VI Campeonatos Mundiales Perth – 1991.


Krisztina Egerszegi

Los acontecimientos políticos fueron determinantes en los resultados conseguidos en esta sexta edición de los Mundiales, disputados entre el 6 y el 14 de enero en la piscina “Superdrome” de la ciudad de Perth, al este de la isla-continente. Como en los ya lejanos Juegos de Melbourne de 1956, las fechas de esta edición, verano en la localidad, pleno invierno en el hemisferio norte, donde se concentra el mayor volumen de la natación mundial, dificultan la participación europea y norteamericana, que se ven obligados a adoptar un atípico programa de preparación, de lo que se resienten en ocasiones los resultados, como también se van a resentir, en este caso, de algunos hechos políticos a los que, inevitablemente, hemos de referirnos.

    
La presión social que había obligado al gobierno de la DDR a llevar una política más abierta, y la posterior caída del “Muro de Berlín” (verano de 1989 – Febrero de 1990) y la subsiguiente y definitiva reunificación de las dos Alemanias en un solo estado, al desaparecer la antigua DDR, dio paso a un nuevo orden deportivo con la presencia en Perth de un solo equipo alemán unificado, en el que figuraban algunas de las figuras de la extinta DDR.
 
La gran incógnita de saber si el potencial de esta nueva Alemania seria la suma del potencial de las dos antiguas Alemanias, quedó rápidamente desvelada, descubriéndose que no siempre dos y dos suman cuatro, cuando la recolecta de medallas de la nueva Alemania no llegó, ni con mucho, a lo que se esperaba, ni siquiera en categoría femenina, donde el aplastante dominio de la ex-DDR no se llegó a ver por ninguna parte en la “Superdrome”. Además, empezaba a hablarse ya del dopaje que había posibilitado aquel dominio y aunque directivos y nadadores de la ex-DDR se esforzaban en negarlo, los resultados de Perth ya permitían ver que algo de verdad había en aquellas acusaciones.
 
Algunas excusas servían, evidentemente: la política deportiva del nuevo estado alemán reunificado no era, ni con mucho, la misma que la de la ex-DDR, y los antiguos nadadores de este país reclamaban que no tenían las mismas facilidades que antes para entrenarse, y que, lógicamente, tampoco se les podía exigir los mismos resultados (algunos de estos nadadores llegaron a hablar de “mala fe” en la concesión de facilidades para entrenar, dejando suponer que la Federación del nuevo país, les dificultaba el acceso al entrenamiento). El único título conseguido por las alemanas, el de los 4x200m.crol (con tres ex-DDR en su formación) era un signo inequívoco de la auténtica “debacle” a que se veía abocada la natación alemana femenina después de su reunificación. Menos castigada, en cambio, fue la categoría masculina, en la que los Hoffmann (doble campeón en 400 y 1.500m.crol), Zessner, y algunos otros de la desaparecida DDR cumplieron con la normalidad que de ellos se esperaba.
    
Evidentemente, la gran pregunta de este asunto del dopaje masivo de las nadadoras de la DDR (poco o nada se ha hablado, en cambio, de si sus nadadores también habían pasado por este proceso) será siempre: ¿eran conscientes las deportistas de la DDR que sus dirigentes y/o entrenadores las hacían tomar drogas, ó, por el contrario, habían sido las grandes víctimas de una política que pretendía propagar sus excelencias mediante, entre otros métodos, sus triunfos deportivos?. Lógicamente, será difícil, por no decir imposible, contestarse esta pregunta, ya que si posteriores investigaciones demostraron la culpabilidad de los antiguos dirigentes y entrenadores en aquel dopaje masivo, no pasó lo mismo con los deportistas, gran parte de los cuales no admitieron su culpabilidad, e incluso llegaron a querellarse contra sus ex-mandatarios, puesto que en multitud de casos el sistemático dopaje al cual habían sido sometidos les había dejado dolorosas secuelas para su salud física y mental.
    
