IV Campeonatos Mundiales. Guayaquil – 1982.


Michael Gross

De nuevo es una ciudad sudamericana la escogida para alojar esta cuarta edición de los Mundiales de natación. La ecuatoriana Guayaquil, la ciudad más poblada del pais, y su principal puerto, recibe, entre el 29 de julio y el 7 de agosto, poco menos que por casualidad, a los nadadores llegados de 46 paises para participar en estos Mundiales, y decimos “poco menos que por casualidad”, porque la organización de esta cuarta edición correspondia por derecho a la ciudad de Concord, Estados Unidos; un año antes, sus organizadores se habian desentendido completamente de ella, y la FINA se habia encontrado con “una patata caliente” en sus manos, que únicamente se salvó con la oferta de los directivos ecuatorianos, que se comprometieron a tapar el hueco dejado por los dirigentes USA en el calendario mundial.

 
Pese a los pequeños fallos inherentes a cualquier organización de este nivel, se consideró que el equipo organizador ecuatoriano terminó con un excelente estos Mundiales, teniendo en cuenta, además, que habían tenido poco más de un año para espabilarse. Las competiciones de natación se disputaron en las piscinas descubiertas “Alberto Vallarino”.
 
La cita es suficientemente importante, si tenemos en cuenta que dos años antes se había producido el “boicot” de algunos países (USA, Canadá, la RFA y Japón, entre otros), a los JJ.OO. de Moscú, y aquello había dejado algunas dudas en el aire en todo lo referente a los títulos olímpicos, sin considerar que una competición siempre es para todos aquellos que se presentan a disputarla, y que un título o un récord siempre es para los que compiten, sin tener en cuenta si alguien ha dejado de presentarse a ella voluntariamente. Evidentemente, las circunstancias que se vivieron en Guayaquil no eran las mismas que en Moscú, y, por tanto, no era posible, ni lo más acertado, hablar de revancha olímpica en estos Mundiales, aunque, des del punto de vista mediático, fuera difícil escapar a las circunstancias que envolvieron esta cuarta edición de los Mundiales.
 
Como hemos dicho, 46 países concurrieron a esta edición de Guayaquil: Alemania Democrática, Alemania Federal, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Checoslovaquia, China, Colombia, Costa Rica, Dinamarca, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Israel, Italia, Islas Feroe, Islas Vírgenes, Jamaica, Japón, Kuwait, Méjico, Noruega, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rumania, Singapur, Suecia, Suiza, Turquía, la URSS, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia
 
Un cambio en la fórmula de disputa de las pruebas, con la innovación de la disputa de la llamada “Final B”, o “Final de Consolación”, es decir, una segunda final con los clasificados en los lugares 9º al 16º de las eliminatorias, y que únicamente les puede servir a estos finalistas para mejorar sus tiempos personales, ya que el primero de esta Final B nunca puede clasificarse por delante del octavo de la final aunque haga un tiempo mejor.
 
Es una fórmula que ya se acostumbraba a usar en los Campeonatos USA (donde incluso se llega a disputar una “Final C” con los clasificados entre el 17º y el 24º de las eliminatorias) pero que en opinión de muchos no tenia ningún interés y que incluso dará pie a algunos equívocos, como se podrá constatar dos años después en los JJ.OO. de Los Ángeles.
 
Por encima de todo, estos Mundiales quedaran en el recuerdo como los de la derrota de la natación USA frente a la europea, y aun conservando la supremacía de conjunto, vio, por ejemplo, como se le escapaban todos los títulos masculinos de crol, algo que no sucedía al equipo USA desde el lejano 1956, mientras en categoría femenina, las “walkirias” de la DDR les devolvían el golpe propinado cuatro años antes en Berlín.
 
