I Campeonatos Mundiales. Belgrado – 1973. Los siempre difíciles inicios


El equipo del 4×100 estilos femenino de la DDR

Pese a todos estos problemas, la capital yugoeslava acoge, finalmente, la organización de estos y Mundiales, del 31 de agosto al 9 de septiembre, poniendo a disposición de los nadadores la piscina descubierta “Tasmajdan”, disputándolos del primero al nueve de septiembre.

 
41 países están representados en las pruebas de natación: Alemania Democrática (DDR), Alemania Federal (RFA), Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Checoslovaquia, Colombia, Ecuador, Egipto, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Hungría, Irán, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Panamá, Papua-Nueva Guinea, Perú, Polonia, Puerto Rico, Rumania, Suecia, Suiza, Túnez, Turquía, URSS, Venezuela, y, naturalmente, la organizadora Yugoslavia.
 
Las pruebas se disputan por eliminatorias, pasando los ocho mejores tiempos de estas a la final, excepto las dos pruebas de fondo, masculina y femenina, que se disputan por el sistema de contra reloj, disputándose la serie de mejores tiempos de inscripción por la tarde.
 
Los campeonatos resultaran, finalmente, un gran éxito, incluso comparándolos con el conseguido el año anterior con los JJ.OO.de Munich. Se logran un total de 18 récords mundiales, 10 en categoría femenina y 8 en la masculina, algunos de ellos haciendo caer “barreras” míticas como podían ser los cuatro minutos en 400m.crol masculinos, o los cinco minutos en los 400m.estilos femeninos. También se superaron 24 récords europeos, 14 femeninos y 10 masculinos, uno de ellos únicamente igualado.
 
Hagamos un resumen de todo lo que se pudo ver en la piscina Tasmajdan.
 
Hombres
 
crol: 100/200m.: doble triunfo de un norteamericano de magnífica topología, 190cm. para 85 kilos de peso, Jim Montgomery, que iniciaba aquí su magnifica carrera deportiva que lo llevaría tres años después a la medalla de oro olímpica y convertirse en el primero que bajaba de los 50 segundos en el hectómetro, con aquellos memorables 49″99 de Montreal. En Belgrado, sin embargo, todavía planea la sombra de Mark Spitz, y su compatriota vence en las dos pruebas, aunque sin acercarse a los récords del legendario Spitz. Señalemos, todavía, la medalla de bronce del hectómetro del australiano Mike Wenden, cinco años después de su doble en Ciudad Méjico.
 
400m.: podemos considerar que la gran figura de estos Campeonatos fuera el vencedor de esta prueba. Descalificado el año anterior en los Juegos de Munich, después de haber nadado, y ganado, los 400m.crol, por haber dado positivo en el control anti-dopaje por efedrina (sin que sirvieran para nada las explicaciones que dieron los médicos del equipo USA declarando que había sido culpa de un medicamento que tomaba contra el asma que padecía desde que era pequeño), el norteamericano Rick Demont había sabido sobreponerse a aquella pequeña tragedia deportiva para demostrar que, efectivamente, era el mejor cuatrocentista mundial. Lo logró con unos 3,58″18, superando el récord mundial detentado por su compatriota Kurt Krumpholz, 4,00″11 unas semanas antes de los Juegos de Munich. Con este tiempo, Demont se convertía en el primer nadador que bajaba de los cuatro minutos en esta prueba. No podemos dejar de lado, empero, a su gran rival, el australiano Brad Cooper (campeón olímpico el año anterior, gracias a la descalificación de Demont), que “obligó” al campeón a nadar más rápido que nunca, bajando, también él, de la mítica barrera, 3,58″70.
 
1.500m.: tercero de los 400m., y ya recordista mundial de 800 y 1.500m., el joven australiano Steve Holland, 15 añitos, se las tuvo, ¡ y de que manera ! con Demont, en una final que quedará en los anales de la natación como la más apasionadamente disputada, tan disputada, que ambos nadadores no tuvieron suficiente con los 1.500 metros programados y continuaron nadando hasta los 1.610 metros, cuando alguno de los otros finalistas se encargaron de detenerlos, puesto que ninguno de los dos, completamente enfrascados en su duelo particular, ni habían oído la campana que les anunciaba las dos últimas piscinas de la prueba. La fantástica carrera dio el resultado que evidentemente merecía el esfuerzo de los dos colosos, dos nuevos récords mundiales en 800 y 1.500m., ambos para el australiano que había sido el que había dado la cara: 8,16″27 y 15,31″85, rebajando sus anteriores 8,17″60 y 15,37″80, récord, este último, que también superó Demont, 15,35″44, literalmente “succionado” por la carrera del vencedor.
 