La velocidad continuaba ganando enteros en la natación mundial. Aunque sin carácter oficial se programa una “Jornada de la velocidad”, dedicada a pruebas de 50m. en los tres estilos, espalda, braza y mariposa, así como un 4x50m.crol, distancias atípicas en las que únicamente la LEN (Liga Europea de Natación), siempre por delante de su organización “madre”, la FINA, homologa ya oficialmente los récords europeos, así como de los 4x50m.estilos, aunque si se disputan en la denominada “World Cup”, competición bajo el patrocinio de la FINA que se disputa en el periodo invernal y en piscinas de 25m.
 
Esta “Jornada de la velocidad”, programada para el día anterior a la inauguración de estos Mundiales, no tiene, de todas formas, excesivo éxito. El equipo USA, previa democrática votación (¡como no¡) de todos sus componentes, decide abstenerse, mientras el equipo local únicamente se presenta a las eliminatorias, “desertando” de las finales, a fin de no comprometer excesivamente su preparación para las pruebas del Mundial. No será hasta dos años después cuando la FINA se decida a homologar los récords mundiales en estas pruebas cortas, y únicamente lo hará en las individuales, no en los relevo de 4×50, y no será hasta once años después, ya en los inicios del nuevo siglo, cuando sean incluidas en el programa oficial de los Mundiales, aunque está ya sea otra historia.
    
En el aspecto técnico, el Congreso de la FINA que se celebra en la misma Perth antes del inicio de la competición, toma importantes decisiones en relación con los reglamentos: referente al estilo espalda: permitir hasta quince metros la posibilidad de nadar por debajo del agua a la salida y en los virajes, aunque en este caso lo que va a determinar la línea de descalificación serán la cabeza, que deberá aparecer encima del agua antes de los quince metros permitidos, dejando de lado los 10 metros permitidos después de los Juegos de Seúl, aunque lo que indicara la zona de descalificación en aquel caso eran los pies. Posibilidad de no tener que tocar con la mano en el muro en los virajes de espalda, si evidentemente en la llegada, lo que permite un viraje mucho más rápido y menos polémico de lo que era desde hacia unos pocos años.
 
Reducción de dos a una de las salidas falsas permitidas, con un periodo de pruebas para comprobar la adaptación a esta reglamentación (digamos que se aprobó totalmente al año siguiente), y, finalmente, confección, a partir del 1º de Marzo de aquel mismo año, 1991, de un listado de records mundiales en piscina corta, 25 metros. Como siempre, la máxima institución mundial acogía con un cierto retraso las propuestas que ya se pedían desde hacia mucho tiempo (los récords mundiales habían sido homologados en piscina corta desde la fundación de la FINA hasta el 1º de Mayo de 1957, y el establecimiento de dos listados, uno de piscinas largas, 50m., otro de piscinas cortas, 25 o 33m., había sido una demanda casi permanente e insistente, a lo largo de las siguientes décadas, de algunos países, USA, URSS, Japón, Australia, Hungría, etc.).
    
52 países participan en esta edición, nueve menos que en Madrid, aunque se trata de una buena participación teniendo en cuenta la distancia a la cual hay que volar, y sobretodo lo que cuesta: Alemania, Argelia, Argentina, Australia, Bahamas, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Corea del Sur, Costa Rica, China, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Guam, Holanda, Hong Kong, Hungria, Indonesia, Irlanda, Islas Marianas, Israel, Italia, Japón, Kuwait, Líbano, Luxemburgo, Macao, Malasia, Malta, Méjico, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rumania, San Marino, Singapur, Suecia, Suiza, Surinam, Taipeh, Turquia, URSS, Uruguay y Yugoslavia.
    
Resumamos ahora lo que pasó en Perth.
 
Masculinos
 
Crol: 50m.: Tom Jager renueva su título de Madrid, imponiéndose a su compañero de equipo Matt Biondi con un tiempo récord de los campeonatos.
 
