El estilo Crol. Sus antecedentes y evolución histórica. Capítulo 3 (de 3)

¡¡Llega el Crol!!
 
En 1893 llegaba a Sydney Harry Wickham, procedente de su isla natal, Rubiana, en el Pacífico. Puesto en contacto con los círculos natatorios de la ciudad, destacó rápidamente al demostrar una nueva forma de nadar en la que, junto al movimiento de brazos propio de los ya practicados doble over o trudgen, demostraba un movimiento de piernas totalmente innovador, golpeando el agua alternadamente en sentido vertical. Sin embargo, al parecer, el chico tenía un estilo ligeramente “chapucero” (por decirlo de alguna manera) y no llamó prácticamente la atención.
 
Cuatro años después, 1897, era su hermano Alick quien desembarcaba en Sydney (la ciudad-natatoria australiana, y posiblemente mundial, por excelencia) dispuesto a estudiar. Aquel mismo año participaba en una prueba para muchachos de 12 años (aunque, al parecer, él no tenia más de 10) sobre una distancia de 66 yardas. Alick venció, y convenció, con un excelente tiempo de 44 segundos. Según información de los que le vieron actuar, nadaba con la cabeza alta, girándola rápidamente a un lado y otro, respirando a cada brazada. La entrada de los brazos era muy corta, dirigidos rápidamente al eje central del cuerpo, con los codos bien doblados, y un ritmo corto y muy rápido. Según se dice, uno de los técnicos presentes, George Farmer, que lo vio nadar exclamó ¡ look at the kid crawling !(es decir, ¡mirad como repta el muchacho ese !). De aquel crawling que exclamó, viene, según se dicen una gran mayoría de autores, el nombre de crawl impuesto al nuevo estilo que empezaba a desarrollarse de forma tan anecdótica.
 
De toda manera, y según el propio Alick, aquel estilo no lo había inventado él mismo, puesto quehabía sido empleado por los indígenas de su isla natal desde, según él, tiempos inmemoriales, denominándolo con una palabra que sugería, precisamente, aquel movimiento vertical de las piernas.
 
Conozcamos ahora a una serie de personajes que han contribuido en un porcentaje muy elevado al desarrollo del crol en aquellos que fueron sus primeros esbozos. Nos referimos a la familia (numerosa) de los Cavill (Ernest, Charles, Percy, Tums, Syd y Dick en la rama masculina, y Fredda, única mujer en medio de tanto hombre). Fred Cavill, el padre de todos ellos, era un aventurero, gran amante de la natación, que en 1877 había intentado emular a Matthew Webb en la travesía del Canal de la Mancha, fracasando a solo 50 yardas de su objetivo (parece ser que ya era de noche, y nadie se dio cuenta de que la costa francesa estaba tan cercana). En 1879 emigró a Australia, donde se dedicó a dar clases de natación en su establecimiento de Lavender Bay. Aquel dicho de que “de tal palo, tal astilla” se hizo realidad en aquella familia de nadadores, y las siete ramas del árbol se convirtieron en excelentes nadadores, aunque solo tres de ellos, Tums, Syd y Dick entraran en esta historia por ser los que más contribuyeron al desarrollo del crol. En 1914, Syd, escribió una carta al ya mencionado más arriba “Sydney Referee”, explicándoles su versión del nacimiento del crol.
 
Según su versión, en 1898, y de vuelta de un viaje a los Estados Unidos, había pasado por Apia, puerto (ahora capital) de la Samoa Occidental. Allí compitió con una natural del país que, según sus palabras, “me obligó a hacer la carrera más difícil de mi vida”. Después, como buen técnico que era, estudio su estilo. Nadava, dijo, un crol natural, sin ningún movimiento de piernas. Desde allí mismo, escribió a su hermano Tums explicándole como podría nadar el crol con las piernas atadas, pero tan rápido como sin llevarlas atadas o nadando cualquier otro estilo.
 
