El programa Olímpico ante un posible cambio

Ayer en Swimnews hablaban de que hay una petición en firme de la FINA hacia el Comité Olímpico Internacional (CIO) para incluir todas las pruebas de 50 metros en el programa olímpico de Londres 2012. También incluyen en la petición la introducción de los 1.500 libre femeninos y los 800 libre masculinos con lo que las pruebas se igualarían tanto en categoría masculina como femenina.
 
También comentan que este incremento de pruebas puede no ser muy bien visto por el CIO y que algunas voces autorizadas verían con buenos ojos la eliminación de los 800 libre si se logran introducir los 1.500 libre. Po supuesto que este cambio, que parece se decidirá este verano, tendrá una fuerte influencia en algunos nadadores, por lo que es una decisión importante.
 
A lo largo de la historia, el programa Olímpico de natación ha tenido muchos cambios, con el objetivo de tomar cierta perspectiva histórica hemos hecho un resumen de lo acontecido en estos más de 100 años.
 
En Atenas 1896, cuando se inauguraron los Juegos Olímpicos, se nadó en las aguas mediterráneas del Pireo las pruebas de 100, 500 y 1200 libre. La siguiente edición en Paris 1900 el nuevo milenio trajo pruebas curiosas: de 100, 200, 1.000 y 4.000 metros libres, una prueba de 200 metros con obstáculos, una de 200 metros espalda, 60 metros por debajo del agua, en completa apnea, y, finalmente, unos relevos de 5×40 metros libres.
 
En Saint Louis 1904 el programa incluyó las 50, 100, 220, 440, 880 y 1760 yardas, además de 100 yardas espalda, 440 yardas braza y un relevo de 4×50 yardas. En Londres 1908 fueron 100, 400 y 1.500m.libre, los 100m.espalda y los 200m.braza como pruebas individuales, así como un relevo de 4x200m.libre.
 
Es en Estocolmo 1912 cuando se empieza una normalización de las pruebas tal como las conocemos ahora, teniendo en cuenta que se nadaba en piscina de 100 metros, nadándose los 100, 400, 1.500 libre, 100 espalda, 200 y 400 braza además de un 4×200 libre. Las mujeres nadan por primera vez con un programa muy reducido: 100 libre y 4×100 libre.
 
Poco a poco se se igualan las pruebas femeninas a las masculinas aunque con alguna variación  (300 libre femenino en Amberes 1920)  y se sustituyen los 400 braza por los 200 braza. En Melbourne 1956 se separan las pruebas de braza de la mariposa nadándose los 200 metros de cada prueba aunque las mujeres aún no nadan los 1.500 libre.
 
En Roma 1960 se introduce el 4×100 estilos. El programa olímpico vuelve a ampliarse en Tokio 1964, en categoría masculina se nadan los 200m.espalda en lugar de los 100m., para igualar este estilo con los de braza y mariposa, mientras se añaden al programa los 400m.estilos y los 4x100m.libre. En categoría femenina se añaden, como en categoría masculina, los 400m.estilos.
 
Mexico 1968 trae una nueva ampliación, en categoría masculina se añaden los 200m.librel, los 100m. en todas las especialidades (espalda, braza y mariposa), y los 200m.estilos, mientras que en categoría femenina, se añaden las pruebas de 200 y 800m.libre, los 100m.braza, y los 200m. en espalda, mariposa y estilos. Es, pues, un programa prácticamente completo, en el que únicamente continúa faltando la prueba de 50m libre, así como también una prueba de fondo para las nadadoras, los 1.500m.
 
Aunque en Munich 1972 se estrenan los cronómetros electrónicos de forma oficial a la centésima de segundo, las pruebas cortas aún no están presentes. En Montreal 1976, el Comité Olímpico recorta el programa dejando los Juegos sin los 200m.estilos, masculinos y femeninos, y los 4x100m libre masculinos. Moscú 1980 no representan ningún cambio.
 
En los Ángeles 1984 se reintroducen las perdidas 4x100m.libre y 200m.estilos masculinos, y los 200m.estilos en el femenino. Desaparecen las semifinales individuales introduciéndose una final B o de consolación entre los 9os y 18os clasificados en las eliminatorias.
 
Seúl 1988 corona una petición de casi 40 años, la introducción de los 50 libre quedando el programa configurado definitivamente como lo conocemos hasta el día de hoy en Atlanta 1996 cundo se añaden los 4×200 libre femenino.
 
Roger Torné