David López-Zubero


David López Zubero en una foto reciente

Aunque nacido en Norteamérica, David López-Zubero Purcell conservó en todo momento la nacionalidad española que es la de su padre José Luis, un aragonés afincado en tierras USA, doctor oftalmólogo en una clínica de Florida, que siempre quiso que sus vástagos no perdieran sus raíces aragonesas, pese a su alejamiento, y al hecho de que toda su vida se desarrollara en aquella exuberante Florida, y más concretamente en la ciudad de Jacksonville.

 
Allí, un 11 de febrero de 1959, nació David, el mayor de la terna formada, además, por Julia y Martin, más conocido este por los españoles, aunque no debemos olvidar que Julia fue la primera española (junto a Natàlia Mas) que bajó del minuto en los 100m.crol, en una disputada prueba de unos Estivales Absolutos disputados en Orense, y que se saldó con el mismo tiempo para ambas nadadoras, 59”5, aunque el título fue a parar a manos de Julia por decisión arbitral (totalmente legal, todo hay que decirlo).
 
Desde temprana edad, David se aficionó al agua, entrando de lleno en el programa USA de “age-groups”. Tenemos unas primeras noticias de la actividad natatoria de la familia López-Zubero por  CROL, que en su número de agosto de 1972, da cuenta de la participación de David y Julia en una competición por edades en Darmstadt (Alemania), en el que Julia (11 años) consiguió el triunfo en los 100 y 200m.mariposa, mientras David hacia lo mismo en los 200 y 400m.estilos, 2,38”5 y 5,40”4, mientras era segundo en 100m.crol y 200m.mariposa, 1,03”9, y 2,51”0, y tercero en 400m.crol, 5,00”4, destacando, además, que ambos poseen licencia del C.N.Helios de Zaragoza, para poder nadar en España. No era, sin embargo, la primera vez que Julia y David nadaban en Europa, puesto que su padre, un gran aficionado a nuestro deporte, nunca escatimó recursos a la hora de ofrecer a sus hijos la posibilidad de progresar en él.
 
Si no estamos equivocados, los Absolutos de Verano de Valencia-1974 fueron los primeros en los que participó David, sumido en el anonimato de su 10o. lugar de 400m. crol, 4,28”9; el 11o. en 200m.estilos, 2,26”6; el 12o. de 1.500m.crol, 18,13”7, y el 13o. de 400m.estilos, 5,09”9, aunque sus progresos son tan evidentes que es seleccionado para disputar el Francia – España de categoría juvenil que se disputa en Carpentras, donde consigue su primer récord español de la categoría infantil, al nadar 200m.estilos en 2,21”4 (superando los 2,21”5 de Santiago Esteva), récord que pocos días después, en Zaragoza, rebaja a 2,21”0. Es la entrada oficial de David en la natación española.
 
Sus progresos a partir de aquel momento son imparables. En 1975 vuelve a cruzar el “charco” para participar en los Absolutos de Invierno, donde da cuenta de ellos, con un 6o. lugar en los 400m.crol, 4,15”0, pero sobre todo sus dos terceros lugares en 400m. estilos, 4,51”0, y 1.500m.crol, 17,02”0 (donde aparece ya como David López Zubero, y no sencillamente como David López) por detrás de Josep Bas, y el navarro Francisco Javier Chocarro, resultados que le llevan a una nueva internacionalidad, esta vez al Torneo Juvenil de las 8 Naciones en Rouen (Francia) en el que consigue el 2o.lugar de 400m. estilos, 4,49”5, y los 3os. de 400m.crol, 4,10”80, y 200m.estilos, 2,15”4, y con unos 54”9 y 2,00”6 en parciales internos de relevos que lo ponen ya a la altura de los mejores españoles, demostrando estos progresos en los Absolutos de Verano de Reus, donde es segundo de los 400m.crol, 4,14”6, y 200m.estilos, 2,15”7 (inquietando a Santi Esteva, 2,14”3); 3o. de 400m.estilos, 4,54”0, y 6o. de los 1.500m., 17,19”0 (curiosamente, en todos estos resultados aparece nombrado como David Zubero).
 
