VIII Campeonatos Mundiales. Perth – 1998.


Escándalo en Perth

En el mismo marco donde siete años antes se había disputado la sexta edición de estos Mundiales, la piscina “Superdrome”, se disputa entre el 12 y el 18 de Enero, esta octava edición, que vuelve a Australia por la falta de otras candidaturas que deseen alojarla.

 
El escándalo llega al aeropuerto de Sydney, de paso hacia Perth, en la maleta de la bracista china Yuan Yuan (sub-campeona mundial de los 200m. y tercera de los 100m. en Roma, cuatro años antes) cuando la policía aduanera descubre todo un “arsenal” de frascos, trece en total, llenos de hormonas del crecimiento, la somatotropina, sustancia considerada como dopante. Evidentemente, el escándalo es enorme y tiene inmediato eco en los periódicos de todo el mundo, muy especialmente en los australianos, renovando los fantasmas aparecidos cuatro años antes en Roma.
 
A pesar de que el caso se resuelve con la expulsión de la bracista y de su entrenador, Zhou Zhiwen, castigados por su propia federación con cuatro y quince años de suspensión respectivamente, el escándalo salpica a todo el equipo chino, para el cual se pide su rápido retorno al país de origen, sin posibilidad de participar en estos Mundiales. La discusión, y las correspondientes preguntas, vuelven a estar en el aire: ¿vamos, poco a poco, hacia una natación polémica, en este asunto del dopaje?; ¿quienes son los verdaderos culpables del dopaje, los nadadores, o sus directivos y entrenadores, que los impulsan, o los obligan, a tomar estas substancias?; ¿se trata de casos aislados, o es la política de todo un “staff” directivo, destinado, como en el caso de la ex-DDR, a mostrar al mundo las excelencias de un régimen político o de una forma de vida?.
 
Ante la dificultad de contestarse a estas preguntas, y otras, la FINA y el CIO intensifican su lucha contra el dopaje con diferentes medidas que intentan paliar las dificultades con que se encuentran a la hora de detectar posibles casos de dopaje. La realidad es que, a partir de este momento, la natación china entra en una etapa mucho más realista, y más adecuada a su joven historial como nación deportiva, aunque sus reales posibilidades sean, evidentemente, mucho mayores que las demostradas hasta el momento, en un país con la cuarta parte de la población humana, factor que ha de llevarla a convertirse en una de las mayores potencias deportivas del nuevo siglo, aunque, naturalmente, sin la ayuda de substancias dopantes.
        
68 países presentan nadadores en esta edición, un acusado descenso respecto de Roma, que hace ver la importancia que tiene la sede donde se disputan: Alemania, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Barbados, Bélgica, Bielorrusia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Croacia, Cuba, Chequia, China, Chipre, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Hong Kong, Hungría, Irán, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Kazajstán, Kirguizistán, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Méjico, Moldavia, Nueva Zelanda, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rumania, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Surinam, Tailandia, Taipei, Turquía, Ucrania, USA, Uzbekistán, Venezuela y Yugoslavia.
         


Ian Thorpe


Alexander Popov

Dejando de lado el asunto del dopaje, y el hecho de que no hubiera récords mundiales ni europeos, no faltó emoción a las pruebas disputadas en la “Superdrome”. Hagamos un resumen

 
Masculinos:
 
Crol: 50-100m.: Alexander Popov aspiraba a mantener sus dos títulos. Lo consiguió en el hectómetro, distancia mucho más adecuada a sus condiciones físicas, aunque tuvo dificultades para imponerse al australiano Michael Klim, cabeza de fila de una extraordinaria generación “aussie”, que, nadando delante de su público, aspiraba a conseguir siete títulos (50, 100 y 200m.crol, 100m. mariposa, y los tres relevos). Popov señala nuevo récord de los Mundiales, superando de una corta centésima los 48″94 de Matt Biondi en Madrid-86. Falló, en cambio, en la prueba corta, donde una salida impropia de un campeón de su talla le hizo perder un tiempo que después le hizo falta a la llegada, sorprendido por el norteamericano Bill Pilczuk, el inesperado campeón que supo aprovechar la ocasión y hacerse con el título, aunque con un tiempo discreto, peor que los de Perth-91 y Roma-94.
 
200m.: primera prueba que nadaba Klim, y su primera victoria, ganada con tiempo discreto, a 14 centésimas del récord del campeonato, y lejos del mundial, con un tono discreto ya que únicamente cuatro finalistas bajan del 1,50″.
 
