Sobre el “nuevo” poyete de salidas de Omega

En los últimos días se ha suscitado una gran polémica sobre la propuesta de la compañía Omega de utilizar en las instalaciones de Pekín un “nuevo” poyete de salida en el que se añade una pequeña plataforma inclinada en la parte posterior del poyete (similar al segundo taco en la salida de atletismo con tacos). Esta superficie tiene como objetivo un apoyo adicional al pie retrasado (en la salida de agarre de atletismo) que de esta manera puede ejercer una fuerza horizontal en el impulso, sumándose a la del pie adelantado.
 
Esto no es nuevo y añade una ventaja suplementaria a la salida de atletismo sobre la salida de agarre con los pies colocados en el borde delantero del poyete. La salida de atletismo gracias al movimiento realizado por la pierna retrasada hacia arriba y adelante mientras se produce el impulso genera un momento angular adicional y de una forma “mágica” consigue que algunos nadadores mejoren su ángulo de entrada. Si ahora le añadimos a la pierna retrasada un apoyo adicional y la posibilidad de participar en el desequilibrio e impulso, su efecto es proporcionalmente mucho mayor y la salida de atletismo se ve considerablemente beneficiada.
 
Como digo antes esto no es nuevo pues ya a finales de los años 70 se realizó un estudio en el que se comparaba esta salida utilizando este taco con otros tipos de salida y las ventajas fueron evidentes [Lewis., S. (1980). Comparison of Five Swimming Starting Techniques. Swimming Technique, 16(4), 124-128.]. Lo sorprendente es que ahora la FINA, se plantee su aprobación sólo unos meses antes de los JJ.OO. y sin que la mayor parte de los nadadores hayan tenido tiempo para adaptarse al “nuevo” poyete (tal como protesta la Federación Australiana de Natación).
 
Como experto en este tema no creo que un nadador tarde mucho tiempo en adaptarse a la nueva salida, pues desde un primer momento va a notar una ventaja adicional y probablemente con dos o tres sesiones de salidas pueda conseguirlo sin problemas.
 
Pero tal como se ve en la foto, las dimensiones del poyete son más grandes de lo normal y la plataforma añadida, está más atrás que la superficie normal de un poyete, con lo que serían necesarios ajustes muy importantes en los poyetes actuales para adaptarlos. Además tal como se ve la superficie está tan retrasada que algunos nadadores o nadadoras no muy altos, pueden encontrarse incómodos en esta posición y sacar muy poco partido a este artilugio. Por lo que debería añadirse algún procedimiento para ajustar su posición a la talla del nadador o nadadora tal como se hace en la salida de tacos de atletismo (en el prototipo actual se ha estudiado la opción de cinco posiciones diferentes incluso de inclinación, pero el mecanismo todavía no es muy eficiente).
 
Se dice que los nadadores pueden mejorar una décima de segundo con este instrumento, yo creo y algunos estudios lo demuestran que podría ser mucho más y en algunos casos hasta 4 ó 5 décimas, pues se inducen muchos cambios, pero estas ventajas las notarían todavía con más intensidad los nadadores altos, tal como están diseñados los poyetes actualmente (otra ventaja más asociada a la altura en natación ¿para cuando las categorías por tallas?)
 
Todo esto limita mucho su aplicación, y aunque como idea es plausible, ahora mismo no puede aplicarse sin un tiempo largo de ensayos y desarrollo del “invento” que como hemos descrito tiene serias limitaciones en su prototipo inicial. Además entrecomillo lo de invento, por que como he dicho esto ya se conoce desde finales de los 70.
 
Otro problema añadido es ¿qué sucederá en las competiciones de menor nivel, dónde no se puede ni soñar con esos carísimos poyetes? ¿Se llevará cada nadador su artículo desde casa y lo colocará antes de competir? ¿Podremos hacer añadidos caseros y utilizarlos en nuestras competiciones locales? ¿O sólo se homologará el poyete Omega, marca caracterizada por unos precios desorbitados, y lo demás será ilegal?
 
Este es un debate que a la FINA no parece preocuparle y que probablemente como pasa siempre sufriremos los nadadores de a pie en las competiciones de andar por casa.
 
Raúl Arellano
Profesor Titular
Universidad de Granada