Esto le vale su primera llamada a la selección A, con la que compite en Argel, en el marco de la séptima edición de los Juegos del Mediterráneo, en los que consigue un tercer lugar en los 200m.estilos, 2,14”33 (su primer récord juvenil de España), y es cuarto de los 400m.crol, 4,10”41, con nuevas superaciones cronométricas.   
 
Consciente de sus posibilidades, David prepara tranquilamente su posible participación olímpica en sus dominios de Jacksonville, y solo aparece por Barcelona para participar en las cuatro reuniones que, como “trials”, muy “a la española”, van a decidir la participación en los Juegos de Montreal. En la primera reunión vence en los 400m.crol, 4,08”0, y es tercero en los 100m.crol, 54”4, mientras en la segunda vence en los 200m. crol, 1,56”3, superando su primer récord de España absoluto, superando los anteriores 1,57”2 de Santi Esteva, y es segundo en 100m.crol, 53”8, aunque con el mismo tiempo que el 1r. y 3r. clasificado.
 
En la tercera reunión rebaja el récord de España de los 400m. crol, 4,06”2 (mejorando los 4,07”7 con los que Santi Esteva había ganado la medalla de bronce en los Europeos de Barcelona-1970), tiempo que en la cuarta y última reunión vuelve a mejorar ampliamente con unos magníficos 4,05”0. Se ha ganado el derecho a estar en sus primeros Juegos Olímpicos.
 
En Montreal responderá como siempre lo ha hecho en los momentos importantes, demostrando su dominio de la puesta a punto final. En los 200m. es tercero de su serie (17o. de la general) con unos 1,54”88 que rebajan, y no por poco, sus anteriores 1,56”3, tiempo que pocos días después vuelve a superar de nuevo al salir primero del cuarteto de 4x200m. que con 7,49”22 pulveriza los anteriores 7,57”89, mientras su tiempo de 1,54”57 representa un avance de 31 centésimas respecto de su actuación individidual.
 
También en los 400m. demuestra su perfecta afinación, con unos 4,03”73 que le llevan al 23o. lugar de esta prueba. Finaliza esta temporada de total afirmación con un triple título en los Absolutos de Verano, 200 y 400m.crol (1,55”7 y 4,10”6, y 400m.estilos, 4,46”3, mientras es segundo en 200m.estilos, vencido ajustadamente por Santi Esteva, 2,11”7 por 2,11”8), a quien sucede como abanderado y máxima esperanza de la natación  española cuando aquel abandona definitivamente la competición.
 
David ha sido considerado el mejor nadador español de 1976, y merece los honores de su inclusión en la portada del primer número de CROL, reservado desde hace unos cuantos años a quien se ha merecido dicho título. Su progresión, con las facilidades que representa el hecho de vivir en Norteamérica, es patente y continuo. Aquel año abandona la disciplina del Helios zaragozano para enrolarse en las filas del C.N.Metropole, y aunque sin poder estar en España para los Absolutos de Invierno por imperativos lógicos en quien vive tan lejos y, además, tiene estudios a los que atender, sus competiciones en tierras USA le sirven para, previo envío de los resultados a la FEN, ver homologados los récords absolutos de España que supera en su natal Jacksonville, 200 y 400m.estilos (2,08”74 y 4,35”26), o en Fort Lauderdale el de 200m. estilos en piscina larga, con 2,11”46, todos ellos en poder de Santi Esteva.
 
Estas buenas sensaciones se confirman sin embargo en verano, cuando sus estudios le permiten viajar a España, seleccionado para la importante cita del “8 Naciones”, en la que vence en 100 y 200m.crol; es segundo en 400m.crol, y tercero en 400m.estilos, mientras en los Absolutos de Verano conquista tres nuevos títulos (100 y 200m.crol, 53”7, y 1,57”0, y 200m.estilos, 2,13”6), que le sirven para ser seleccionado para los Europeos que se disputan en la sueca Jonköping, donde tiene uno de sus raros tropiezos, al no poder ni siquiera acercarse a su récord de España en la única prueba en que participa, 200m.crol, 14o. en 1,55”90 (perdiendo la ocasión de clasificarse para su primera final europea, lo que hubiera logrado de haber igualado el tiempo conseguido un año antes en Montreal).
 