400m.: se estrenaba la gran promesa de la natación australiana, Ian Thorpe, heredero de aquellos míticos “Boy” Charlton, Marshall, Rose, Konrads, Holland ó Perkins, entre otros. El joven de 15 años confirma los pronósticos en la única prueba individual que nada, sus inmensas posibilidades, que bien pronto hará realidad, imponiéndose en un duelo fratricida a su compatriota Grant Hackett por un estrecho margen de 15 centésimas, si que peligre, empero, ningún récord.
 
1.500m.: ningún problema para Hackett, que manda en la prueba desde los primeros metros hasta la llegada. Lejos del récord mundial, falla el de los Mundiales al no tener quien le obligue, ya que queda solo a poco menos de un segundo y medio.
        
Espalda: el norteamericano Lenny Krayzelburg domina, con algunos problemas, en ambas pruebas. En el hectómetro es el alemán Steve Theloke el que supera el récord de los Mundiales en las eliminatorias, que no repite en la final, y el norteamericano se impone por un margen de 17 centésimas al canadiense Versfeld, superando de nuevo el récord de los campeonatos. En los 200m., intento de escapada del alemán Ralf Braun, que es remontada por Krayzelburg en los últimos metros, adjudicándose el título, aunque lejos del récord de los Mundiales.
        
Braza: Norbert Rozsa no puede cumplir su deseo de renovar por tercera vez su título del hectómetro, al no pasar de las eliminatorias matinales. La victoria es para el campeón olímpico de Atlanta, y recordista mundial, el belga Fred Deburghgraeve, que se impone en los últimos metros al chino Qiliang Zhen, a solo una décima del récord del campeonato. En los 200m., sorpresa por la victoria del inesperado norteamericano Kurt Grote aunque en un tiempo discreto, que se impone por dos centésimas a otro sorprendente, este francés, Jean Claude Sarnin. Norbert Rozsa, que defiende título, es tercero.
        
Mariposa: recordista mundial del hectómetro, Michael Klim no tiene problemas para lograr su segundo título, después que su compatriota Geoff Huegill supere en las eliminatorias el récord de los campeonatos, 52″93, que Klim deja en 52″25 en la final, a una sola décima de su récord mundial, mientras Huegill es tercero. Es la primera vez que un nadador aborigen sube a un podio. En los 200m. se enfrentan dos grandes luchadores como son el francés Frank Esposito y el ucraniano Denis Silantiev con el norteamericano Tom Dolan. En los últimos metros, el ucraniano doblega al francés, y gana el primer título mundial para la joven república ex-soviética, aunque queda lejos de los récords.
        
Estilos: muy bajo de forma, el campeón de Roma, el finlandés Jani Sievinen, solo es capaz de llegar a la final de consolación, dejando el título en manos del holandés Marcel Wouda, con un discreto tiempo de 2,01″18, dominando la final desde el tramo de espalda. Tom Dolan, favorito de la prueba, solo puede ser octavo, una derrota inexplicable, tanto más después de ganar los 400m., renovando el título conseguido en Roma, aunque con un tiempo muy alejado del que le sirvió para ganar en la capital italiana.
        
Relevos: no se puede decir que el equipo USA se lleve un buen recuerdo de la “Superdrome” de Perth en lo referente a los relevos. Si en los 4x100m.crol todavía puede renovar un título que nunca ha perdido, aunque lo hace con la ventaja más corta de la historia de los Mundiales, 3,16″69 por 3,16″97, nuevo récord de los campeonatos, enfrentado a un cuarteto australiano decidido a poner punto final a este dominio, no es lo mismo en los 4x200m.crol, donde el cuarteto USA consigue la peor clasificación de la historia, el quinto lugar, por detrás de Australia, Holanda, Gran Bretaña y Alemania. Los australianos, por su parte, superan el récord del campeonato, quedándose a poco más de medio segundo del récord mundial, en poder de la C.E.I. de los Juegos de Barcelona-92.
 
Sin embargo, los norteamericanos todavía no han tocado fondo cuando llega la última prueba de los campeonatos, los 4x100m.estilos, una prueba que nunca habían perdido en cualquier competición de alto nivel. Entre el entusiasmo del público, puesto en pie para vitorear a sus nadadores, el cuarteto “aussie” logra un triunfo histórico, aunque se queda a 24 centésimas del récord de los campeonatos y a más de tres segundos del mundial, todavía en poder de los respectivos cuartetos USA.
        


