VII Campeonatos Mundiales de Roma – 1994.


He Cihong

La piscina olímpica del “Foro Itálico”, que habia sido el magnífico escenario de aquellos inolvidables Juegos de 1960, debidamente remodelada, es el marco donde se disputa la séptima edición de estos Mundiales, entre el primero y el once de Septiembre.

        
Durante muchos años alejada de los organismos rectores del deporte mundial, CIO y FINA, la natación china nunca había brillado excesivamente, si se exceptúan ciertas individualidades, hasta que en 1982 y 1986 había iniciado su participación en los Juegos Asiáticos, y poco después, en los JJ.OO. de Seúl-88, obtenía sus primeros triunfos, demostrando que estaba en condiciones de colocarse, rápidamente, en los primeros lugares de la natación mundial, sobretodo en categoría femenina, al conseguir, en la capital coreana, un total de tres medallas de plata, una de bronce, y otros finalistas.
 
En los anteriores Mundiales de Perth-91, continuaba la ascensión imparable de las chinas, al conseguir cuatro primeros lugares, un segundo y un tercero, todos ellos, igualmente, en categoría femenina, mientras al año siguiente, en los Juegos de Barcelona-92, se “embolsaban” un total de cuatro medallas de oro y cinco de plata, colocándose como segunda potencia mundial, detrás de los Estados Unidos.
        
Sin embargo, ya desde sus primeros éxitos, empezaron a levantarse comentarios sobre un cierto paralelismo entre el caso de la natación china y el de la extinta DDR: ascenso muy rápido, que se daba únicamente en categoría femenina, y constitución física de sus nadadoras, muy desarrolladas muscularmente. Todo esto, añadido al hecho de que muchos de los técnicos de la extinguida DDR, sospechosos de haber participado en el plan de dopaje sistemático y que no podían trabajar en la Alemania reunificada por haber sido suspendidos, habían ido a parar a China, habían hecho revivir los fantasmas del pasado (léase de la ex-DDR).
 
Evidentemente, una sospecha como esta tenia que demostrarse, y a favor de la natación china jugaban algunos factores: por un lado sus inmensos recursos humanos (recordemos que uno de cada cuatro habitantes de nuestro planeta es chino), por otro, su milenaria cultura, que podía hacerla poseedora de métodos de preparación totalmente desconocidos para los occidentales (se llegó a comentar en algún periódico que los deportistas chinos tenían poco menos que una panacea en una sustancia extraída de los nidos de golondrinas) , aunque, lógicamente, el parecido con el caso de la DDR era flagrante, y daba paso a las primeras sospechas.
 
Las diecinueve medallas conseguidas al finalizar estos Mundiales romanos, doce de primero, seis segundos y un tercer lugar, todos en categoría femenina, juntamente con los cinco récords mundiales superados, no hicieron otra cosa que atizar el fuego de las sospechas que, sobretodo por el lado del equipo norteamericano (ya demasiado castigado por el caso DDR) empezaban a levantarse. El debate estaba nuevamente servido, pero había una cierta impresión de que el deporte mundial en general, y la natación en particular, estaba entrando en un túnel muy oscuro, detrás del cual se dibujaba un porvenir nada optimista, como poco a poco se demostró.
        
92 naciones participan en esta edición romana, lo que representó un nuevo récord de participación, y un salto cuantitativo muy importante, en el que destacaban países nada conocidos del ámbito natatorio mundial que deseaban conseguir su pequeño lugar al sol.
 
Destaquemos la disolución de la antigua URSS, convertida ahora en Rusia, más un sinnúmero de repúblicas, así como la división de la antigua Checoslovaquia, convertida en dos nuevos países, Chequia y Eslovaquia, después de un modélico proceso de división que se hubiera podido copiar, por ejemplo, en la antigua Yugoslavia, dividida, también ella, en varias repúblicas (Croacia, Bosnia, Eslovenia, Macedonia y Yugoslavia propiamente dicha, formada por la federación de Serbia y Montenegro): Alemania, Angola, Antigua, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Bangla Desh, Barbados, Bélgica, Bielorrusia, Bosnia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Colombia, Costa Rica, Croacia, Cuba, Chequia, Chile, China, Chipre, Dinamarca, Ecuador, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Guam, Guayana, Holanda, Hong Kong, Hungría, Irán, Irlanda, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Kazajstán, Kuwait, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macao, Macedonia, Madagascar, Marruecos, Méjico, Moldavia, Mónaco, Mozambique, Namibia, Nepal, Nicaragua, Nigeria, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Rumania, Rusia, San Marino, Senegal, Seychelles, Singapur, Siria, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Surinam, Taipei, Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, USA, Uzbekistán, Venezuela y Zimbabwe.                       
        