Sin que le sea necesario pasar por el tamiz de los Invernales (digamos que había una perfecta sincronización entre él,. Su padre, y el D.T. de la FEN, que hacia totalmente innecesaria la comprobación efectiva de su estado de forma), es seleccionado para la VI Copa Latina de 1978, donde cuaja una magnífica actuación al vencer en los 200m. estilos, pulverizando su récord de España en casi cuatro segundos, 2,07”75 por 2,11”46 (que era en aquel momento la mejor marca mundial 1978 de dicha prueba, la 17a. de todos los tiempos, y a solo 2”44 del récord mundial del canadiense Graham Smith), pero también otros tres récords españoles: 100 y 200m.crol en 52”55 (primer tramo del 4x100m.), y 1,54”07, y, en un intento especial fuera de programa, recuperaba el de 400m.estilos, 4,37”19, que le había arrebatado Rafael Escalas con 4,42”4, y 4,38”05, este último en la prueba oficial de dicha Copa Latina.
 
Su brillante actuación le vale ser seleccionado para participar en la tercera edición de los Mundiales, que se disputan en Berlín, donde cosecha una nueva decepción al coincidir con fechas no demasiado propicias, al juntársele con algunos exámenes universitarios que le impiden, por un lado, participar en los Absolutos de Verano; por el otro, prepararse con tranquilidad, e incluso llegar con algún tiempo de descanso a la capital alemana. Ni siquiera llega a tiempo para dar su importante ayuda al relevo corto, pero, sobre todo, le impide rendir al máximo en los 200m.estilos, donde solo puede ser 11o. en 2,10”01, cuando sus 2,07”75 le hubieran permitido entrar en la final.
 
De vuelta a Jacksonville, David se “venga”, deportivamente hablando, de su decepción berlinesa superando los récords de 400m., p.50m., 4,00”99; 800 y 1.500m., 8,12”0 y 15,45”9, quizás para demostrarse a si mismo que “aquello de Berlín” no había sido más que un episodio pasajero propiciado por unas ciertas circunstancias ajenas al deporte. Por segunda vez, después de 1976, su actuación de 1978 le vale la designación de mejor nadador español de aquel año, poniendo excelente colofón a la temporada.
 
La temporada 1979 se inicia con nuevos e importantes récords españoles, siempre en sus tierras de Jacksonville. El 3 de febrero se convierte en el primer español que nada los 400m.crol en menos de cuatro minutos, 3,56”6, pocos días después de superar también el de los 200m.crol, 1,50”5. Sin acudir una vez más a los Invernales, es seleccionado para la Copa Latina de Rio de Janeiro, donde una vez más señala una de sus mejores actuaciones, al conseguir cuatro victorias: 200m.crol, 1,52”54, 100 y 200m. mariposa, 55”69, y 2,05”40, y 200m.estilos, 2,07”45, todas ellas con nuevos récords de España, además del de 100m.crol, 51”98, en el primer tramo del relevo corto, además de prestar su inestimable ayuda a que los tres relevos terminaran, igualmente con sendas nuevas plusmarcas.
 
Señalemos que ha sido la primera incursión de David en las pruebas de mariposa (por lo menos con el equipo español), saldadas, como puede verse, con dos magníficas victorias y sendos récords. Aunque también tiene que perderse los Absolutos de Verano, si puede participar en la última edición de la Copa de Europa, donde se impone en los200m.crol, 100 y 200m.mariposa, y 200m.estilos, superando el récord de España de los 100m.mariposa con un tiempo de 55”47, cada vez más dedicado a ella, puesto que aquel tiempo representaba el cuarto mejor tiempo europeo de siempre, solo por detrás de hombres tan importantes de esta especialidad como eren los alemanes orientales Roger Pyttel y Roland Matthes, y el sueco Pär Arvidsson.
 
