendo sendas para la natación femenina española.  
 
Prácticamente sin tiempo ni a deshacer las maletas, la esperan en Madrid los Absolutos de Verano, 17-19 de agosto, para aportarle un nuevo título, el de los 200m.espalda, 2,38”2, aunque no puede ganar el del hectómetro al padecer una súbita indisposición, después de haber nadado las series matinales con el mejor tiempo, 1,14”8 (la vencedora de la final lo será con unos peores 1,16”5), mientras el último día, en el relevo estilos, consigue la mejor marca de la prueba con 1,12”8. Ya con un poco más de respiro, 8-17 de septiembre, participa en la 5a.edición de los Juegos del Mediterráneo, que tienen lugar en Túnez. Juegos bastante devaluados (ausencia de Francia y de gran parte del equipo italiano, así como por los “cortes” hechos en el programa de pruebas, con solo tres pruebas femeninas), y en los que Mari Paz no tiene problemas para hacerse con la medalla de oro de los 100m.espalda, 1,11”8, con más de dos segundos de ventaja sobre la segunda clasificada. La temporada termina el 30 de septiembre, como quien dice en apoteosis, con la disputa en Sabadell, p.25m., del “Trofeo México”, en el que, entre otros récords, se distingue el absoluto del hectómetro de Mari Paz, que “dobla el cabo” del 1,10”, al señalar 1,09”8.
 
Si 1968 es divisible por 4, esto significa, para cualquier nadador, que se trata de un año olímpico, y Mari Paz, evidentemente, sabe dividir. y también sabe que hay que empezar a entrenarse para estar en Ciudad Méjico, sede de los JJ.OO. de aquel año, y en los que lleva pensando desde dos años antes, cuando su lugar en la final europea le indicó que era posible conseguir también la máxima aspiración de un deportista. La temporada, como las anteriores, se inicia bajo excelentes sensaciones, cuando ya el 18 de noviembre, es capaz de superar su récord absoluto de los 200m. con 2,32”5, lo que le da ánimos para pensar que “todo es posible”.
 
La elección de Ciudad México, y sus 2,200m. de altura, como sede de los Juegos ha revolucionado prácticamente todo el concepto de “entrenamiento” que se tenía hasta el momento, sobre todo en los deportes individuales básicos, atletismo y natación. ¿ Hasta qué punto perjudica la altura ?, ¿ puede llegar a ser mortal ?, ¿ cuánto tiempo será necesario para aclimatarse a aquella altura ?, ¿ con cuanto tiempo de antelación se tendrá que llegar para no sentir, o, por lo menos, minimizar, los efectos de la altitud ?, son preguntas que entrenadores y médicos deportivos se hacen en la inmensa mayoria de países que piensan acudir a la capital mexicana, y España, como és lógico, no escapa a estas preguntas. Algunos nadadores han acudido a las denominadas “Semanas pre-olímpicas”, organizadas por el propio C.I.O. y el Comité Organizador de los Juegos, para que, a quien le convenga, pueda estudiar con antelación los efectos de la altura, y obrar en consecuencia.
 
De acuerdo con los datos obtenidos en las dos “Semanas pre-olímpicas” a las que han acudido nadadores españoles, se han programado para el mismo año olímpico, una serie de “stages” en altura, con el fin de ir aclimatando a los posibles olímpicos, a los efectos de la altura. Fueron tres semanas, repartidas entre las estaciones pirenaicas de La Molina, y de Font Romeu, donde, en su piscina, pudieron “despacharse” a gusto los médicos que acompañaban al grupo para sus “pesquisas”.
 