Un breve resumen de lo acontecido en la piscina romana.
 
Masculinos
 
Crol: 50-100m.: desde los Juegos de Barcelona el ruso Alexander Popov domina la velocidad mundial y hace real su favoritismo al conseguir el doblete que no había podido lograr su ilustre rival Matt Biondi. Si en la distancia corta se queda a solo una centésima del récord de Tom Jager, en los 100 no puede acercarse al récord del norteamericano, aunque vence claramente a Gary Hall “Jr” (hijo del ecléctico Gary Hall que había destacado en la década de los 70 como estilista, espaldista y mariposista).
 
200-400-1.500m.: el australiano Kieren Perkins intenta repetir la gesta del norteamericano Tim Shaw en Calí-75, optando a la victoria en las tres pruebas. Decepciona el primer día al ser eliminado de los 200m., demostrando que cada día es mas necesaria una cierta especialización para tener posibilidades de éxito. El finlandés Antti Kasvio se impone en esta prueba, acercándose a cinco centésimas del récord mundial de Lamberti, honrando, juntamente con Jani Sievinen, una natación que hasta aquel momento había estado ausente del nivel internacional. Por vez primera en una gran competición, todos los finalistas nadan por debajo del 1,50″. En 400 y 1.500m., victorias sin problemas de Perkins, que supera el récord mundial de los 400, y a más de diez segundos de su récord mundial del kilómetro y medio.
        
Espalda: Jeff Rouse pierde el título del hectómetro, delante de un batallador Martin López-Zubero, espoleado por la derrota sufrida anteriormente en los 200m., con un tiempo, 55″17, que es nuevo récord de los Mundiales, aunque quede muy lejos del mundial. En el primer tramo del relevo de estilos, Jeff Rouse se vengará de su derrota (es una forma de hablar puesto que el título ya no podrá lucirlo) superando el récord de Martin, 54″49. En los 200m., sorprendente victoria del ruso Vladimir Selkov, que se impone a Martin Lóez-Zubero, recordista mundial de la distancia, con un nuevo récord de los Mundiales, después de haber resistido los embates del español en la segunda mitad de la prueba.
        
Braza: Norbert Rozsa defiende con éxito su título del hectómetro, en dura lucha con su compatriota Karoly Guttler, añadiendo el de los 200m. a su palmarés.
        
Mariposa: sorpresa en el hectómetro cuando el polaco Rafal Szukala se impone a los favoritos, el sueco Lars Frolander y el ruso Denis Pankratov, aunque con un tiempo discreto, alejado del récord mundial. Pankratov se impone claramente en los 200m., iniciando una meteórica carrera deportiva que lo llevará a conseguir los dos récords mundiales, y demostrando una nueva concepción del estilo, con largos recorridos submarinos a la salida de hasta 35-40 metros.
        
Estilos: se ha retirado el último rey de la especialidad, Tamas Darnyi, que da paso a sus seguidores, que rápidamente lo hacen olvidar al superar sus dos récords: el de los 200m. para el finlandés Jani Sievinen, que supera en más de un segundo el récord del húngaro, 1,58″16, y los 400m. para el norteamericano Tom Dolan que rebaja en seis centésimas los 4,12″36 de Darnyi.
        