Cinco títulos, ocho con los tres relevos masculinos, fue el botín que el equipo USA se llevó de Guayaquil, muy poco para lo que ellos estaban acostumbrados, y esperaban de esta cita, después del citado “boicot” a los Juegos de Moscú, de los que los Estados Unidos habían sido los promotores. Hubo muchas sorpresas, las cuales vamos a comentar seguidamente:
 
Masculinos
 
Crol: 100m.: una de las confrontaciones más esperadas de estos Mundiales, entre el campeón olímpico de Moscú, el alemán de la DDR, Jorg Woithe, y el recordista mundial, el norteamericano Ambrose “Rowdy” Gaines, el gran favorito y ausente de Moscú. Aviso del alemán ya en las eliminatorias, en las que supera el récord europeo con 49″60, y extraordinaria final, con tres hombres en un pañuelo de siete centésimas.
 
La mejor llegada del alemán decide la victoria. Con un discreto 50″18, Woithe se lleva el título, tres centésimas por delante de Gaines, mientras el sueco Johansson, un nadador al que le gustan las finales indecisas, en las que siempre ha sacado tajada, es tercero a solo cuatro centésimas del norteamericano. Gaines, que ya el primer día había perdido los 200m., tendrá que esperar todavía dos años para ganar un gran título.
 
200m.crol: otra de las sorpresas de los Mundiales, con la victoria final del alemán, este de la RFA, Michael Gross, que inicia una gran carrera deportiva, imponiéndose al recordista mundial de la prueba, Gaines, por solo ocho centésimas, aunque sin acercarse al récord mundial.
 
400/1.500m.: esperadas victorias del “Zar” Salnikov se había convertido poco menos que una leyenda cuando dos años antes había ganado el título olímpico en Moscú, bajando por primera vez de los 15 minutos en el kilómetro y medio. Ahora, en Guayaquil, recogía otro galardón, conservando sus títulos de 400 y 1.500m., sin necesidad de superar sus récords mundiales, arrastrando a su segundo, Sviatoslav Semenov, a conseguir dos “dobletes” para la natación soviética, aunque si en la prueba larga lo tuvo más fácil, en los 400m. tuvo que emplearse a fondo ante los ataques finales de su compatriota y del alemán de la DDR Sven Lodziewski, que se inclinaron únicamente por 13 y 54 centésimas respectivamente.
 
Espalda: derrota inesperada del norteamericano Rick Carey en el hectómetro, que se inclina ante el alemán de la DDR Dirk Richter, y salva los muebles en los 200m., aunque con tiempos muy alejados de los récords mundiales de John Naber, vigentes desde 1976. El alemán se convertía en el segundo espaldista que bajaba de los 56 segundos, después de Naber.
 
Braza: victoria del norteamericano Steve Lundquist en el hectómetro, a solo siete centésimas de su propio record mundial, aunque tiene que luchar, y mucho, con el canadiense Victor Davies, que se inclina por un corto margen de siete centésimas. En los 200m. victoria del canadiense, que en una magnífica última piscina consigue título y récord mundial, 2,14″77, dejando atrás aquellos 2,15″11 con los que David Wilkie había ganado la medalla de oro en Montreal, y que parecían muy difíciles de superar.
 
Mariposa: para Matt Gribble fue el hectómetro, a solo siete centésimas del récord mundial de su compatriota Bill Paulus, que tuvo que quedarse en casa, eliminado en los “trials” USA, mientras Bengt Baron, el sorprendente campeón olímpico de los 100m.espalda en Moscú, da nuevamente la sorpresa en Guayaquil al clasificarse tercero de estos 100m. mariposa. En los 200m., Michael Gross no tiene muchos problemas para hacerse con la victoria, en una final señalada por la derrota del recordista mundial, el norteamericano Craig Beardsley, uno de los favoritos de este Mundial, que aspiraba a conquistar el título que se le había negado en Moscú, por causa del “boicot”, y que, finalmente, es tercero, derrotado por el soviético Sergei Fesenko, el único que, con Gross, baja de los dos minutos.
 