Agnes Kovacs


Jenny Thompson


Wu Yanyan

Femeninas: crol: 50-100m.: Amy van Diken, tercera en Roma, se impone con relativa facilidad, 17 centésimas, a la alemana Völker, dejando en cuarto lugar a la gran favorita, su compatriota Jenny Thompson, después que esta se haya impuesto más fácilmente de lo previsto en un hectómetro dominado desde los primeros metros en un buen tiempo, aunque alejado de los 54″01 de Roma, récord mundial y del campeonato.

200m.: dominio del 2-tiempos de la costarricense Claudia Poll, digna sucesora de su hermana Silvia, que se impone sin concesiones a lo largo de toda la prueba, aunque sin acercarse a ninguno de los dos récords, por delante de la eslovaca Martina Moravcova, también sub-campeona del hectómetro.
 
400-800m.: la china Yan Chen domina los 400 por delante de la norteamericana Brooke Bennett con un tiempo muy cercano a los viejos 4,06″28, exactamente a 44 centésimas, demostrando que el récord está a su alcance. En la prueba larga, revancha de Bennett, que se impone a su compatriota Diana Munz, aunque con tiempos muy discretos, lejos de los que nos tenían acostumbrados a señalar Wickham o Evans, aunque a mitad de carrera parecían estar en disposición de conseguir un tiempo mejor.
        
Espalda: magnífica final la del hectómetro, con cuatro aspirantes a un título que no se decide hasta los últimos metros, en los que la norteamericana Lea Loveless-Maurer es la más decidida al tocar el muro, con un excelente tiempo aunque sin llegar a los récords vigentes. La campeona de Roma, Cihong He, completamente fuera de forma (¿cosas del dopaje? se preguntan algunos) es octava, con unos discretos 1,02″69.
 
En los 200m., cae una de las sorpresas de la competición, con la victoria de la francesa Roxana Maracineanu, con tiempo muy discreto, pero que quedará en los anales de estos Mundiales como uno de los momentos más humanos que ha vivido, cuando la ganadora, todavía dentro del agua, hace indudables esfuerzos para fijar su vista en el tablero de resultados, sin poder dar crédito a lo que, más que veía, parecía adivinar, es decir, su primer puesto (hay que explicar, naturalmente, que la francesa padece de miopía).
        
Braza: ni la campeona de Roma, la australiana Samantha Riley, finalmente sexta, ni la recordista mundial, la sudafricana Penny Heyns, van a ganar el título del hectómetro, que, finalmente, irá a parar a las manos de otra de las grandes sorpresas del campeonato, la norteamericana Kristy Kowal, con un tiempo harto discreto, al final de una de las pruebas más abiertas que se han disputado en este Mundial.
 
En los 200m., en cambio, Samantha Riley se defiende mucho mejor, superando el récord de los campeonatos en las eliminatorias, 2,26″72, récord que pierde minutos después a manos de la norteamericana Jane Street, 2,26″63; sin embargo, la húngara Agnes Kovacs terminará poniéndolas de acuerdo a ambas, al ganar el título, con récord del campeonato, 2,25″45, dominando la segunda parte de la prueba como en ella ya es costumbre.
        
Mariposa: continúa planeando sobre las pruebas de mariposa la sombra de “T” Meagher. Jenny Thompson se impone en el hectómetro, ganando su segundo título, por delante de la japonesa Ayari Aoyama, una asidua de las largas salidas submarinas, 30-35 metros, al estilo Pankratov, pero que siempre desfallece en los últimos metros, y de ello se aprovecha la norteamericana, consiguiendo un buen tiempo, próximo al mundial, superando el del campeonato de Limin Liu.
 
En los 200m., la australiana Susan O’Neill domina la distancia y se postula como la única que puede superar el récord de “T” Meagher (como así lo hará en mayo del 2000, confirmando aquello de que los 2,05″96 “eran un récord del siglo XXI”). O’Neill no tiene problemas para imponerse por delante de su compatriota Petria Thomas con más de un segundo de ventaja, aunque esta vez no se acerca a ninguno de los dos récords.
        
Estilos: victorias fáciles de las recordistas mundiales, Yanyan Wu en los 200m., con nuevo récord del campeonato, aunque sin acercarse al mundial que ella misma había superado el año anterior, bajando por vez primera de los 2,10″. La campeona de los 400m.libres, Yan Chen, se impone también en los 400m.estilos, prueba de la cual ha superado el viejo récord de la ex-DDR Petra Schneider, 4,36″10 en Guayaquil-82, y aunque Chen se acerca al récord del campeonato, finalmente se queda a 56 centésimas, después de haber dominado la prueba desde los primeros metros, aunque con la emergente ucraniana Yana Klochkova siempre a su alcance.
        