Relevos: continúa la mala racha del 4x200m.crol USA que incluso se ve desplazado del podio al ser vencido por los cuartetos sueco, ruso y alemán, con un tiempo peor del que habían señalado en Madrid-86 y Perth-91. El tiempo de los suecos, vencedores de la prueba, 7,17″74 también es inferior al de los dos anteriores Mundiales. En los 4x100m, crol y estilos, en cambio, los cuartetos USA no tienen problemas para hacerse con el triunfo, a pocas décimas de los respectivos mundiales, sumando sus séptimas victorias, en siete Mundiales, en ambas pruebas.
        
Femeninas
 
Crol: 50-100m.: las chinas van prácticamente al completo, con victorias claras y contundentes, haciendo el doblete en los 100m., y victoria en los 50m. Jingyi Le es la gran figura de esta especialidad, superando ambos récords mundiales, 24″51 y 54″01, que no serán batidos hasta seis años después.
 
200m.: una de las grandes estrellas de la natación mundial, la alemana Franziska van
 
Almsick, cotizada modelo y mimada por la industria de las piscinas, se confía excesivamente en las eliminatorias, y solo puede ser novena, a escasas 13 centésimas de su compatriota Dagmar Hase (una de las pocas ex-DDR que ha aguantado el “chaparron” de la unificación). Evidentemente, la figura de van Almsick significa demasiado para no poner rápido remedio a esta situación, y Hase es “debidamente persuadida” (¿voluntariamente?, ¿por la fuerza?; se habla de una cierta cantidad de dinero, o de un maravilloso viaje) para que deje la calle 8 que le corresponde en la final a su compañera de equipo.
 
Van Almsick consigue, de esta manera, un título totalmente inmerecido, imponiéndose a la china Bin Lu por once centésimas, señalando además un nuevo récord mundial, 1,56″78, rebajando los 1,57″55 que la ex-DDR Heike Friedrich había señalado en los Mundiales de Madrid-86. Fue el interés del negocio imponiéndose al deporte puro, aunque poca gente supo ver el peligro que esto representaba. Dagmar Hase, no se sabe si descentrada por el caso, era eliminada al día siguiente de la final de los 400m., prueba de la cual era una de las favoritas, no en vano era la campeona olímpica de Barcelona-92, y pocos días después de la de 800m., prueba en la que constaba, igualmente, como favorita, y en ambas pruebas por pocas décimas de diferencia con las últimas clasificadas para la final.
 
Digamos también, pura anécdota, que van Almsick volvió a tropezar en la misma piedra al año siguiente, en los Europeos de Viena, al clasificarse en noveno lugar de las eliminatorias de 200m., a solo cinco centésimas de la sueca Nilsson, aunque esta vez la nórdica, lógicamente, no aceptó cederle el lugar, y la alemana tuvo que conformarse con nadar la final de consolación, final que ganó, esto si, con casi tres segundos de mejora sobre la vencedora de la final “A”, su compatriota Kerstin Kielgass, frustrándose de esta manera lo que deseaba conseguir la alemana, y su entorno mediático, un todavía no conseguido “triple” en 100, 200 y 400 metros.
 
400-800m.: Janet Evans ya no es la que había sido y únicamente la falta de buenas especialistas en las pruebas de fondo hace que continúe en primera línea mundial, y es solo quinta de los 400m., ganados por la china Aihua Yang en unos muy discretos 4,09″64, aunque todavía tiene suficientes recursos para imponerse en los 800m., al término de una dura lucha con la australiana Hayley Lewis, resuelta por tan solo 11 centésimas de segundo a favor de la que todavía ostenta los récords mundiales en ambas pruebas.
        
Espalda: Krisztina Egerszegi no se presenta en su mejor estado de forma y no va a poder renovar sus títulos de Perth. En el hectómetro, la china He Cihong se impone claramente por delante de la rusa Nina Zhivanevskaya, con récord de los Mundiales y muy cerca del récord de la húngara, que solo puede ser quinta, mientras en los 200m., la lucha se circunscribe entre ellas dos, imponiéndose de nuevo la china de manera clara, un segundo y medio de diferencia en la llegada, y aunque pierde el récord de los Mundiales, salva el mundial. Después, en el 4x100m.estilos, la china señalará 1,00″16 en el hectómetro de espalda, superando el récord mundial de la húngara.
        