Estilos: la gran sorpresa de los Mundiales será, seguramente, la inesperada victoria del brasileño Ricardo Prado en los 400m.estilos. Un nadador de 170 cm. de altura que desmentía lo generalmente aceptado de que en natación solo podían triunfar los nadadores muy altos. El sudamericano se impone con toda autoridad, con más de tres segundos de ventaja, superando el récord mundial, los 4,20″05 de Jesse Vasallo en los Mundiales de Berlín, dejándolo en 4,19″78, por delante de otra de las revelaciones de la prueba, el alemán de la DDR Jens-Peter Berndt. En los 200m., con la destacada ausencia del recordista mundial, el canadiense Alex Baumann, el vencedor es el soviético Alexander Sidorenko, tercero en Berlín, y curiosamente el más veterano de esta final, con solo 22 años.
 
Relevos: son las únicas pruebas en las que el equipo USA se impone con relativa facilidad, como ya es costumbre. Ganadores del 4x200m.crol a solo 27 centésimas de su récord mundial, lo superan en las otras dos pruebas, por delante de los tres cuartetos de la URSS, que consigue en estos Mundiales su mejor actuación de siempre.
 
En categoría femenina, la nota más destacada la da un renovado equipo de la DDR, en el que, a pesar de todo, fallan algunas de sus componentes.
 
Crol: 100/200m.: Birgit Meineke, DDR, logra un difícil triunfo en el hectómetro por delante de una de las revelaciones del campeonato, la joven holandesa de 16 años, Annemarie Verstappen, aunque el tiempo de la campeona se queda a un segundo exacto del récord mundial, y a solo ocho centésimas de la holandesa. Esta se venga de la alemana venciendo de manera sorprendente en los 200m., aunque muy lejos del récord mundial de Cynthia Woodhead, que se ha quedado en casa, eliminada en los “trials”. 400/800m.: discretas victorias de la alemana, DDR, Carmela Schmidt, en la distancia corta, y de la norteamericana Kim Linehan, tercera de ambas pruebas en Berlín-1978, en la larga, aunque muy lejos de los récords de la australiana Tracy Wickham, retirada ya de la natación.
 
Espalda: Kristin Otto no es, todavía, la que va a ser seis años más tarde (aunque va a ganar los 100m.espalda y los dos relevos), y tiene algunas dificultades para imponerse a su compatriota Ina Kleber sin acercarse al récord mundial. En los 200m., victoria de una semidesconocida de la DDR, Cornelia Sirch, que con solo 15 años, se impone en una magnífica final, con record mundial incluido, rebajando en casi dos segundos el anterior, 2,09″91, nadando por primera vez en menos de 2,10″, y con cinco segundos de ventaja sobre la segunda clasificada, una distancia enorme a este nivel.
 
Braza: difícilmente se le podía escapar el triunfo a la DDR, contando con la recordista mundial Ute Geweniger, y aunque gana, lo hace sin acercarse a su récord, y con poco menos de dos segundos de ventaja sobre la canadiense Anne Ottenbrite, y de la norteamericana Kim Rhodenbaugh, empatadas en el segundo lugar. Svetlana Varganova, medalla de plata en Moscú, prestigia la escuela soviética con su triunfo en los 200m., por delante de Geweniger, bajando el anterior récord mundial de cuatro centésimas. Digamos que era la cuarta competición consecutiva de alto nivel que ganaban las bracistas soviéticas: JJ.OO. de Montreal y Moscú, y Mundiales de Berlín y Guayaquil, un hecho difícilmente repetible.
 
Mariposa: la carta de Mary “T” Meagher era una de las seguras del equipo USA en estos Mundiales. Recordista mundial con unos poco menos que “estratosféricos” 57″93 y 2,05″96 (que “aguantaran” hasta 1999 el de los 100m., y hasta el 2000 el de los 200m.), a nadie le pasaba por la cabeza una posible derrota de la fantástica “T”, como se la conocía en el mundillo natatorio. Gana el hectómetro con unos discretos, para ella naturalmente, 59″41, con casi un segundo de ventaja sobre Ines Geissler, de la DDR, que es la que da la gran sorpresa de los Mundiales, por lo menos en categoría femenina, al imponerse en unos disputados últimos metros del doble hectómetro, recuperando centímetro a centímetro la ventaja que “T” le ha sacado en la primera mitad de la final, aunque su tiempo queda muy lejos del récord mundial, y demuestra que la norteamericana no está en la forma que tenia cuando había impuesto sus dos famosos récords.
 