Después, la vuelta al “llano”, y el ilusionado inicio de la temporada. Como el pasado año, es invitada al “meeting” de Bremen, en el que tiene un excelente comportamiento, con un segundo lugar en los 200m., distancia que Sitters le ha trabajado un poco más el año anterior, y en los que con 2,30”1, supera de nuevo su récord absoluto de España. Vuelve al “Trofeo dei Navigli” de Milán, aunque esta vez con victoria en los 200m.; después, los Campeonatos de Invierno en Vigo, donde revalida, por tercera vez, su título del hectómetro, 1,10”7, pero donde también hace sus primeros “pinitos” en otras pruebas (otro de los cambios “ideados” por Sitters), siendo 2a.de los 200m.estilos con 2,40”9 (récord juvenil de España), aunque a tan solo seis décimas de la vencedora.
 
Ya en la temporada de verano, y con los cinco sentidos en Ciudad México, nuevo récord de España de los 200m.en la p.50m.de Ypres, en un encuentro Bélgica-España, 13 de julio, en el que gana la prueba con 2,34”3, así como el hectómetro con 1,11”9; ocho días después, en Málaga, encuentro España-Italia, p.50m., con nuevas rebajas, tanto en los 100m., 1,11”0, como en los 200m., 2,34”0, afinando perfectamente su forma; y seis días más tarde, en el “6 Naciones” de Madrid, está todavía más afinada cuando señala nuevo récord del hectómetro, rebajando en segundo y medio sus 1,11”0 de Málaga, dejándolo en unos magníficos 1,09”5 que le aseguran, tácitamente, su presencia en los Juegos. Culmina su excelente temporada con los Absolutos de Verano de Valencia, en los que, ahora sin ninguna indisposición de por medio, gana los dos títulos, 1,10”8 en los 100m., y 2,33”1 en los 200m., con nuevo récord de España, que la confirma en el equipo olímpico, mientras vuelve a ser segunda de los 200m.estilos.
 
¡ Ciudad México !. Toda la temporada se juega en aquella Alberca Olímpica, a 2.200m. de altura, “dolor de cabeza” de entrenadores y médicos deportivos en los cuatro años anteriores. El 22 de octubre disputa las eliminatorias de 100m.espalda, pasando a las semifinales con el 12o.mejor tiempo, 1,10”7, demostrando haberse aclimatado a la altura, aunque por la tarde no logra clasificarse para la final al ser 14o.con un tiempo ligeramente superior, 1,11”0. Los dos días de descanso que tiene antes de los 200m.le vienen perfectamente para concentrarse perfectamente en ellos. Ganando su serie de la mañana con unos buenos 2,34”5, equivalentes, poco más o menos, a su récord de España (quizás, incluso, un poco mejor que el récord), séptimo mejor tiempo, empatada con la francesa Benedicte Duprez, Mari Paz vuelve a hacer historia en la natación española, al convertirse en la primera que va a nadar una final olímpica.
 
Todavia hay un momento de “suspense” cuando una reclamación de la alemana-oriental Doris Kohardt ante el Comité de Apelación suspende su clasificación, aunque, finalmente, rechazada dicha protesta, la española es clasificada oficialmente para la final. En ella, todavía tiene arrestos para mejorar de manera espectacular su tiempo de las eliminatorias, y con sus 2,33”9 es séptima, a solo 8 décimas de su récord de España, aunque, intrínsecamente, de un valor muy superior.
 
Aunque sin saber hasta cuando, Mari Paz prepara una nueva temporada, sin la presión de las anteriores, ahora que ha conseguido prácticamente todo lo que podía soñar para su carrera deportiva. Es invitada nuevamente a la “Pequeña olimpiada” de Bremen, en la que vuelve a repetir su 4o.lugar de los 200m., 2,33”8, y es séptima del hectómetro, 1,11”3; Enferma, no puede acudir a otra de sus tradiciones, el “Trofeo dei Navigli” de Milán, y aunque sin estar en su mejor forma, acude a los Campeonatos de Invierno para revalidar, sin problemas, y por cuarta vez, su título del hectómetro, 1,12”2.
 
