El nadador tunecino Oussama Melloulli sancionado por 18 meses por dopage

Según informa la Federación Internacional de Natación (FINA), el nadador tunecino Oussama Melloulli queda suspendido por un periodo de 18 meses desde el 30 de noviembre de 2006, momento en el que dio positivo en un control antidoping en USA.
 
El nadador, declaró que fue una chiquillada, pues un compañero de estudios le facilitó una anfetamina con el objetivo de poder estudiar toda la noche ante los exámenes universitarios que tenia que hacer frente. Dos días después, el tunecino partió rumbo al nacional USA y allí le realizaron el control antidoping donde dio positivo.
 
La sanción permitirá a Oussama participar en los próximos Juegos Olímpicos de Pekin 2008, aunque le desposee de todos los títulos, medallas y tiempos conseguidos durante este periodo de 18 meses.
 
Ahora, con esta decisión los podios del Campeonato del Mundo de Melbourne se ven alterados. De esta forma se ven beneficiados Grant Hackett y Yury Prilukov en los 400 libre, mientras que el polaco Przemyslaw Stanczyk se hace con la medalla de oro de los 800 libre, el australiano Craig Stevens con la plata y el italiano Federico Corbeltaldo con el bronce.
 
Con esta medida, queda vacante el título mundial para un nadador árabe, que supuestamente había conseguido Melloulli.
 
La anfetamina tomada por Oussama Melloulli se comercializa con el nombre de Adderall y como es habitual en este tipo de fármacos tiene una eliminación lenta del organismo. Se utiliza como estimulante y según la WikipediaLa anfetamina estimula el sistema nervioso central mejorando el estado de vigilia y aumentando los niveles de alerta y la capacidad de concentración. Favorece las funciones cognitivas superiores, como la atención y la memoria (en particular, la memoria de trabajo) y muestra sus efectos sobre las funciones ejecutivas. Produce efectos reforzadores, asociando determinadas conductas con emociones placenteras (recompensa). A nivel conductual, refuerza los sistemas implicados en la regulación de las respuestas a emociones específicas; reduce los niveles de impulsividad (autocontrol); en el caso particular de la obesidad, se la ha utilizado debido a su acción sobre los centros hipotalámicos que regulan el apetito. Por último, es un agente activante del sistema nervioso simpático, con efectos adrenérgicos periféricos, que se traducen en un aumento en el nivel de actividad motriz, en la resistencia a la fatiga, en la actividad cardio-respiratoria, y en particular, en los procesos metabólicos termogénicos del organismo, dando lugar a una mayor quema de grasas.
 
Roger Torné