Agnes Kovács anuncia su retirada

La nadadora húngara campeona olímpica Agnes Kovács anunció ayer que se retirará del deporte activo a final de temporada. Kovács subrayó que participará en el campeonato nacional de Hungría en julio próximo y luego no acudirá a los Juegos Olímpicos de Pekin.
 
Según explicó Kovács, campeona mundial y europea, en su decisión tuvo un peso importante que en el mes de octubre pasado fue acusada de haber cometido un delito de dopaje, cuando no pudo depositar la cantidad suficiente de orina como para realizar un control. En aquella ocasión tuvo un altercado verbal con los comisarios que le tomaron la muestra, mientras ella debía acudir a una reunión importante con directivos de UNICEF que le habían pedido que hiciera de embajadora de buena voluntad.
 
Posteriormente la Asociación Húngara de Natación y la FINA la absolvieron, pero todo parece indicar que el orgullo de la atleta se vio afectado por el incidente. “En mi caso, la presunción de inocencia se vulneró y no se respetó. Por desgracia, sin ser culpable, ahora mi nombre está asociado al dopaje”, aseguró la nadadora.
 
Kovács, de 27 años, ganó el título de 200 metros braza en los Juegos Olímpicos de Sydney en 2000, fue siete veces fue campeona europea y ganó dos medallas de oro en los mundiales, en 1998 y 2001. Además logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta-1996, en 200 braza, y también finalizó tercera en el mundial de 2001 en 100 braza.
 
En 2006 parecía que estaba dispuesta a dejar la natación, aunque sus buenos resultados en el Campeonato de Europa de Budapest 2006, con tres medallas de bronce en las pruebas de braza la animaron para seguir entrenando con vistas a los Juegos Olímpicos de Pekin.
 
Sin duda, echaremos de menos su sonrisa de las piscinas.
 
Roger Torné