La vida deportiva de Mari Pau, a partir de este momento, va a dar un pequeño giro. Sus entrenos, más diversificados en estilos y metraje, con Bert Sitters, le han ofrecido un pequeño escape a “eso” de nadar siempre de cara al cielo. Empieza a aficionarse al crol, y, además, a las distancias largas. El 17 de junio, en Sabadell, p.25m., supera su primer récord, el juvenil de España, en crol, los 800m.con un tiempo de 10,24”8, aunque esto no significa que deje de lado la espalda, si no que compagina ambos estilos. Participa en el “Torneo de las Naciones” de Austria, siendo 2a.de los 200m., y 4a.de los 100m.; en el Gran Premio de Eslovaquia, 1a.de los 200m., y 2a.de los 100m. En la temporada de verano, gana las 110 yardas del “6 Naciones” de Cardiff, donde por vez primera muestra otra de sus opciones, las pruebas de estilos, al nadar las 440 yardas en 5,52”2.
 
En Dubrovnik (antigua Yugoslavia, hoy Croacia), en el curso de la Copa de Europa, rebaja de nuevo su récord de España en p.50m., 2,32”1, y es segunda del hectómetro, y acaba esta temporada, que podría decirse que ha sido de transición, con tres nuevos títulos Absolutos de Verano, puesto que, además de los dos de espalda, con unos más bien discretos 1,11”9 y 2,35”8, consigue el de los 800m.crol, 10,21”0, con nuevo récord de España en p.50m., demostrando que su dedicación al crol es bastante más que una pura diversión.      
 
1970 es un año de Europeos, y que en este caso, además, se celebran “en casa”, puesto que Barcelona ha sido escogida para albergarlos, en las recién inauguradas “Piscinas Bernat Picornell”. Mari Paz tiene en aquel momento 18 años, y esta edad, en España, y en un nadador que, además, es estudiante, casi siempre ha sido crucial en su devenir deportivo, y esto tanto en nuestros actuales tiempos como en 1970. Seguros de que el primer punto actuó como acicate de su preparación, y creemos que también el segundo, aunque no podemos afirmarlo de manera tajante, Mari Paz decide, de acuerdo con su entrenador, “probar” los Estados Unidos. A principios de Abril, y junto a Santi Esteva, “emigran” a la Universidad de Indiana, donde les espera el famoso JamesJim“Doc” Counsilmann, quizás el más famoso de los entrenadores del mundo de la natación. Si Santi va a permanecer allí algunos años más, Mari Paz se contentará con estar cuatro meses, hasta principios de agosto, con dos únicos objetivos, entrenar, y estudiar inglés.
 
Aprovechará, y no poco, esta estancia, aunque no le quedará un buen recuerdo de ella, de sus 6 horas de entrenamiento diarias, de aquel “hurt, pain, agony” (cansancio, dolor, agonía) que predicaba Counsilmann, y llevaba a la práctica, con sus nadadores. Aunque no sabemos nada de su inglés, si, en cambio, sabemos de sus récords de esta época. Los entrenos recibidos, basados en el fondo y la resistencia, darán sus frutos en las pruebas largas. En dos competiciones que disputa en la piscina de 50m.de la Universidad, Mari Paz se erige rápidamente como la mejor fondista española.
 
El 4 de julio, supera el récord español de los 200m.crol, 2,22”4; el 19 de julio, en el curso de un 1.500m., supera tres récords de España: 400m., 4,52”6; 800m., 10,09”4, y 1.500m., 19,03”1, y trece días después, 2 de agosto, y con las maletas prácticamente en las manos para su regreso, vuelve a superar los mismos tres récords con otro 1.500m.: 400m., 4,51”0; 800m., 10,08”4; 1.500m., 18,57”0. y casi sin tiempo de dejar las maletas en casa, 6 al 9 de agosto, disputa unos Absolutos de Catalunya en las “Bernat Picornell”, que demuestran que ha sabido aprovechar perfectamente estos cuatro meses, pero también que, a pesar de sus entrenamientos de fondista, Counsilmann no se ha olvidado ni de su espalda, ni del resto de estilos. Sin relajarse, ni excusarse en un posible cansancio de un viaje realmente largo y pesado, ofrece lo mejor de sí misma, superando dos récords de España en p.50m., con 2,32”0 el de los 200m.espalda, y con 5,30”7 el de los 400m.estilos, además de ganar los 100m. espalda con 1,11”0. Ya más descansada, encara los Absolutos de Verano de Zaragoza, 20-23 de agosto, en los que, vuelve a distinguirse con un nuevo récord en p.50m., el de los 800m.crol en 9,57”1, además de ganar los 100 y 200m.espalda, y 400m.estilos, con marcas discretas, que se enmarcan en su preparación final para los Europeos, ahora ya a quince días vista.  
 