100m.: como en Madrid, Biondi no tiene ningún problema para renovar su título, y continúa dominando esta prueba, aunque sin acercarse ya a su récord mundial.
 
200m.: Michael Gross no defiende su título, reservándose para hacerlo únicamente en los 200m. mariposa, y la victoria no se le escapa al italiano Giorgio Lamberti, recordista mundial, que únicamente supera el de los campeonatos, con un claro margen de un segundo sobre el segundo clasificado.
 
400/1.500m.: doblete del alemán, ex-DDR, Jorg Hoffmann, el quinto de los Mundiales (únicamente en Belgrado-73 el vencedor en ambas pruebas no había sido el mismo). En los 400, se “pelea” con su compatriota Pfeiffer, mientras en el kilómetro y medio lo hace con el australiano Kieren Perkins, que se inclina únicamente por 22 centésimas, la más corta de esta prueba en unos Mundiales, en una llegada que el alemán decide con su mayor experiencia.
    
Espalda: victoria muy ajustada, seis centésimas, del norteamericano Jeff Rouse en el hectómetro, por delante del canadiense Mark Tewksbury, con récord de campeonatos aunque lejos del mundial. En los 200m., victoria del español Martin López-Zubero, que supera lo conseguido por su hermano David (octavo de los 100m.mariposa en Guayaquil-82) imponiéndose al italiano Battistelli por poco menos de medio segundo.
    
Braza: victoria del húngaro Norbert Rozsa en el hectómetro, que iguala el récord mundial de Adrian Moorhouse en las eliminatorias matinales, y lo supera pocas horas después en la final en cuatro centésimas, 1,01″45. Moorhouse, descalificado en Madrid, falla en su intento de conseguir el título mundial. En la distancia larga, victoria incontestable del norteamericano Barrowman, dominador de la distancia desde 1989, acompañando el título con nuevo récord mundial.
    
Mariposa: Anthony Nesty confirma en Perth su sorprendente victoria de Seúl, poniendo, como entonces, en vilo a los espectadores. Si en Seúl había ganado el titulo olímpico con el margen más corto, una solitaria centésima, en Perth son dos también cortas centésimas las que le dan el título mundial, rentabilizando al máximo, quizás como nadie lo ha hecho, sus llegadas. Destaquemos el quinto lugar del canadiense Marcel Gery, que cinco años antes había sido sexto en esta misma prueba representando a su país natal, Checoslovaquia, de donde huyó, aprovechando, precisamente, su participación en Madrid, donde pidió asilo político en la Embajada del Canadá. En los 200m., Gross no puede despedirse de las piscinas con un nuevo título, que seria el tercero de la prueba, al ser vencido por el norteamericano Melvin Stewart, que incluso le arrebata el récord mundial, poniendo un punto de frustración en este final de carrera del “Albatros”.
    
Estilos: nada se puede hacer contra el dominio de Darnyi, que reedita sus dos títulos madrileños, añadiendo sendos récords mundiales a su colección, convirtiéndose, en la prueba corta, en el primero que la nada en menos de dos minutos, 1,59″36, reafirmando su incontestable superioridad en esta especialidad.
    
Relevos: si los dos cuartetos USA no tienen problemas para vencer en las dos pruebas de 4x100m., crol y estilos, únicamente con récords de los campeonatos, no es lo mismo en el 4x200m., en la que son derrotados por segunda vez consecutiva. Si en Madrid fueron los alemanes de la extinguida DDR, en Perth son los alemanes unificados los que vuelven a derrotarles, acercándose a un segundo del récord mundial.
    
Femeninas
 
Crol: 50-100m.: victoria de la china Yang Zhuang y de la norteamericana Nicole Haislett, que no hacen olvidar a las vencedoras de Madrid ya que ni se acercan al récord de los campeonatos en ninguna de las dos pruebas.
 