Dicho y hecho; para llamar la atención, y después de unas pocas pruebas, Tums Cavill se decidió a desafiar a uno de los mejores nadadores del momento, Syd Davis, a una peculiar carrera sobre 33 yardas, con ¡faltaría más!, una apuesta de 5 libras para el vencedor. La única condición que pudo Tums para la prueba es de que mientras su adversario podría nadar en el estilo que quisiera, él, Tums, lo haría con las piernas atadas. Nuestro ya conocido ”Sydney Referee” del 13 de noviembre de 1898 nos da la crónica de la jornada: gran cantidad de aficionados se ha dado cita este jueves en la piscina de Davis, en Balmain, para asistir al curioso desafio entre Syd Davis y Tums Cavill” y acaba explicando que Tums se mantuvo al frente de su rival desde los primeros metros, terminando vencedor en un buen tiempo de 20 segundos, con una yarda de ventaja sobre Syd Davis.
 
Lo más anecdótico del caso, es que siete días después, ambos nadadores volvieron a enfrentarse, aunque esta vez Tums Cavill empleó su habitual doble over, perdiendo claramente la carrera. Parece ser que cuando Tums nadaba en este estilo, elevaba excesivamente una de sus piernas, un movimiento que sus rivales consideraban erróneo, ya que representaba un cierto freno. Al avispado de su hermano Syd se le encendió la bombillita de las ideas, y pensó que si Tums había vencido al nadar con las piernas atadas era, posiblemente, por haber evitado este movimiento de freno.
 
Recordó entonces la demostración de Alick Wickham el año anterior. Ni corto ni perezoso, invitó al muchacho a su piscina, estudiando su movimiento de piernas, adaptándolo después al estilo de su hermano Dick, que el último día del siglo, 31 de diciembre de 1899, había conseguido su primer título de campeón de Nueva Gales del Sur.
 
La primera referencia impresa del nuevo estilo de crol podemos datarla del 2 de marzo de 1901. En el “Sydney Arrow”, otro periódico, podemos leer : “…..Cavill puede ofrecerle mucha resistencia a Hogan y sus compañeros de Brisbane, especialmente cuando emplee su golpe de patada de crol. Según parece por este comentario, la palabra crol había sido plenamente aceptada para referirse al nuevo estilo, aunque tampoco se puede decir que lo fuera totalmente. En referencia a esto, tenemos que decir que hay más de una versión, anecdótica, sobre el nombre y los inicios del crol.
 
Según se dice, en una de las ocasiones que Dick nadaba empleando su novedosa patada, y con la cara completamente sumergida, se desvió, nadando prácticamente sobre uno de sus rivales (en aquel tiempo no existían las divisiones de plástico que hoy en día se emplean para delimitar los callejones de cada nadador, y cada uno de ellos se había de preocupar, bajo pena de descalificación, de respetar el espacio de sus rivales) que al salir del agua se quejó al árbitro de que el pequeño de los Cavill se arrastraba (to crawl, en inglés) constantemente sobre él. En ocasiones también se denominaba a aquel crol “chapoteo australiano” e incluso “chapoteo de Cavill”, sobretodo por la cantidad de agua que acostumbraba a levantar, que al parecer no era poca.
 
Para ilustrar lo que podía ser aquel crol de los primeros balbuceos, nada mejor que transcribir la opinión de Arthur Mosley, muy digno (e irónico como buen inglés) Presidente de la Asociación Amateur de Inglaterra, con motivo de una demostración de Dick Cavill en las Islas Británicas, en 1902. Nos dice el irónico Mosley: “…..conocido popularmente con el nombre de “chapoteo de Cavill”, cuando este chico nada se ve mucho chapoteo pero poco Cavill; podemos perdonar que se le confunda con una hélice impulsada por un choque galvánico, pues la velocidad con la que se agita en el agua es prácticamente milagrosa. Emplea un tipo corregido de doble elevación de los brazos, del tipo trudgen, aunque describirlo científicamente, o incluso detalladamente, se nos aparece como tarea prácticamente imposible”.
 