Braza: excelente doblete de la australiana Samantha Riley, señalando un récord mundial en el hectómetro y el de los Mundiales en los 200m., aunque lejos del mundial de su compatriota Rebecca Brown, una de las “ilustres” derrotadas, cuarta de esta final.
        
Mariposa: otro doblete, este para la china Limin Liu, que con su compatriota Yun Qu a sus espaldas consiguen el doblete para su país en ambas pruebas, superando los récords del Mundial, ambos en poder de “T” Meagher. En el hectómetro son las únicas que bajan del minuto, mientras en los 200m., consiguen el segundo y tercer mejor tiempo de la historia, detrás del inalcanzable 2,05″96 de la ya mítica norteamericana.
        
Estilos: dominio incontestable de las chinas. Bin Lu en la prueba corta, Guohong Dai en la larga, con victoria clara de la primera, y más ajustada de la segunda, 24 centésimas por delante de la norteamericana Allison Wagner. Señalemos el quinto lugar en el 200m. de la alemana Daniela Hunger, otra de las escasas ex-DDR que han logrado mantenerse en el nivel internacional, y que ya había conseguido el título olímpico de esta prueba en los Juegos de Seúl-88.
        
Relevos: la superioridad demostrada por las chinas en las pruebas individuales hacia difícil pensar en la derrota de sus cuartetos. Tres claras victorias, pues, en los tres relevos, doblados, en el caso de los 4x100m, crol y estilos, de sendos récords mundiales, por delante de norteamericanas y alemanas.
        
Únicamente el húngaro Norbert Rozsa había conseguido en Roma mantener su título de 100m.braza logrado en Perth, igual que Janet Evans lo hacia en los 800m. Martin López-Zubero cambiaba el de los 200m. de Perth por el del hectómetro de Roma, lo que representaba, pues, una renovación completa del palmarés mundialista.
 
Participación española
  
La proximidad de la sede de estos Mundiales, el eco que había despertado la actuación del equipo español en anteriores competiciones mundiales, JJ.OO. de Barcelona-92 y los Europeos de Sheffield-93, así como las ayudas del “Plan ADO”, iniciado con motivo de los Juegos de Barcelona, consiguen que, si no al completo, si un numerosos equipo de nueve hombres y ocho mujeres se desplace hasta la capital romana con la esperanza de conseguir algo más que las esperadas medallas de Martin López-Zubero, aspirante a un lugar en el podio, tanto en los 100 como en los 200m.espalda.
        
Tal y como se esperaba, el balance vuelve a ser altamente positivo, con las 2 medallas de Martin, oro y plata, mejorando su gesta de Perth-91, cuatro finalistas “A” y 13 de “consolación”, más 6 records de España, todos ellos, curiosamente, en categoría femenina.
        
La sorpresa desagradable llegaba en la tercera jornada. Martin López-Zubero, el campeón mundial en Perth-91, recordista mundial de la prueba, 1,56″57 desde aquel mismo 1991, no pudo con el ruso Vladimir Selkov (que ya le había derrotado el año anterior en los europeos de Sheffield), y solo puede ser segundo, 1,58″75, lejos de los 1,57″42 del ruso, nuevo récord del Mundial. Dos días después, Martin da una nueva prueba de su capacidad de reacción y de carácter, y en una magnífica final se impone al recordista mundial del hectómetro, cuando prácticamente nadie creía en su posible triunfo. Con 55″17 bate el récord de los Mundiales, lejos de sus 54″67, récord de Europa, por delante de un Jeff Rouse que parece no estar tan a gusto en las pruebas individuales, puesto que pocos días después será capaz de señalar un tiempo muy inferior, 54″49, superando el récord mundialista del español.
        
El otro finalista individual será, como ya lo había sido tres años antes, el bracista Joaquim Fernández, aunque no podía repetir ni su cuarto lugar de entonces, ni su tiempo, siendo 6º en 2,14″83. El cuarto finalista, como también lo había sido en Perth, era el equipo de 4x100m.estilos, que retrocedía un lugar, siendo octavo, 3,45″33.
        
