Tres argentinos en España: Javiera Salcedo, Matías Aguilera y Joaquín Belza


La sonrisa de Matías Aguilera puede ser un presagio de un cambio de ciclo a mejor

A pesar de las graves penalidades económicas habidas en Argentina desde la gran crisis del nuevo milenio, nunca se ha dejado de nadar. Los recursos son limitados, pero el espíritu de progreso y la fortaleza moral son suficientes para mantener viva la ilusión por el deporte.

 
Así, en Atenas 2004, Georgina Bardach dio la campanada y situó a su país en la órbita mundial de la natación consiguiendo la medalla de bronce en los 400 estilos femeninos. Georgina recogía el testigo de otro de los pilares argentinos, José Meolans, quien en 2002 consiguiera la medalla de oro en el Campeonato del Mundo de piscina corta en Moscú en la prueba de 50 libre.
 
En España, tenemos el placer de tener entre nosotros desde hace ya unos años a Javiera Salcedo, la mejor bracista argentina y recordista sudamericana. Javiera es actualmente en España una referencia, tanto como nadadora como persona.
 
Aunque de lejos, seguimos la natación argentina y conocemos a sus principales nadadores, nombres como Florencia Ghione, Manuela Morano, Santiago Cavangh, Gastón Rodríguez, Emmanuel Zárate, Eduardo Otero o Martín Pereyra nos son familiares, pero este fin de semana, acudimos con sorpresa al Circuito Catalán de Natación donde nos encontramos con las inscripción de Matías Aguilera y de Joaquín Belza enrolados en el CN Barcelona y que según parece seguirán en España al menos el resto de la temporada.
 
Matías Aguilera, de quién ya publicamos una entrevista en abril de 2006, es una de las grandes promesas en las pruebas cortas de crol, mientras que Joaquin Belza es un afamado espaldista. Aguilera tuvo una lesión en el hombro en 2006 que le mantuvo alejado de las piscinas sin poder acudir al Mare Nostrum aquel verano y parece que las cosas se torcieron a partir de ese momento.
 
Los 50.71 en los 100 libre de Aguilera conseguidos en el Campeonato del Mundo de Montreal 2005 se quedaron anclados sin posibilidad de progresión. El sábado, en Sabadell (Barcelona) en piscina larga, con 51.05 (pasando por 24.84 en los 50 metros) nos pareció que su paso por nuestro país puede devolverle su ilusión y pensar en bajar pronto de 50 segundos, aunque la mínima A para los JJOO de Pekin es de 49,23 y parecen difíciles de alcanzar estamos seguros que están en la mente de Matías.
 
Para Pekín puede que Joaquín Belza lo tenga más asequible, pues podría acceder a los 100 espalda con la mínima B de 57.07 que no están tan lejos de los 57.58 que consiguió en el mes de julio en Rio de Janeiro. El sábado marcó 57.70, que no están nada mal a estas alturas de la temporada.
 
Les deseamos a los dos una feliz estancia entre nosotros y esperamos poder disfrutar con ellos en los Juegos Olímpicos de Pekín el próximo mes de agosto.
 
Roger Torné