Estilos: victoria completa de las nadadoras de la DDR, que consiguen el doblete en ambas pruebas. En los 200m., sorpresa con la victoria de Petra Schneider, ya campeona de los 400m., que se impone a Ute Geweniger, recordista de la prueba, y a Tracy Caulkins, la campeona de Berlín; la vencedora basa su victoria, curiosamente, en el tramo de braza (teniendo en cuenta que tanto Geweniger como Caulkins son acreditadas especialistas en braza) y se queda a solo siete centésimas del récord mundial. En los 400m., se impone sin problemas, señalando un nuevo récord mundial, 4,36″10, que estará vigente hasta 1997 como mundial, aunque como récord de los Mundiales seguirá vigente hasta los de Montreal-2005, es decir, durante 23 años.
 
Relevos: era difícil que la superioridad individual de la DDR fuera puesta en duda en las dos pruebas de relevos, como así fue. Dos pruebas, dos victorias, aunque lejos del récord mundial en los 4x100m.crol, y si con récord mundial en el 4x100m.estilos, con un equipo que conforman tres campeona individuales, Otto, Geweniger y Meineke, y una sub-campeona, Geissler.
 
Las puntuaciones se hicieron esta vez con los finalistas “A” y “B”, y dieron el siguiente resultado:
 
En masculinos, cuarto triunfo del equipo USA 393’5p., seguido de una sorprendente URSS con 334’5p.; la RFA 209p.; Canadá 170p.; Suecia 161p.; la DDR 153p.; Italia 137p.; Brasil 135p.; Gran Bretaña 96p.; España 92p.; Holanda 86p.; Australia 69p.; Suiza y Yugoslavia 53p.; Japón 50p.; Colombia 38p.; Hungría 36p.; Checoslovaquia 33p.; Venezuela 25p.; Noruega 21p.; Perú y Francia 14p.; Dinamarca 12p.; Puerto Rico 10p.; China y Islas Vírgenes 8p.; Argentina 7p.; Uruguay e Israel 6p.; Polonia, Costa Rica y Portugal 5p.; Kuwait 4p., y Turquía 1p.
 
En categoría femenina, amplio triunfo de la DDR con 415p., seguida de USA 335p.; la URSS 221p.; Holanda 197p.; la RFA 152p.; Canadá 148p.; Japón 131p.; Australia 124p.; Gran Bretaña 118p.; Italia 64p.; Suiza 39p.; Polonia 36p.; Suecia 31p.; Rumania 26p.; Francia 22p.; Bélgica 20p.; Noruega 12p.; Austria, España y Grecia 10p.; Méjico 9p.; Bulgaria 6p.; Dinamarca 4p., y Venezuela 1p.
 
La conjunta, como no podía dejar de ser, correspondió al equipo USA, 728’5p., seguido de la DDR 568p.; la URSS, muy cerca de la DDR, 555’5p.; la RFA 361p.; Canadá 318p.; Holanda 283p.; Gran Bretaña 214p.; Italia 201p.; Australia 193p.; Suecia 192p.; Japón 181p.; España 102p.; Suiza 92p.; Polonia 41p.; Francia 36p.; Noruega 33p.; Venezuela 26p., y Dinamarca 16p. Como siempre, en esta clasificación figuran únicamente los países que han puntuado tanto en hombres como en mujeres.
 
Vladimir Salnikov era el único de ambas categorías que lograba mantener los títulos conseguidos en Berlín, 400 y 1.500m., mientras tres nadadores lograban “visar” victorias; el ya citado Salnikov, 400/1.500m.crol; Michael Gross en 200m.crol/ mariposa, y Petra Schneider en 200/400m.estilos.
 