Los 13 semifinalistas, o finalistas “B”, se repartieron entre 6 hombres y 3 mujeres: Carlos Ventosa en 100m.espalda; Sergi López en 100m.braza; Jaime Fernández en 100m.mariposa; “Josele” Ballester en 200m.mariposa; Jorge Pérez en 200m.mariposa y 400m.estilos, y Frederick Hviid en 400m.estilos; entre las mujeres: Claudia Franco en 50-100m.crol, con tres récords de España, eliminatorias y final de los 50m., 26″04 y 26″03, y 56″78 en 100m. (aunque en esta última distancia entró en la final B por desistencia de la costarricense Claudia Poll); su hermana Bárbara Franco en 200m.mariposa, y Silvia Parera en 200-400m.estilos. Los restantes records fueron para Itziar Esparza, 8,45″38 en 800m.crol; Maria Olay 1,11″62 en 100m.braza, y el cuarteto de 4x100m.estilos en 4,17″70.
    
Esta fue, en detalle, la actuación de los seleccionados españoles.
 
50m.crol: Claudia Franco: eliminatorias, 9a.en 26”04; final B, 1a.en 26”03.
100m.crol: Claudia Franco: eliminatorias, 17a.en 57”28; final B, 3a.en 56”78.
400m.crol: Itziar Esparza: eliminatorias, 18a.en 4,18”55.
800m.crol: Itziar Esparza: eliminatorias, 13a.en 8,45”38 (no se disputó final B)
200m.espalda: Núria Castelló: eliminatorias, 21a.en 2,19”08.
                        Maite Trueba: eliminatorias, 23a.en 2,20”11.
100m.braza: Maria Olay: eliminatorias, 18a.en 1,11”62.
200m.braza: Maria Olay: eliminatorias, 27a.en 2,36”16.
100m.mariposa: Maria Peláez: eliminatorias, 18a.en 1,02”58.
200m.mariposa: Bárbara Franco: eliminatorias, 13a.en 2,16”05; final B, 3a.en 2,13”83
                          Maria Peláez: eliminatorias, 22a.en 2,18”41.
200m.estilos: Sílvia Parera: eliminatorias, 16a.en 2,20”59; final B, 6a.en 2,20”26.
400m.estilos: Silvia Parera: eliminatorias, 12a.en 4,51”21; final B, 7a.en 4,50”21.
4x100m.estilos: 10as.en 4,17”70.
(Núria Castelló; Maria Olay; Maria Peláez; Claudia Franco)                      
 
50m.crol: Carlos Sánchez: eliminatorias, 20o.en 23”28.
100m.espalda: Martin López-Zubero: eliminatorias, 2o.en 55”62; final A, 1o.en 55”17.
                        Carlos Ventosa: eliminatorias, 16o.en 57”10; final B, 8o.en 58”14.
100m.braza: Sergio López: eliminatorias, 11o.en 1,03”47; final B, 4o.en 1,03”33.
200m.braza: Joaquin Fernández: eliminatorias, 7o.en 2,15”97; final A, 6o.en 2,14”83
                    Sergio López: eliminatorias, 10o.en 2,16”09; final B, 3o.en 2,16”87
100m.mariposa: Jaime Fernández: eliminatorias, 16o.en 55”06; final B, 7o.en 55”49
                          José Luis Ballester: eliminatorias, 33o.en 56”16
200m.mariposa: José Luis Ballester: eliminatorias, 13o.en 2,02”25; final B, 5o.en 2,02”04.
                          Jorge Pérez: eliminatorias, 15o.en 2,02”44; final B, 6o.en 2,02”14.
200m.estilos: Frederick Hviid: eliminatorias, 19o.en 2,07”68.
400m.estilos: Jorge Pérez: eliminatorias, 11o.en 4,24”11; final B, 3o.en 4,24”36.
                     Frederick Hviid: eliminatorias, 16o.en 4,27”31; final B, 5o.en 4,24”63.
4x100m.estilos: eliminatorias, 8os.en 3,45”95; final A, 8os.en 3,45”33
(Martin López-Zubero; Sergio López; Jaime Fernández; Carlos Ventosa)
 
 
Guillem Alsina