Relevos: vuelven las aguas a su cauce, después del “terremoto” chino, y los cuartetos USA hacen valer una vez más la potencia que les otorga su gran densidad de material humano. Aunque tienen problemas para adjudicarse los 4x100m.crol por delante de las alemanas, a un segundo exacto, aunque sin poder acercarse a los récords de la prueba, ganan más fácilmente el 4x100m.estilos acercándose a solo 26 centésimas del récord mundial de las chinas. El 4x200m.crol, en cambio, vuelve a fallarles cuando al final de una magnífica lucha, las alemanas les impiden ganar el único título que les falta en su historial (han perdido las cuatro finales en que han participado) al imponerse por poco más de un segundo. La alegría de Dagmar Hase al final de la prueba parece más que justificada.
        
Para colmo de males, Australia destrona a los Estados Unidos de su pedestal, arrebatándoles el primer lugar de la clasificación masculina, aunque sea por un estrecho margen de 34 puntos, 371 por 337, mientras Alemania es tercera con 179p., seguida de Gran Bretaña 176p.; Holanda 170p.; Italia 149p.; Rusia 144p.; Hungría 100p.; Brasil, Canadá y Francia 77p.; Japón 74p.; Ucrania 61p.; Nueva Zelanda 59p.; Sudáfrica 49p.; Polonia y Suecia 47p.; España 43p.; Cuba 41p.; Dinamarca 40p.; Uzbekistán 32p.; Taipei 30p.; China y Puerto Rico 29p.; Bélgica 17p.; Chequia e Israel 16p.; Bielorrusia 14p.; Corea del Sur e Irán 10p.; Croacia y Finlandia 9p.; Moldavia 7p.; Hong Kong 6p.; Lituania, Portugal, Tailandia y Venezuela 3p.; Austria 2p., y Eslovaquia 1p. Señalemos que Uzbekistán, Taipei e Irán tuvieron una participación poco menos que simbólica y únicamente participaron en las pruebas de relevos, por lo que, como es el caso de Uzbekistán y Taipei, puntuaron bastante alto.
 
En categoría femenina, ningún problema para el equipo USA, vencedor con 418p.; con un empate en el segundo lugar entre Alemania y Australia, 286p.; China 177p.; Japón 166p.; Holanda 151p.; Canadá 147p.; Gran Bretaña 111p.; Suecia 80p.; Eslovaquia 64p.; Rusia 62p.; Hungría 55p.; Bélgica y Rumania 53p.; Dinamarca y Francia 52p.; Taipei 51p.; Polonia 49p.; Ucrania 47p.; España 37p.; Brasil 29p.; Costa Rica 26p.; Sudáfrica 24p.; Italia 14p.; Chequia y Egipto 13p.; Suiza 11p.; Eslovenia y Macedonia 5p.; Kazajstán 4p.; Austria y Surinam 2p., y cerrando esta clasificación, Barbados y Grecia con 1p.
 
En la clasificación conjunta, victoria ya esperada de USA 755p.; con Australia en segundo lugar 657p.; Alemania en tercer lugar 465p.; Holanda 321p.; Gran Bretaña 287p.; Japón 240p.; Canadá 224p.; China y Rusia 206p.; Italia 163p.; Hungría 155p.; Francia 129p.; Suecia 127p.; Ucrania 108p.; Brasil 106p.; Polonia 96p.; Dinamarca 92p.; Taipei 81p.; España 80p.; Sudáfrica 73p.; Bélgica 70p.; Eslovaquia 65p.; Chequia 29p., y último lugar para Austria, 4p.
 
 
Participación española
 
Para una natación como la española la retirada de Martin López-Zubero, Sergi López y Joaquim Fernández era poco menos que un escollo insalvable. Era la generación que la había dado a conocer en el ámbito internacional, llevándola a un nivel jamás conocido, y, evidentemente, faltada de una cierta densidad, era lógico que notara estas ausencias.
        
A pesar de todo, 12 hombres y 9 mujeres son seleccionados para participar en estos Mundiales de Perth, con la esperanza de conseguir, por lo menos, algún lugar de finalista, teniendo en cuenta que se viajaba con un Frederick Hviid, sub-campeón europeo de 400m.estilos, o una Maria Pelaez, campeona continental de 200m.mariposa, y tres júniors, Mireia Garcia, Miguel Santolaya y David Ortega, campeones europeos de su categoría, que representaban una gran esperanza de futuro, de todos los cuales se esperaba algo más de lo que, finalmente, lograron.
 
