Entrevista a Javiera Salcedo

Hemos encontrado en la web de Reuters América Latina una entrevista realizada por  Graciela H. Ortiz a Javiera Salcedo que ha estado estos días en su país para competir en los ODESUR.
 
Tras haber perdido la hegemonía en Sudamérica a partir del 2002, Argentina retornó al lugar más alto del podio en los VIII Juegos ODESUR finalizados el domingo.
 
De las 296 medallas obtenidas (107 oros, 96 platas y 93 bronces), 39 las aportó la natación con 19 de oro, 14 de plata y 6 de bronce.
 
Sin duda, las figuras fueron la medallista olímpica Georgina Bardach y el ex campeón mundial de pileta corta, José Meolans. Pero hubo otros protagonistas, que si bien no gozan de la popularidad de los mencionados, representan a Argentina en silencio y la mayoría de las veces a través de sus propios medios y esfuerzos personales, y no por ello sus logros son menos brillantes.
 
Javiera Salcedo, de 28 años, es una de ellas. Especialista en 50, 100 y 200 metros pecho, fue por primera vez campeona argentina a los 14 años. Oriunda de San Nicolás, se inició competitivamente en el Club Belgrano de esa ciudad.
 
En julio de este año estableció el récord sudamericano en 100 metros pecho (1:1.08) en Almería, España. Previamente se alzó con el récord de campeonato en el sudamericano de Medellín, Colombia, en 50 metros, con 33.07 segundos. Allí fue la figura del equipo argentino con tres oros, en 50, 100 y 200 metros pecho.
 
En los Juegos ODESUR, finalizados el domingo, se llevó dos oros en 50 metros pecho (33.12) y en 100 metros de la misma especialidad (1:12.24) ambos con récord sudamericanos, así como una plata en 400×100 relevo combinado junto a sus compatriotas Bardach, Florencia Ghione y Cecilia Biagioli.
 
Hace cinco años que está radicada en Barcelona, donde compite para el Club San Andreu y para River Plate cuando viene a Buenos Aires.
 
Javiera recuerda su pasado: “No me gustaba mucho entrenar, aunque me gustaba mucho nadar. Me llevó un tiempo madurar, para darme cuenta que tenía que entregar mucho esfuerzo, tiempo y sacrificio para lograr algo.”
 
Fue allí cuando el Club Natación Cataluña (ahora su ex equipo) le hizo una oferta para competir en España. Y no le fue nada mal, ya que logró los subcampeonatos de España en 50 y 100 metros pecho.
 
Pero, si bien recibió también una oferta para nacionalizarse, ella prefiere seguir compitiendo para Argentina, aunque todo sea por su propia iniciativa y la privada.
 
“Tengo que venir una vez por año a la Argentina, porque la Federación de Natación me exige una actuación a nivel nacional y otra en dónde yo quiera para obtener las marcas necesarias para clasificar,” cuenta.
 
River le paga su pasaje cuando viene a competir a Argentina y el resto sale de su sueldo de diseñadora de modas, profesión que ejerce en Barcelona en una importante firma española.
 
La empresa le permite trabajar sólo cinco horas, porque saben lo que la natación significa para ella.
 
“Entreno todos los días doble turno, menos los miércoles y sábados, de 7 a 8.30 de la mañana, de ahí me voy al trabajo y regreso a las 14.30, entro a las 15 a nadar hasta las 17 y luego hago una hora de gimnasio,” explicó.
 
La argentina, que se ubica entre las mejores 15 de Europa, no entiende por qué no recibe apoyo de su país: “De Argentina no recibo nada. Soy la nadadora más veterana y con más logros. Muchos nadadores de equipos reciben becas, pero yo no y todavía no se por qué,” concluye con tristeza.
La entrvista original en este enlace a Reuters Latino América