Poyetes

Poco han evolucionado los poyetes o bloques de salida en natación durante los últimos años, pero si durante la historia. Tomando como referencia la evolución de los Juegos Olímpicos, y las imágenes de que disponemos, podemos hacernos una idea de los cambios realizados en este elemento tan importante en las piscinas actuales.
 
En la primera edición de los Juegos Olímpicos de la era moderna, en Atenas 1896, se nadaron las pruebas de natación en el mar, por lo que la salida se efectuó desde una barcaza. No hemos podido encontrar ninguna imagen de aquella salida, aunque estamos convencidos que no hubo ningún tipo de poyete.
 
Cuatro años más tarde, en Paris 1900, la salida se daba desde un modesto pantalán de madera situado en pleno río Sena donde se disputaron las pruebas de natación. En Sant Louis 1904 la cosa no mejoró y la salida se dio igualmente desde un pantalán de madera esta vez en una piscina improvisada en un estanque.
 


Paris 1900


Sant Louis 1904


Salida de las 100 yardas en Londres 1908


Estocolmo 1912


Amberes 1920


Paris 1924


Amsterdam 1928


Los Angeles 1932


Berlin 1936


Londres 1948


Helsinki 1952


Melbourne 1956


Roma 1960


Tokio 1964


Mexico 1968


Munich 1972


Montreal 1976


Moscu 1980


Los Angeles 1984


Seul 1988


Barcelona 1992


Atlanta 1996


Sydney 2000


Atenas 2004


Barcelona 2003


Montreal 2005


Shanghai 2006


Melbourne 2007


¿Roma 2009?

Londres 1908 significa una revolución, puesto que los nadadores saltan desde tierra firme y nadan en una piscina, aunque aún no existe ningún tipo de superficie de salida más allá que el propio terreno. La piscina reglamentaria para aquellos días era de 100×21 metros. Estocolmo 1912 no trae mucho de nuevo en este aspecto y los nadadores siguen saltando desde el cemento aunque es la primera vez que vemos numeradas unas calles virtuales puesto que no existen corcheras separadoras, los números indican el lugar aproximado desde donde el nadador debe saltar.

 
En Amberes 1920, en piscina de 100×18 metros y con agua muy fría no hay innovación al respecto más que se dan las salidas con pistola, algo que sorprende a muchos. Paris 1924 inaugura medidas olímpicas y se disputa en una pileta de nueva factura de 50×18 metros. Los poyetes aún no se inventan en Amsterdam 1928 ni tampoco en Los Angeles 1932 donde la piscina aumenta de anchura hasta los 50×21 metros.
 
Es en Berlín 1936 donde aparece un cubo de hormigón al pie de la piscina con el número de calle pintado y sobre el cual se suben los nadadores para saltar al agua. Es de destacar que este poyete no dispone de ningún tipo de asas para las salidas de espalda.
 
Londres 1948 repite con un poyete muy similar al visto en Berlín 1936, mientras que en Helsinki 1952 al cubo de hormigón le colocan dos asas, a izquierda y derecha, de manera que el nadador de espalda puede asirse al realizar la salda con el objetivo de coger fuerza en el impulso inicial.
 
En Melbourne 1956 las dos asas laterales se convierten en una barra horizontal que va de lado a lado del poyete en su parte inferior, además los números de calle aparecen impresos tanto en los laterales como en el frontal. En Roma 1960 se realiza un diseño similar, con un bloque algo más estilizado y con la barra horizontal para las salidas de espalda sobresale de su parte inferior, además incorpora en su superficie superior un material antideslizante para evitar resbalones. En Roma es la primera vez en la que los números de calle solo se visualizan desde los laterales. Este parece que será el diseño básico, con algunas variaciones, en los próximos decenios.
 
Así lo es en Tokio 1964, pero en México 1968 aparece un diseño metálico con una inclinación cercana a los 30 grados que favorece el agarre del nadador. La inclinación se rebaja a unos 15 grados en Munich 1972 y será la habitual a partir de entonces. Guillem Alsina en su libro sobre la historia de la natación olímpica nos cuenta “Detalle técnico en las salidas. Una gran mayoría de nadadores norteamericanos hacen servir la reciente “grabstart”, es decir, cogiéndose con las manos en los podios de salida, para darse un impulso más fuerte y rápido que con la salida convencional. Rápidamente, sin embargo, hay nuevas versiones de la nueva técnica, y así el japonés Nobutaka Taguchi, campeón olímpico de los 100m.braza, coloca las manos muy atrás, logrando que los talones queden levantados, en una posición mucho más favorable para la salida.”
 
En Montreal 1976 no hay novedades, a no ser por que aparece una extensión en forma de cuernos a la barra de salidas de espalda, con lo que el nadador puede asirse con las manos tanto vertical como horizontalmente.
 
Aunque con diferentes diseños y materiales, a nivel funcional Moscú 1980 y Los Ángeles 1984 no aportan novedades, tampoco Seúl 1988 cuyos bloques de salida son idénticos a los utilizados en Moscú. Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Atenas 2004 tampoco ofrecen evoluciones.
 
Al margen de los JJOO, es en el Campeonato del Mundo de Barcelona 2003 donde la empresa española Astral Pool introduce un bloque distinto. Se trata de un poyete metálico, de apariencia robusta y que tiene dos cualidades no vistas con anterioridad: su inclinación es regulable y dispone de asideros en su parte superior.
 
Aunque en el Campeonato del Mundo de Montreal 2005 se utiliza un poyete clásico, en los mundiales de corta de Shanghai 2006 y de larga en Melbourne 2007 vuelve a aparecer el modelo de Astral Pool que parece que no crea escuela.
 
Ahora es Omega quien quiere aportar aires nuevos a este elemento que tan poco ha cambiado con el tiempo.
 
Roger Torné