Este resultado le vale el honor de ser seleccionado para el equipo europeo que compite en la I Copa del Mundo, competición organizada por la FINA (aunque no tuvo continuación), cuajando otra magnífica actuación al ser segundo de los 200m.estilos, 2,06”30, y tercero de los 100m.mariposa, 55”15, tiempos que representan nuevos récords de España y están entre las mejores del mundo, mientras forma parte de los tres relevos, en uno de los cuales, el corto, supera un tercer récord de España, el de los 100m.crol, 51”69, al salir en el primer tramo (aunque, finalmente, no le fue homologado al no enviar la LEN el correspondiente certificado).
 
Termina esta exitosa temporada con dos nuevos títulos individuales (y dos medallas de bronce en relevos) en los Juegos del Mediterráneo que se disputan en Split, al vencer en los 200m.crol, 1,53”58, y 100m.mariposa, 56”38, mientras es segundo de 100m.crol, 51”77 (con nuevo récord de España), y cuarto de 200m.mariposa, 2,06”25, e incluso nada el tramo de espalda del 4x100m. esstilos con unos buenos 1,00”81, dando claras muestras de su versatilidad. Al regreso de Moscú, termina la temporada con un magnífico récord de 200m.estilos, cuando señala unos 2,06”02 en Honolulu. Es una manera de preparar los JJ.OO. que ya están, como quien dice, a la vuelta de la esquina. Todo esto, unido al hecho de ser el 6o. del ranking mundial de 100m.mariposa, y el 7o. de 200m. estilos, le sirve para ser nombrado, por tercera vez, como mejor nadador del año 1979.
 
David se retira a sus lares a preparar la cita olímpica, y únicamente cuando es necesario para el equipo español pierde un mínimo de tiempo en idas y venidas, atravesando el Atlántico. No disputa los Absolutos de Invierno, aunque si la VIII edición de la Copa Latina, donde, como en años anteriores, tiene una magnífica actuación al vencer en los 200m.crol, 1,53”75; 200m.estilos, 2,07”47, y 100m.mariposa, 56”40, ganándose ya el derecho a estar en Moscú, sobre todo en esta última prueba a la que va a dedicarse enteramente con vista a los Juegos, puesto que la otra prueba en la que también podría brillar, los 200m.estilos (aunque se había estancado ligeramente en los dos últimos años) no figuraban en el programa olímpico de Moscú.
 
La actuación de David en Moscú puede calificarse de excelente, puesto que, además, se lanza a nadar sin ninguna reserva todas las pruebas para las que ha sido seleccionado. Aunque “su” prueba, los 100m.mariposa, la tiene el 22 (eliminatorias y semifinales), y 23 (final) de julio, no duda el 21 de julio por la mañana en lanzarse a la piscina para nadar “a tope” unos 200m.crol en 1,53”22, intentando clasificarse para la final, lo que no consigue solo por 18 centésimas, quedando, como 9o. clasificado, de reserva para lo que pueda ocurrir (pero que no ocurrió).
 
Al día siguiente por la mañana nada unas fáciles eliminatorias de 100m.mariposa, pasando a “semis” con el segundo mejor tiempo, 55”54, solo por detrás del sueco Pär Arvidsson, 55”18, después de ser remontado por este a partir del viraje (25”72 para el español, 26”25 para el sueco en el viraje). Por la tarde, David se impone en la primera semifinal, mejorando ligeramente su tiempo, 55”47, pasando igualmente primero en el viraje, 25”84. Es el tercer mejor tiempo de las “semis”, por detrás del sorprendente holandés Kees Vervoorn, 55”02, y de Arvidsson, 55”05. La medalla “se huele”, pero David no se reserva ni siquiera el mismo día de la final de mariposa, en que nada las eliminatorias del 4x200m.crol, señalando unos 1,53”50 en el primer tramo, ayudando sus otros tres compañeros a superar el récord de España de la prueba, 7,42”69, ofreciendo una entrega total al trabajo de equipo, incluso con un posible perjuicio para su actuación individual de la tarde.
 
No sabemos si es precisamente por esto, que la final tiene para él un desarrollo totalmente diferente. Parece que aquello de pasar tan rápido en el viraje no acaba de gustarle a David, que opta por seguir otra táctica. Extrañamente, deja que todos sus rivales se le adelanten, girando el último en el viraje, 26”57, por detrás del británico Gary Abraham, 25”59; Vervoorn 25”77; Arvidsson 25”86; el ruso Evgeny Seredin 25”90; el alemán oriental Roger Pyttel 25”95; el otro ruso Alexander Markovsky, 26”01, y el francés Xavier Savin a solo tres centésimas, 26”54. Parece que David ha perdido todas sus posibilidades de estar en el podio, aunque su segundo largo enmendará su ¿equivocación?.
 
