Anthony Nesty. Primer nadador negro en conseguir un oro olímpico

Durante los Juegos Olímpicos de Seúl, el 21 de septiembre de 1988, el nadador Anthony Nesty, de Surinam, se convirtió en el primer nadador negro en conseguir una medalla de oro olímpica. Además lo hizo con sorpresa pues derrotó al favorito, el norteamericano Matt Biondi. Hemos recuperado una crónica de Miguel Ángel Santos titulada “La nueva sorpresa para Biondi se llama Nesty” publicada en ul periódico “La Vanguardia” para ver lo que ocurrió.
 
Como ya hiciera el australiano Duncan Armstrong en la final de los 200 metros libre, Nesty, de 20 años, también dio la sorpresa al batir en la final de los 100 metros mariposa (53.00) a los dos grandes favoritos, el estadounidense Matt Biondi (53.01) y el alemán occidental Michael Gross. Nesty es estudiante en la Universidad de Florida y tiene como entrenador al español David López Zubero.
 
El nadador norteamericano Matt Biondi, que llegó a Seúl con la aureola de ser la máxima estrella de la natación mundial y con el propósito confesado de reeditar la gesta de Mark Spitz en los Juegos de Munich, se está encontrando, prueba tras prueba, con nombres que parecen no contar nada en el momento de la salida pero que aprovechan su opción en la piscina olímpica para escapársele con las ansiadas medallas de oro. Después del australiano Duncan Armstrong en los 200 m libre, ha sido Anthony Nesty el que se ha proclamado campeón en los l00 m mariposa, por delante de Biondi
 
Nesty completó la sorpresa de su hazaña con el hecho de ser negro y de ser uno de los cinco únicos representantes que Surinarn (la antigua Guayana holandesa, en la costa noreste de Sudamérica) ha enviado a los Juegos Olímpicos. Lo cierto es que la de ayer fue una jornada en la que pequeños países como Hungría (Tamas Darnyi), Costa Rica (Silvia PoIl) y el propio Surinam brillaron por encima de EE.UU. ola URSS.
 
Anthony Nesty, que nació el 25 de noviembre de 1967, mide 180cm y pesa 78 kilos, es el primer nadador negro que consigue un título olímpico de natación, aunque, en realidad, su piel no es plenamente negra. Es más bien mulato, resultado de un padre nacido en Trinidad (como él mismo) y de una madre de Surinam.
 
El primer nadador no blanco que llegó a campeón olímpico fue el príncipe hawaiano Duke Paoa Kahanamoku, ganador de los 100 m libre en Estocolmo l9l2 y en Amberes-1920.
 
El nuevo campeón, que ayer consiguió la primera medalla olímpica en la corta historia de Surinam, es amigo del astro del fútbol Ruud Gullit, a quien, como el resto de los surinameses, idolatra. Quizás ahora, los dos compartan el estrellato entre el menos de un millón de habitantes que pueblan los 145.000 metros cuadrados del pequeño país caribeño.
 
Después de su asombrosa victoria sobre Biondi y Michael Gross, Nesty no perdió los papeles: “¿Sorpresa? En una final olímpica todo es posible. Yo sabía que estaba en buena forma y que si nadaba con todas mis fuerzas podía conseguir una medalla, incluso la de oro”, dijo ante los periodistas. “Este triunfo no va a cambiar mi vida.”
 
De momento, lo que sí va a cambiar es su cotización en la Universidad de Florida, a la que se incorporará como “freshman” (novato) al volver de Seúl. Desde 1985 entrena en Jacksonville, donde coincidió con el español (nacido en EE.UU.) David López-Zubero, medalla de bronce en Moscú ‘80.
 
La verdad es que para los especialistas, y para el propio Biondi, Nesty no era ningún desconocido, después de haberse proclamado campeón de esta prueba en los Juegos Panamericanos disputados el pasado año en Indianápolis y de haber quedado en segunda posición en el Campeonato de EE.UU. (open) en Orlando. “Empecé a nadar en Paramaribo, la capital de mi país, a los 5 años —explicaba ayer el campeón olímpico—. Nací en Trinidad, aunque a los nueve meses mis padres se trasladaron a Surinam.
 


Nesty en la final de 100 mariposa en Barcelona 1992

Mi primer entrenador fue Kenneth McDoland, quien antes de regresar a Paramaribo estudió educación física en Holanda. Luego, hace tres años, me trasladé a Florida, donde estuve entrenando con López-Zubero y Randy Reese, con el que estaré ahora en la Universidad”. “En Paramaribo sólo hay una piscina de 50 metros y si quería progresar tenía que buscar algo mejor. Por eso fui a los Estados Unidos —afirmó Nesty—. Mi próximo objetivo es bajar de 53 segundos y, en Barcelona ’92 confío en romper la barrera de los 52.”

 
David López-Zubero, quien junto a su padre ha venido a Seúl para presenciar la actuación de su hermano Martín, mostraba su satisfacción por la victoria de Nesty en los 100 m mariposa. Al fin y al cabo, nuestro único medallista olímpico de natación, que ganó el bronce en esta misma prueba, puede vanagloriarse de ser el hombre que le llevó a competir y a subir los primeros escalones del estrellato, que ahora ha alcanzado plenamente en Seúl.
 
“Anthony —comentaba ayer el español— llegó hace tres años a Jacksonville, donde vivo con mi familia. Yo estaba dejando la natación competitiva y él empezaba a destacar. He estado preparándolo en las últimas temporadas junto a otros nadadores debido a que soy muy amigo de Randy Reese, el entrenador de la Universidad de Florida, por la que nadé varios años, y que a partir de este año será su coach’.
 
Supongo que esta victoria olímpica le habrá satisfecho tanto como a mí, aunque haya perdido Biondi.”. “Yo siempre confié en Anthony —siguió diciendo David López-Zubero— . Tenía unas posibilidades inmensas y, sobre todo, muchas ganas por entrenar duro. Cuando el año pasado bajó de 54 segundos y logró el título panamericano, comprendí que podía llegar a ser un gran campeón. No esperaba que pudiera batir a Biondi, aunque sí que alguna medalla fuera suya. Ahora es difícil saber hasta dónde puede llegar. Está claro que podría batir el récord mundial de Morales, aunque habrá que ver cómo asimila este éxito.”
 
En 1991, en el mundial de Perth (Australia), Anthony Nesty se proclamó campeón del mundo de 100 mariposa con una marca de 53.29 venciendo a Michael Gross (53.31) y al ruso Viatcheslav Kulikov (53.74). Si en Seúl había ganado el titulo olímpico con el margen más corto, una solitaria centésima, en Perth son dos también cortas centésimas las que le dan el título mundial, rentabilizando al máximo como pocos han hecho, sus llegadas.
 
En los JJOO de 1992 no pudo mejorar sus marcas pero sus 53.41 le otorgaron la medalla de bronce en una final donde se impuso el recordista mundial Pablo Morales con 53.32, mientras que en la misma final Martin Lopez-Zubero era séptimo con 54.19.
 
Roger Torné