Espalda: fáciles victorias del ya esperado vencedor, el doble recordista mundial, el alemán de la DDR Roland Matthes. Sin superar su récord en el hectómetro, Matthes demuestra una vez más que no tiene rival en su estilo, superando su récord en los 200m., 2,01″87 por 2,02″82 de la final olímpica de Munich.
 
Braza: revancha para el norteamericano John Hencken, el gran perdedor de la final del hectómetro de Munich, que se impone a su vencedor de entonces, el japonés Taguchi, superando, tanto en las eliminatorias como en la final, el récord mundial, 1,04″35 y 1,04″02. Inversión de títulos en los 200m., ya que si en Munich el norteamericano venció en los 200m., aquí se vio superado por el británico David Wilkie, que incluso le arrebata el récord mundial, 2,19″28 por 2,20″52. La nota anecdótica de las pruebas de braza es la clasificación para ambas finales del representante de Papua-Nueva Guinea, un país que no acostumbra a sonar en las piscinas en competiciones internacionales, por lo menos con este éxito.
 
Mariposa: la sombra de Mark Spitz planea omnipresente sobre “su” estilo. Sorpresa en el hectómetro, donde el canadiense Bruce Robertson se impone a sus rivales USA, mientras en los 200m. hay, finalmente, “doblete” norteamericano, en una final muy abierta.
 
Estilos: corto de entrenamiento a causa de la “mili”, Gunnar Larsson, el agónico campeón olímpico de Munich solo se atreve con los 200m., prueba en la que se impone con tiempo lejos de su récord mundial. En los 400m., el joven húngaro, 16 años, Andras Hargitay, tercero en Munich, confirma todas sus posibilidades, ganando el título a solo tres décimas del récord mundial.
 
Relevos: como ya se esperaba, triple triunfo de los equipos USA, aunque únicamente pueden superar uno de sus tres récords mundiales, el de los 4x200m.crol, 7,33″22, por 7,35″78 del equipo olímpico de Munich.
 
 
Mujeres
 
crol: 100m.: Kornelia Ender iniciaba en Belgrado su imparable ascensión. El primer día de competición supera el récord mundial al nadar el primer tramo de los 4x100m.crol en 57″61, récord que supera en la final individual, 57″54, lejos de sus rivales.
 
200/400m.: discretas victorias de las norteamericanas Keena Rothammer y Heather Greenwood, aunque sin acercarse a los récords mundiales.
 
800m. una de las sorpresas de estos Mundiales, con la victoria de la pequeña (en estatura) pero simpatiquísima (siempre con la sonrisa a flor de labios) italiana Novella Calligaris, con récord mundial incluido, 8,52″97.
 
Espalda: clara victoria de la alemana, de la DDR por descontado, Ulrike Richter, que supera el récord mundial de los 100m. en el primer tramo de los 4x100m.estilos, 1,04″99, tiempo que no puede superar en la final individual. En los 200m., en cambio, la norteamericana Melissa Belote ratifica el título olímpico conseguido el año anterior en Munich, aunque sin acercarse al récord mundial.
 
Braza: “doblete” de la alemana, DDR, Renate Vögel, imponiéndose a todas sus rivales, acercándose a 16 centésimas del récord mundial de los 100m, aunque supera el europeo en ambas distancias.
 
Mariposa: otros dos triunfos para la DDR. Kornelia Ender gana el hectómetro, muy cerca de su récord mundial, mientras Rosemarie Kother vence en la prueba larga, superando por dos veces, eliminatorias y final, el récord mundial de la norteamericana Karen Moe, 2,15″57, con 2,15″45 y 2,13″76.
 
Estilos: sorpresa en los 200m., donde Andrea Huber se impone, récord mundial incluido, a su compatriota Kornelia Ender, que pierde título y récord, aunque también ella supera su anterior plusmarca. En los 400m., victoria histórica de Gudrum Wegner, que baja por vez primera de los cinco minutos, 4,57″57, superando a la anterior recordista, Angela Franke, que supera igualmente su anterior récord, aunque no llega a bajar de los cinco minutos.
 