Para otros, sin embargo, aquello que se le aparecía literalmente imposible a Mosley, no les parecía tal. Un articulo de otro periódico inglés, decía del estilo de Cavill: “…..el maravilloso estilo de Cavill llamó poderosamente la atención de todos los aficionados; su cara sumergida, respirando esporádicamente cada cinco brazadas aproximadamente, mientras sus brazos pasan bajo el pecho, estirándose progresivamente…...
 
¿ Como era, pues, el crol que nadaba Dick Cavill?. A pesar de que hay algunas discrepancias sobre esto (derivadas del hecho de que no se conserva ninguna filmación ni estudio técnico sobre su estilo, y que las explicaciones, digamos “visuales”, tampoco han sido suficientemente explícitas) se puede decir, pese, repetimos, a algunas opiniones en contra, que el crol de Dick era un clásico 2-tiempos australiano, en el cual el golpe hacia abajo de cada pierna (dado con la rodilla muy doblada y golpeando fuertemente el agua con el pie completamente rígido) coincidía con el momento en el cual el brazo del lado contrario entraba en el agua, con el fin de equilibrar el giro del cuerpo a derecha e izquierda. Como en aquel tiempo, los técnicos ya habían visto que el giro del cuerpo era perjudicial para conseguir la máxima velocidad, los nadadores procuraban inspirar el mínimo posible, razón por la cual se agotaban rápidamente, y únicamente conseguían mantener un ritmo rápido a lo largo de 50-100 yardas, desanimando a muchos de ellos a emplearla. Incluso el propio Cavill acostumbraba a servirse de él únicamente en las distancias cortas, o bien, en distancias largas, cuando pretendía “escaparse” de alguno de sus rivales, volviendo después a su clásico trudgen o doble over.
 
Para otros, volvemos a repetir, el crol de Cavill también podía ser un 4 y/o 6-tiempos (empleando cada uno de ellos según las conveniencias del momento) e incluso se ha llegado a decir que, posiblemente, ni siquiera movía las piernas, llevándolas completamente “muertas”. Si, en cambio, parece haber una cierta unanimidad respecto del movimiento de brazos, con un ritmo muy rápido, entrada de la mano prácticamente delante de la cabeza, para coger enseguida el eje central del cuerpo, sin deslizarse al frente. 
 
Pese a todo ello, y con las ventajas del estudio y el entrenamiento, aquel “chapoteo de Cavill” comenzó a interesar a los velocistas australinos, tanto más que en julio de 1902 (otros autores dicen que fue en septiembre) Dick Cavill ganaba unas 100 yardas con “handicap”, señalando un tiempo de 58”8 (58”4/5 según los cronógrafos de la época) convirtiéndose en el primer nadador que recorría las 100 yardas en menos de un minuto, aunque su tiempo nunca le fue reconocido oficialmente al haber sido conseguido con la, por otra parte comprensible, ventaja del “handicap” (Cavill salió por detrás de su rival, con lo que este se convirtió en una “liebre”, lo que en aquel tiempo no estaba permitido).
 
Oficialmente, con todas las garantías que pedía el reglamento, este honor le correspondió a otro “aussie”, Fred Lane (al que ya hemos nombrado anteriormente en este articulo) que pocas semanas después, exactamente el 9 de octubre del mismo 1902, conseguía un tiempo de 59”6 en una piscina de 26 yardas en la británica Leicester. Digamos que aquel mismo año la australiana Annette Kellerman conseguia un tiempo de 1,22”0 en la misma distancia de las 100 yardas, tiempo considerado como récord mundial, nadando, sin embargo, en trudgen.
 