 
Participación española
 
Doce nadadores y cuatro nadadoras formaron el equipo español de estos Mundiales, con un balance final de dos finalistas, siete finalistas de “consolación”, y dos nuevos récords nacionales, que representaba, seguramente, la mejor actuación española en unos Mundiales.
 
Destaquemos el séptimo lugar de Rafael Escalas en los 1.500m crol, 15,37″88, después que en las eliminatorias lograra un mejor tiempo de 15,20″75, muy cerca de su record español, y que también nadó la “Final B” de los 400m.estilos, 4,30″01, nuevo récord español (el otro se consiguió en el 4x200m.crol) así como el octavo lugar de David López-Zubero en los 100m.mariposa, 55″68, con un mejor de 55″33 en las eliminatorias, aunque sin poder confirmar su magnífica medalla de bronce de los Juegos de Moscú, y que no logró entrar también en la final de 200m.estilos por un estrecho margen de 25 centésimas.
 
Mención especial para los “finalistas B” Juan Carlos Vallejo en 200/400m.crol, y Ricardo Aldabe y Francisco Benitez, ambos en 100/200m.espalda, y para los tres relevos masculinos, muy cerca de clasificarse para las respectivas finales.
 
Esta fue la actuación, detallada, de los nadadores españoles.
 
100m.braza:
Henar Alonso Pimentel: eliminatorias, 20a.en 1,14”29.
 
200m.braza:
Henar Alonso Pimentel: eliminatorias, 20a.en 2,44”14.
 
4x100m.estilos:
eliminatorias, 12as.en 4,33”29 (Natalia Autric 1,09”15; Henar Alonso Pimentel 1,14”98; Ma.Carmen Valiente 1,07”67; Pilar Mañes 1,01”49).
 
100m.crol:
Ramon Lavin: eliminatorias, 24o. en 52”58
 
200m.crol:
Juan Carlos Vallejo: final B, 4o.en 1,53”13; eliminatorias, 15o.en 1,53”28.
 
400m.crol:
Juan Carlos Vallejo: final B, 8o.en 4,09”77; eliminatorias, 13o.en 3,58”60.
 
1.500m.crol:
Rafael Escalas: final A, 7o.en 15,37”88; eliminatorias, 2o.en 15,20”75.
 
100m.espalda:
Ricardo Aldabe: final B, 7o.en 59”40; eliminatorias, 14o.en 58”98.
Francisco Benitez: final B, 5o.en 59”12; eliminatorias, 17o.en 59”33.
 
200m.espalda:
Ricardo Aldabe: final B, 16o.en 2,08”41; eliminatorias, 16o.en 2,07”26.
Francisco Benitez: eliminatorias, 20o.en 2,08”95.
 
100m.braza:
Enrique Romero: eliminatorias, 20o.en 1,06”53.
Gustavo Torrijos: eliminatorias, 21o.en 1,06”62.
 
200m.braza:
Enrique Romero: eliminatorias, 18o.en 2,27”19.
Gustavo Torrijos: eliminatorias, 19o.en 2,27”23.
 
100m.mariposa:
David Lopez-Zubero: final A, 8o.en 55”68; eliminatorias, 8o.en 55”33.
 
200m.mariposa:
Eduardo Planas: eliminatorias, 20o.en 2,05”35.
 
4x100m.crol:
Eliminatorias, 9os.en 3,29”76 (David López-Zubero 52”80; Ramón Lavin 52”32; Gonzalo Jiménez 52”13; Juan-Pablo Barro 52”51).
 
4x200m.crol:
Eliminatorias, 9os.en 7,38”28 (David López-Zubero 1,53”19; Juan-Carlos Vallejo 1,52”32; Javier Nogués 1,58”09; Juan-Pablo Barro 1,54”68).
 
4x100m.estilos:
Eliminatorias, 10os.en 3,55”79 (Ricardo Aldabe 59”70; Gustavo Torrijos 1,06”73; David López-Zubero 56”24; Ramón Lavin 53”12.
 
 
Guillem Alsina