200m.: nivel muy discreto, en una final ganada por la local Hayley Lewis, en más de dos minutos, un tiempo que ya se había conseguido trece años antes en los Mundiales de Berlín-78. Manuela Stallmach, la sub-campeona en Madrid, es eliminada con unos más que modestos 2,03″88, cinco segundos por encima de su récord personal.
400-800m.: nada a hacer contra la norteamericana Janet Evans. La llamada “pulga de Placentia” se impone en los 400 aunque dejando en pie los 4,06″28 de Tracy Wickham, trece años ya de edad, mientras en los 800, aunque no puede con su propio récord mundial, si lo hace con el de los campeonatos, rebajando 89 centésimas de aquellos 8,24″94 de Wickham.     
    
Espalda: doblete de la simpática y siempre sonriente Krisztina Egerszegi, que confirma su título olímpico de los 200m., y se hace con el de 100, aunque sin récords mundiales que va a superar pocos meses después en los Campeonatos de Europa de Atenas-91.
Braza: no hay una clara favorita para estas pruebas (no se presentan a defender sus títulos ni Hoerner ni Gerasch) son finalmente la australiana Linley Frame y la soviética Elena Volkova las que se llevan los títulos aunque con tiempos discretos.
    
Mariposa: victoria con doblete para las chinas en el hectómetro, aunque dejando en pie el récord de “T” Meagher, mientras en los 200m., la norteamericana Summer Sanders se impone a poco menos de un segundo del récord de los campeonatos, también de “T” Meagher. Los rècords mundiales continúan, como quien dice, a años-luz.
    
Estilos: dominio de la china Lin Li, que gana con claridad los 200m, y tiene más problemas en los 400m., en una llegada muy ajustada con la australiana Hayley Lewis, una de las figuras de estos Mundiales (primera en los 200m.crol; segunda de los 400m.crol y 400m.estilos; tercera de los 200m.mariposa), que pierde por una sola centésima el título. Quedan lejos los récords…
    
Relevos: como en categoría masculina, las norteamericanas no tienen problemas para ganar los dos 4x100m., crol y estilos, sin superar los récords que han dejado establecidos las nadadoras de la DDR (y que la FINA no anula a pesar de las fuertes presiones de algunos dirigentes, sobretodo de los Estados Unidos, que quieren castigar de aquella manera la forma ilegal de conseguirlos). En los 4x200m. se repite la historia de Calí, y las norteamericanas, después de vencer en el agua, son descalificadas, justamente, hay que decirlo, dejando el título para las alemanas, lejos del récord de la DDR. La sombra de sus siglas sigue planeando por encima de los récords, todavía más cuando se trata de reunir cuatro nadadoras de calidad.
    
Tres nadadores lograron retener sus títulos: los norteamericanos Tom Jager y Matt Biondi en 50 y 100m.crol, y el húngaro Tamas Darnyi en los 200/400m.estilos. Por el contrario, ninguna de las nadadoras que en Madrid habían subido al lugar más alto del podio, conseguía mantenerlo en Perth, y únicamente las nadadoras de la Alemania unificada “heredaban” el título de los 4x200m. que la DDR había ganado por primera y única vez en Madrid.
    
Dos nadadores, el ex-DDR Hoffmann y Darnyi, eran los únicos que doblaban sus títulos, mientras tres nadadoras también lo conseguían: Janet Evans en 400/800m.crol, Egerszegi en la espalda y Lin Li en los estilos.
 
PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA
 
Sin ninguna duda el equipo español que se desplazó a Perth, formado por siete hombres y tres mujeres, fue el que mejor clasificación conseguiría hasta aquel momento en unos Mundiales.
 
