Erik Vendt. El hombre de plata que volvió a por el oro

La historia de Erik Vendt no es muy distinta de tantos nadadores norteamericanos, pero si hay algo que lo distingue es su perseverancia de la que ha hecho gala por ahí donde ha pasado. Nacido en Massachusetts, en el noroeste de USA ya en edad junior destacó como un gran atleta, incansable entrenando, siendo miembro en 1998 del equipo nacional USA Junior y Campeón nacional absoluto en los 400 y 1500 libre.
 
Cruzó el país para estudiar en la Universidad del Sur de California (USC) y entrenar junto a Mark Schubert. Su etapa en la USC estuvo plagada de éxitos, no en vano en su primer año se clasificó para nadar en los JJOO de Sydney 2000 donde conseguiría la medalla de plata en los 400 estilos (4:14.23) por detrás de su compatriota Tom Dolan que venció con record del mundo. También participó en los 1500 libre donde terminó en quinta posición con 15:08.61 sin poder mejorar los 15:05.11 que había realizado en las series preliminares.
 
Volvió de Sydney algo decepcionado, pues no en vano en los trials olímpicos había sido el primer americano en bajar de los 15 minutos en los 1500 libre con 14:59.11 batiendo el record americano con 16 años de antigüedad.
 
Al año siguiente también consiguió la medalla de plata en los Campeonatos del Mundo de Fukuoka 2001, fue en los 400 estilos con 4:15.36, esta vez tras el italiano Alessio Boggiatto. El año 2002 fue la confirmación de gran estrella en su país. Fue declarado como mejor nadador universitario del año después de imponerse en piscina de yardas en los 1650 libre, 400 estilos y terminar segundo en los 500 libre. En los Pan Pacíficos de ese año también se llevó la medalla de plata en sus pruebas principales, los 400 estilos y los 1500 libre.
 
Ese verano, en Florida alcanzó su mejor marca en los 400 estilos nadando por debajo del record del mundo, aunque sus 4:11.27 quedaron eclipsados por la victoria de un joven llamado Michael Phelps quien venció la prueba con 4:11.09 estableciendo un nuevo tope mundial. Seis años después la marca de Vendt es aún la sexta mejor de todos los tiempos solo superado por Phelps, Ryan Lochte , el húngaro Cseh, el italiano Luca Marin y el brasileño Thiago Pereira.
 
En 2003 volvió a alcanzar el podio en un mundial, esta vez en Barcelona terminó con un bronce en los 1500 libre con 15:01.28. También se llevó dos títulos en el campeonato de la NCAA en su último año universitario siendo el nadador más destacado de su equipo desde John Naber en  1975.
 


Vendt (izquierda) en Sydney 2000

Una vez terminada su carrera de Relaciones Internacionales su enfoque estaba entrado en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 donde se clasificó en sus pruebas fetiche. En la capital griega, el 14 de agosto nadó las series preliminares de los 400 estilos con 4:16.68 metiéndose en la final con la séptima mejor marca. En la final no pudo hacer mucho nadando junto a Michael Phelps quien se impuso con record del mundo (4:08.26). Erik se metió en la prueba después del tramo de espalda donde pasaba tercero, a más de dos segundos del húngaro Laszlo Cseh, distancia que poco podía rebajar tras la braza, pero que con un excelente final fue capaz de hacerse con la medalla de plata con 4:11.81. Unos días después disputaba las series de 1500 libre pero unos malos 15:22.00 le dejaba fuera de la final y le hacía ver que la era un buen momento para retirarse.

 
Después de anunciar su retirada en 2004, estuvo 4 meses viajando por Europa y luego se fue a Nueva York a enseñar a nadar a jóvenes promesas, pero no pudo aguantar demasiado tiempo si competir, viendo los JJOO de invierno de Turín ese invierno le hizo pensar y así que en abril de 2006 decidió volver a entrenar para luchar por un nuevo sueño, el oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.
 
Esta vez escogió el norte y se incorporó en el grupo de elite que Bob Bowman había formado en Ann Arbor, en Michigan. Bowman, como Mark Schubert uno de los que planifican más metros en la temporada, tiene unas características que le van como anillo al dedo a Vendt. Allí encontró a un grupo talentoso y muy trabajador además de entablar una gran amistad con Michael Phelps.
 


En Atenas 2004 junto a Michael Phelps

A Vendt no le costó demasiado ponerse al día y ese mismo año fue llamado por el equipo nacional para nadar en los Pan Pacíficos disputados en Vancouver (Canadá) en el mes de agosto donde se encontró con los mismos fantasmas de antes de su retirada consiguiendo la medalla de plata en los 1500 libre, esta vez vencido por un joven coreano llamado Park Tae Hwan. Su marca de 15:07.17 aún estaba lejos de su mejor forma.

 
En 2007 consiguió clasificarse para nadar en el Campeonato del Mundo de Melbourne en los 800 y 1500 libre y empezó a capitalizar el año de intenso trabajo, al menos en cuanto a las marcas pues en la final de la prueba larga realizó unos buenos 14:59.82 terminando en quinta posición.
 
Lo vimos en Barcelona en junio del 2007, en la piscina del Sant Adreu disputando el Mare Nostrum, donde terminó una vez más en segunda posición, tras Grant Hackett con 15:01.54 en los 1500 libre.
 
Tras los nacionales USA en el verano pasado, junto con Michael Phelps, se propusieron entrenar toda la temporada sin ningún día de descanso hasta la disputas de los trials para Pekín en el próximo mes de junio.
 
El 2008 no pudo empezar mejor para Erik pues en el mes de enero, en piscina de yardas, establecía en California el record americano de las 1000 yardas libre con una marca de 8:36.49. Un mes después, en piscina larga, después de bajar de un entrenamiento en altura, estableció el record americano en 14:47.59 durante el Missouri Grand Prix, sin duda un gran salto de calidad pues la marca se sitúa como la sexta mejor de la historia.
 
Lejos queda aquel niño, que viviendo en Arabia Saudí, por razones de trabajo de su padre, empezó a nadar a los 3 años puesto que no había mucho más que hacer. Suponemos que su foco para disputar sus terceras olimpiadas consecutivas serán los 1500 libre pues los 400 estilos en USA con Phelps y Ryan Lochte se han puesto muy caros los billetes olímpicos.
 
Ahora, con 27 años, 7 títulos nacionales (1 en 400m libre, 5 en 1500m libre y 1 en 400m estilos), un historial internacional envidiable y una gran experiencia espera dar el salto a la medalla de oro en Pekin, un gran reto sin duda, pero solo al alcance de aquellos cuya perseverancia guía su carrera y Erik Vendt es sin duda uno de ellos. Lo va a tener muy difícil pero no dudamos de que luchará hasta el último metro.
 
Roger Torné