Relevos: superioridad indiscutible e indiscutida de la DDR, que superan los dos récords mundiales impuestos por las norteamericanas en Munich el año anterior. En total resultan ser cuatro récords mundiales en dos pruebas, ya que las primeras relevistas, como ya hemos comentado, baten igualmente, los récords individuales de sus respectivas pruebas.
 
2 nadadores y 2 nadadoras “doblan”, pues, el triunfo individual en esta primera edición de los Mundiales: Jim Montgomery en 100/200m.crol y Roland Matthes en 100/200m.espalda, y Kornelia Ender, 100m.crol/100m.mariposa y Renate Vögel en 100/ 200m.braza.
 
La FINA había previsto establecer una puntuación por países, similar a la que se hacia en los Campeonatos de Europa con las Copas Europa y Bredius, estableciendo un puntaje de 9, 7, 6, 5, 4, 3, 2 y 1 punto para cada uno de los finalistas, con puntuación doble en los relevos. Según esto, la clasificación de las pruebas de natación seria la siguiente:
 
Hombres: USA 206p.; DDR 97p.; Australia 74p.; URSS 61p.; RFA 44p.; Gran Bretaña 39p.; Suecia 38p.; Hungría 31p.; Canadá 22p.; Japón 12p.; Brasil y Francia 11p.; Ecuador 7p.; Italia 6p.; Papua-Nueva Guinea 5p.; Nueva Zelanda 3p., y Colombia 1p.
 
Mujeres: DDR 193p.; USA 142p.; Holanda 45p.; RFA 43p.; Canadá 37p.; Italia 32p.; Suecia 28p.; Australia 25p.; URSS 16p.; Hungría 12p.; Japón 8p.; Francia 7p; Nueva Zelanda 3p., y Suiza 1p.
 
Clasificación conjunta: USA 348p.; DDR 290p.; Australia 99p.; RFA 87p.; URSS 77p.; Suecia 66p.; Canadá 59p.; Holanda 45p.; Hungría 43p.; Gran Bretaña 39p.; Italia 38p.; Japón 20p.; Francia 18p.; Brasil 11p.; Ecuador 7p.; Nueva Zelanda 6p.; Papua-Nueva Guinea 5p., y Colombia y Suiza 1p. Como se puede ver, el equipo USA confirmó la superioridad de conjunto lograda el año anterior en Munich, aunque no pudo impedir que la DDR le arrebatara el triunfo en la categoría femenina.
 
 
Participación española
 
Tres nadadoras y nueve nadadores señalaron la participación española en estos primeros Mundiales. Cuatro récords nacionales fueron el balance técnico: Pere Balcells en los 100m.braza, 1,08″88; Arturo Lang-Lenton en 100-200m.mariposa, 58″47 y 2,10″06, y el cuarteto de 4x100m.crol, 3,37″68.
 
Destaquemos las actuaciones de Jordi Comas en los 100m.crol, de Pere Balcells en 100m.braza, y de Arturo Lang-Lenton en 100m.mariposa, que les hubiera permitido entrar en semifinales de estas pruebas, en caso que los campeonatos se hubieran disputado como los JJ.OO. del año anterior en Munich, con el sistema de eliminatorias y semifinales.  
 
La actuación de nuestros representantes fue la siguiente:
 
Neus Panadell: 22a. en 100m.braza, 1,21”92; 22a. en 200m.braza, 2,56”29.
Aurora Chamorro: 20a. en 100m.mariposa, 1,08”58; 22a. en 200m.mariposa, 2,32”43
Herminia Jaquetti: 20a. en 100m.espalda, 1,12”43; 18a. en 200m.espalda, 2,34”96.
 
Jordi Comas: 15o. en 100m.crol, 54”23; 26o. en 200m.crol, 2,00”34.
Josep Bas: 15o. en 1.500m.crol, 16,55”70.
Pere Balcells: 13o. en 100m.braza, 1,08”88 ; 12o. en 200m.braza, 2,30”52.
Arturo Lang Lenton: 10o. en 100m.mariposa, 58”47; 13o. en 200m.mariposa, 2,10”06
Enrique Melo: 23o. en 100m.espalda, 1,02”65.
4x100m.estilos: 10. en 4,04”35 (E.Melo 1,02”85; P.Balcells 1,08”93; A.Lang Lenton 59”44; J.Comas 53”13).
4x100m.crol: 10o. en 3,37”68 (J.Comas 54”40; Alberto Roldan 55”02; Antoni Culebras 54”05; Josep Pujol 54”21)
 
 
Guillem Alsina