Y llegan los Europeos, para los que Mari Paz ha escogido nadar las tres pruebas que más le van al entrenamiento que ha recibido los últimos meses, dos pruebas largas y duras, 800m.crol y 400m.estilos, y una de su especialidad preferida, los 200m.espalda. El 5 de septiembre, primer día de la competición, se alinea en las eliminatorias de 400m.estilos, en las que, con 5,27”0, supera su reciente récord de la prueba, aunque solo es novena, fallando la clasificación por un segundo y medio. Después, 9 de septiembre, llega la disputa de los 200m.espalda, en la que es novena de nuevo, quedándose ahora a solo 5 décimas de la final, aunque, como en los 400m.estilos, su actuación puede calificarse de excelente puesto que, con 2,31”1, supera también su récord de España en p.50m. Cierra la competición con una magnífica primera serie de 800m.crol, en la que, además de ganar, señala hasta tres récords de España: pulveriza el de los 800m.con 9,45”2 (doce segundos mejor que sus recientes 9,57”1 de Zaragoza), no sin antes haber superado el de los 200m., 2,22”1, y el de los 400m., 4,50”4. Ello le significa disputar la final, en la que es séptima, 9,48”9, sin poder volver a superar su récord, pese a intentarlo, aunque ha vuelto a hacer historia, al ser la única nadadora española que, por segunda vez, ha conseguido estar en una final europea, además de haber superado los récords de España en las tres pruebas que ha nadado en las Picornell.
 
Mari Paz Corominas cierra una etapa de su vida. Mirando hacia atrás, solo puede darse por satisfecha: ha sido finalista olímpica, dos veces europea, 15 veces campeona de España (sin tener en cuenta los títulos de relevos), ha batido 61 récords de España (doce absolutos de 100m.espalda, y otros doce de 200m.espalda en p.50m., número que ninguna otra espaldista ha conseguido hasta el momento de escribirse esta biografía), además de haber conseguido varias “condecoraciones” (Medalla de Oro de 1970, y de Plata de 1966, de la ciudad de Barcelona; Medalla de Oro de la ciudad de Sabadell, y Medalla al Mérito Deportivo de 1967 de la Federación Catalana de Natación). Algunos de sus récords sobrevivirán durante varios años (los 18,57”0 de los 1.500m.crol solo serán superados en 1977; los 1,09”5 de los 100m.espalda en 1975). A cambio de todo esto, y como ella misma dijo en una entrevista realizada mucho tiempo después, en 1999, “cuando pensé en retirarme, nadie me pidió que continuase; fue algo cuanto menos curiosa. Había perdido la ilusión, ya que no recibíamos ningún tipo de ayudas, ni de protección”. y continuó, “la natación, para mí, no era un fin en sí misma. Estoy orgullosa de lo que hice, pero nunca pensé que me fuera a servir para algo”.
 
Ya fuera de las piscina, completó sus estudios de Economía y Empresariales, se casó con un médico, y su familia se enriqueció con dos hijas y un hijo. Colaboró en los Mundiales de Madrid-1986, y, aunque no quiero asegurarlo, en los de Barcelona-2003, pero sin tener ya ninguna relación continuada con la natación, de la que guarda, realmente, un “tibio” recuerdo.
 
Guillem Alsina
 
Más información en este y este enlace.