La mejor actuación correspondió a Hviid al ganar la final de consolación de 400m. estilos, 4,21″66, un tiempo que, de haberlo conseguido en las eliminatorias, le hubiera permitido nadar la final “A”, pero que estaba a más de dos segundos de su récord de España. Nadó también los 400 y 1.500m.crol, aunque con tiempos bastante inferiores a los que le habían valido su selección.
 
El resto de nadadores que consiguió llegar a las finales de consolación fueron: David Ortega en 100m.espalda; Jorge Sánchez en 200m. espalda; Claudia Franco nuevamente en los 50m.crol, aunque sin llegar a igualar su buena actuación de Roma; Ivette Maria en 100-200m.espalda, con mejor tiempo en las eliminatorias de la prueba corta; Lourdes Becerra en 200-400m.estilos, y Bárbara Franco y Maria Pelaez en 200m.mariposa, también con mejores tiempos en las eliminatorias.
 
El resto del equipo, quizás demasiado numeroso, se quedó sin poder pasar de las eliminatorias. Esto, y el volver a casa sin batir ningún récord de España, hizo que su actuación solo pudiera calificarse de discreta, y que se cuestionaran los métodos de preparación.
 
Detallemos la actuación de los seleccionados españoles.
 
50m.crol: Claudia Franco: eliminatorias, 13a.en 26”19; final B, 5a.en 26”14.
100m.crol: Claudia Franco: eliminatorias, 29a.en 57”74
200m.crol: Laura Roca: eliminatorias, 23a.en 2,04”49
400m.crol: Sarai Justes: eliminatorias, 26a.en 4,23”29
800m.crol: Ma.Àngels Bardina: eliminatorias, 10a.en 8,46”96
100m.espalda: Ivette Maria: eliminatorias, 14a.en 1,03”91; final B, 6a.en 1,04”25. 
200m.espalda: Ivette Maria: eliminatorias, 11a.en 2,16”82; final B, 2a.en 2,16”17.
100m.mariposa: Mireia Garcia: eliminatorias, 20a.en 1,02”29. Maria Peláez: eliminatorias, 22a.en 1,02”35
200m.mariposa: Maria Peláez: eliminatorias, 10a.en 2,13”40; final B, 5a.en 2,14”76. Bárbara Franco: eliminatorias, 13a.en 2,14”03; final B, 6ª.en 2,15”14.
200m.estilos: Lourdes Becerra: eliminatorias, 16a.en 2,18”97; final B, 5a.en 2,17”89.
400m.estilos: Lourdes Becerra: eliminatorias, 14a.en 4,50”46; final B, 3a.en 4,47”52.
 
50m.crol: Juan Benavides: eliminatorias, 26o.en 23”42.
100m.crol: Juan Benavides: eliminatorias, 30o.en 51”42. José Ma.Rojano: eliminatorias: 37o.en 51”87.
200m.crol: Javier Botello: eliminatorias, 22o.en 1,53”23. Juan J. Torrado: eliminatorias, 26o.en 1,53”85
400m.crol: Sergi Roure: eliminatorias, 17o.en 3,57”42. Frederick Hviid: eliminatorias, 18o.en 3,57”49
1.500m.crol: Sergi Roure: eliminatorias, 13o.en 15,41”36. Frederick Hviid: eliminatorias, 15o.15,43”80
100m.espalda: David Ortega: eliminatorias, 15o.en 56”52; final B, 6o.en 56”43. Carlos Ramos: eliminatorias, 19o.en 56”84.
200m.espalda: Jorge Sánchez: eliminatorias, 12o.en 2,02”73; final B, 2o.en 2,02”04. David Ortega: eliminatorias, 19o.en 2,05”12
100m.braza: Marc Capdevila: eliminatorias, 22o.en 1,03”67
200m.braza: Marc Capdevila: eliminatorias, 23o.en 2,20”75
200m.mariposa: Jorge Pérez: eliminatorias, 19o.en 2,01”62
200m.estilos: Jordi Carrasco: eliminatorias, 19o.en 2,05”70
400m.estilos: Frederick Hviid: eliminatorias, 10o.en 4,22”90; final B, 1o.en 4,21”66. Miguel Santolaya: eliminatorias, 14o.en 4,29”42; final B, 4o.en 4,26”79.
4x100m.crol: 10os.en 3,24”50 (Juan Benavides 51”58; José Ma.Rojano 50”56; Juan J.Torrado 51”44; Javier Botello 50”52)
 
 
Guillem Alsina