Uno a uno va pasando a todos sus rivales, echándose en los últimos metros sobre los dos únicos que se le resisten, Arvidsson, campeón olímpico en 54”92, y Pyttel, medalla de plata en 54”94. David es tercero en 55”13, nuevo récord de España, nadando un impresionante segundo largo en 28”56, el mejor de los ocho finalistas. ¿Hubiera podido ofrecer más lucha, e incluso imponerse a los dos que le habían precedido, de haber salido un poco más rápido?. La natación es un deporte de “matemáticas” y en esta disciplina la ficción no tiene cabida, por lo que nunca sabremos si David equivocó su táctica o no.
 
Queda, eso si, ya para siempre, su medalla de bronce, la primera conseguida por un nadador español, premiando su dedicación y aquella casi infinidad de viajes por medio mundo. Tres días después, y ya en un lógico estado de “descomprensión”, nadará las eliminatorias de 100m.crol en 52”43, 13o. mejor tiempo, pasando a semifinales, en las que, todo y mejorar su tiempo hasta 52”18, no consigue el pase a la final, 11o. de las “semis”.
 
Evidentemente, la pregunta que pueden hacerse algunos de nuestros lectores cuando se habla de esta medalla de David es : pero, ¿ a hubiera conseguido de estar en Moscú, americanos, canadienses, alemanes, etc., etc.?. Creemos que la respuesta es tremendamente sencilla: las medallas son para los que luchan por ellas. Los que, por cualquier causa (por lamentable que sea su motivo), no están “allí”, pueden lamentarse por ello, pero no quitar ningún mérito a los que si se presentaron a disputarlas. Por ello, y pese a lo que algunos argumentaron en aquel momento, la medalla de David (como las de Arvidsson, Pyttel, y tantos otros), no tienen ninguna “tara”, y fueron conseguidas con “todas la de la ley”.
 
David se ha instalado sólidamente entre los mejores del mundo. En 1980 es el 5o. mejor europeo y 16o. mundial de 100m.mariposa, y 2o. europeo y 11o. mundial de 200m. estilos, y su constante progreso permite esperar nuevas superaciones.  
 
1981 es año de Europeos, y, como en años anteriores, aprovecha las competiciones invernales en Florida para superar algunos récords de España. En la reunión de Gainesville de enero, p.25m., supera los de 100m.crol, 51”44, y 200m.estilos, 2,04”79. Acude después a las citas internacionales más importantes. La primera es la IX edición de la Copa Latina, a la que acude sin una excesiva preparación, por lo que no supera actuaciones anteriores (3o. de 200m.estilos, y 5o. de 200m.crol, aunque si vence en 100m.mariposa, 55”88).
 
Después, se impone en los 100m.mariposa del “8 Naciones” de Chiasso, 57”33, y nada las finales de 100 y 200m.crol; 100m.mariposa y 200m.estilos, como preparación de los Europeos de Split, de los que es 5o., tanto de 100m.mariposa como de 200m.estilos, 55”19, y 2,06”50, ayudando a los dos cuartetos de 4x100m., crol y estilos, a entrar en las finales, en las que son 6os. y 5os. respectivamente. Termina el año como 12o. mundial de 100m. mariposa y 13o. de 200m.estilos, conservando su “status” entre los mejores.
 
En 1982, año de Mundiales, la vida de David se complica, al tener que atender un poco más a sus estudios, lo que le deja menos tiempo para prepararse en la piscina. Aunque sin la suficiente preparación, se presenta, como de costumbre, al “8 Naciones”, donde vence en 200m.estilos, 2,08”59, mientras es derrotado de manera sorprendente en los 100m. mariposa, 2o. en 56”90.
 