Una medalla de oro, otra de bronce, cinco finalistas “A” y otros tantos en las finales “B”, juntamente con cuatro récords nacionales, fue el balance final de la participación de este equipo, que incluso en categoría femenina, estuvo perfectamente entonado. Los mejores elogios fueron, lógicamente, para Martín López-Zubero, con su triunfo en los 200m.espalda (que pocos meses después refrendará con un nuevo récord mundial) y el tercer lugar en los 100 del mismo estilo, 55″61, nuevo récord nacional.
 
Como en otras competiciones, Martin también participa en los 100m.mariposa de estos Mundiales, logrando el 9º lugar de las eliminatorias, a solo tres centésimas del octavo finalista, así como en los 200m.estilos, 10º de las eliminatorias, aunque deja de presentarse en ambas finales de consolación para no agotarse de cara a las finales de espalda. A su lado, empero, no desentonaron ni Joaquim Fernandez, cuarto de los 200m.braza, 2,13″42, a solo 30 centésimas del tercer clasificado, ni su compañero y rival de estilo, Sergi López, sexto en 2,14″24, aunque quizás de este se esperaba algo más, después de su medalla de bronce tres años antes en los Juegos de Seúl, y por su récord europeo del año anterior, 2,12″24, récord que perderá en esta final a manos del húngaro Norbert Rozsa.
 
El otro lugar de finalista fue para el equipo de 4x100m.estilos, séptimo con nuevo récord de España, superado por partida doble, en las eliminatorias y en la final. “Josele” Ballester fue uno de los que se clasificaron para las finales “B” de los 200m.mariposa, juntamente con Mª Luisa Fernández, también en los 200m.mariposa, señalando un nuevo récord de España en las eliminatorias, quedándose a las puertas de la final A, que perdió por solo 18 centésimas, mientras Mª Carmen Marchena completaba los finalistas “B” con los 200m.espalda. Núria Castelló se quedó a las puertas de esta final “B”, señalando el 17º lugar de los 400m.estilos, a solo 32 centésimas de la clasificación.
 
Únicamente cuatro de los seleccionados no llegaron a pasar de las eliminatorias, lo que dice mucho sobre el éxito que Perth-91 representó para la natación española.
 
Esta fue la actuación detallada de los seleccionados españoles.
 
Ma.Carmen Marchena: 200m.espalda: eliminatorias, 12a.en 2,18”44; final B, 5a.en 2,18”69.
Ma.Luisa Fernández: 100m.mariposa: eliminatorias, 19a.en 1,03”59.                 200m.mariposa: eliminatorias, 9a.en 2,15”28; final B, 4a.en 2,17”36.
Núria Castelló: 400m.estilos: eliminatorias, 17a.en 4,58”66.
 
Adolf Coll: 100m.crol: eliminatorias, 21o.en 51”47.
Martin López-Zubero: 100m.espalda: eliminatorias, 3o.en 56”22; final A, 3o.en 55”61.
200m.espalda: eliminatorias, 1o.en 2,00”73; final A, 1o.en 1,59”52.
100m.mariposa: eliminatorias, 9o.en 54”68; final B, no presentado.
200m.estilos: eliminatorias, 10o.en 2,04”02; final B, no presentado.
Carlos Ventosa: 100m.espalda: eliminatorias, 22o.en 58”42.
Ramon Camallonga: 100m.braza: eliminatorias, 23o.en 1,04”91.
Joaquin Fernández: 100m.braza: eliminatorias, 28o.en 1,05”59.
200m.braza: eliminatorias, 4o.en 2,14”44; final A, 4o.en 2,13”42.
Sergio López: 200m.braza: eliminatorias, 5o.en 2,14”91; final A, 6o.en 2,14”24.
200m.estilos: eliminatorias, 23o.en 2,08”71.
José Luis Ballester: 200m.mariposa: eliminatorias, 15o.en 2,02”37; final B, 7o.en 2,02”85.
4x100m.estilos: eliminatorias, 7os.en 3,45”97; final A, 7os.en 3,45”19.
(Martin López-Zubero; Sergio López; José Luis Ballester; Adolf Coll)
 
 
Guillem Alsina