Como en anteriores ocasiones, el estudio de los técnicos, y el entrenamiento de los nadadores fueron “limando” los pequeños defectos de que adolecía aquel nuevo estilo. Así, hacia 1903, el norteamericano Gus Sunderström (entrenador del New York Athletic Club) aconseja un movimiento de piernas mucho más suave que el golpeteo a partir de la rodilla de los australianos, partiendo de la articulación de la cadera, y doblando solo un poco la rodilla, de manera que casi toda la pierna permanece dentro del agua cuando ejecuta el movimiento hacia arriba y también parece haber sido Sunderström quien aconseja que la articulación del tobillo se deje completamente relajada (y no rígida como en el crol australiano) dejando moverse libremente el pie, mientras, en el movimiento ascendente, las puntas de los pies deben dirigirse hacia el interior (dedos en “alas de paloma” según su propia expresión).
 
El crol, por lo menos en sus trazos básicos, había quedado listo para su posterior desarrollo. Todos los cambios que se han dado a partir de aquel momento no han sido otra cosa que retoques, importantes, evidentemente, pero que no han alterado para nada la esencia de aquel estilo que, puesto en práctica por Dick Cavill hacia 1900, y mejorado por Sunderström en 1903, se convirtió en el más rápido de los cuatro que actualmente conocemos. Si en 1904 el vencedor de las dos pruebas de velocidad (50 y 100 yardas) el húngaro Zoltan von (o De) Halmay (28”0 y 1,02”8) nada un estilo más próximo al doble over, y en 1908 es el norteamericano Charles Daniels,1,05”6, quien se impone con un crol, digamos, todavía “a medio hacer”, no será hasta Estocolmo-1912, con el triunfo del hawaiano Duke Kahanamoku, 1,03”4, repetido en 1920, 1,00”4, y sobre todo, con el de “JohnnyWeissmuller (el “Tarzán” de las pantallas cinematográficas) en Paris-1924, 59”0, cuando el crol alcance su máxima perfección y desarrollo. 
 
Si, como hemos dicho, el crol se impone a partir de 1908, no ocurrió lo mismo en las distancias más largas, 400 y 1.500m., donde continuaron reinando, el doble over y el trudgen cuando una nueva modalidad toma el relevo, una modalidad a medio camino entre ambas, el “doble over croleado”, también llamado, aunque con poca precisión, “trudgen croleado”. Mientras el movimiento de brazos es idéntico al del trudgen, doble over o crol, en el “doble over croleado”, las piernas dan dos cortas patadas entre cada uno de los “tijeretazos” propios del doble over.
 
Mientras el británico Henri Taylor (vencedor de los 400 y 1.500m. en los Juegos de Londres-1908, 5,36”8 y 22”48”4) es la última gran figura del doble over, el australiano Frank de Beaurepaire es el primero que supera un récord mundial (440 yardas en 5,23”0 el 8 de julio de 1910) nadando en este doble over croleado, y dos años después es el canadiense George Hodgson quien lo impone, al conseguir el doble título olímpico de 400 y 1.500m. en los Juegos de Estocolmo-1912 (5,24”4 y 22,00”0). En 1920, el norteamericano Norman Ross gana ambas pruebas en los Juegos de Amberes (5,26”8 y 22,23”2, perores tiempos que los de Hodgson en 1912) con un estilo que algunos dicen ser crol, mientras otros dicen que se trata de un doble over croleado, aunque parece tener más de aquel, puesto que, según testigos presenciales, se trataría de un crol de 3 tiempos, dos verticales y uno lateral, efectuado en el momento que el nadador respira, pero que no parece ser el “tijeretazo” que define el doble over.
 
No será hasta 1922 cuando un sueco, Arne Borg (sobre el cual ya hicimos un articulo en NotiNat) supere el récord mundial del kilómetro en 14,18”8, convirtiéndose en el primer crolista “puro” que bate el récord mundial de una prueba de fondo. En 1926, “la prueba del algodón”; Gertrude Ederle (3a. de los 100m.de los Juegos de París, dos años antes) atraviesa el Canal de la Mancha, nadando en crol toda la travesía, demostrando con esto que sirve incluso para las grandes “maratones”.
El crol dominara, a partir de este momento, la natación mundial.
 
Guillem Alsina