Su falta de preparación se evidencia en los Mundiales de Guayaquil, donde es octavo de los 100m.mariposa, 55”68 (con un mejor de 55”33 en eliminatorias), mientras solo puede ser 9o. de 200m.estilos, 2,07”35, nadando la Final B, en la que es segundo, 2,08”05, ayudando, como ya es habitual, a los tres equipos de relevos. Ha sido el primer año, desde 1976, que no ha conseguido superar ningún récord de España, y su falta de preparación le ha hecho retroceder en el ranking mundial, 20o. en 100m.mariposa.
 
Se rehace en 1983, cuando termina sus estudios de Microbiología, y puede preparar con mayor tranquilidad sus terceros Europeos, que se disputan en Roma. Vuelve a España para disputar en Tenerife el tradicional “8 Naciones”, venciendo en “sus” dos pruebas, 100m.mariposa y 200m.estilos, con 56”92, y 2,09”97, sin tomarse la molestia de afinar su preparación, cosa que solo hace de caras a los Europeos.
 
Va afinando su estado de forma poco a poco, y a principios de agosto, en los Absolutos USA que se disputan en Clovis, demuestra haber vuelto a su mejor forma al conseguir el 6o. lugar de la final de 100m.mariposa con unos 54”92, que no superan, sin embargo, los magníficos 54”85 que había conseguido en las eliminatorias, mientras en los 200m.estilos se acerca a su récord español, 2,06”77.
 
De vuelta a España, camino de Roma, tiene una excelente actuación en los Absolutos de Verano que se disputan en Sevilla, con una de sus mejores actuaciones en suelo español al imponerse en tres pruebas individuales y otras tantas de relevos con sus compañeros del Canoe: 100m.crol en 52”15, 100m.mariposa en 55”55, y 200m.estilos en 2,09”79, pruebas, estas dos últimas, que serán las que nadará en Roma. Allí, consigue el segundo lugar de los 100m.mariposa, señalando unos magníficos 54”77 (su último récord de España) adelantado únicamente por el alemán MichaelAlbatrosGross, 54”00, en una llegada muy apretada con el soviético Alexey Markovsky, 54”81, al que adelanta únicamente en los últimos metros. No está nada bien, en cambio, en los 200m.estilos donde queda fuera de las finales al ser 17o. con unos discretos 2,08”81, ayudando a los tres equipos de relevos, dos de los cuales, 5o. el de 4x200m.crol, y 8o. el de 4x100m.estilos, fueron finalistas.
 
La temporada termina con otra excelente actuación en los Juegos del Mediterráneo de Casablanca, donde renueva sus títulos de 100m.mariposa, 55”21, y 200m.estilos, 2,06”67 (una marca con la que hubiera podido ser finalista pocos días antes en Roma). Volvía, pues, a ser la mejor figura del equipo español, y este “renacer” lo demuestra tanto al estar de nuevo entre los mejores del mundo, tanto en 100m.mariposa, 11o., como en 200m.estilos, 26o., como al ser nombrado, mejor nadador español de este año, después de dos años en que este título ha ido a parar a manos de la otra gran figura de la natación española, Rafael Escalas.
 
Aunque su edad lo “achucha” para iniciar su vida laboral, el buen sabor de boca que le ha dejado la temporada anterior, hace que David tenga todavía ilusión para participar en sus terceros Juegos Olímpicos. Nada los Campeonatos USA, donde es 7o. de 100m. mariposa en unos buenos 55”40, y 13o. de 200m.estilos, 2,07”73, lo que le sirve para ser seleccionado en el equipo olímpico, y después participa en su ya último “8 Naciones”, donde nada, y gana, una única prueba individual, los 100m.mariposa, 56”58, antes de rendir viaje a Los Ángeles, donde es 4o. de la Final B de 100m.mariposa en unos discretos 55”61.
 
Esta ha sido su despedida de la competición, aunque su vida quedará ligada a las piscinas, ahora como entrenador, contando entre sus mejores discípulos a su hermano Martin, campeón olímpico de 200m.espalda en Barcelona-1992, y al surinamés Anthony Nesty, que lo fue de los 100m.mariposa en los de Seúl-1988. Para la historia quedará también como una de las pocas parejas de hermanos que consiguió subir al podio olímpico.
 
Guillem Alsina
(Foto: Ricardo Aldabe)