Cullen Jones. Un nadador negro y profesional

En EEUU hoy por hoy hay dos debates abiertos en el mundo de la natación: conseguir que negros e hispanos se involucren en este deporte y la discusión del profesionalismo en los campeonatos universitarios.
 
Por un lado, recientemente Cullen Jones (velocista negro norteamericano) ha firmado un contrato con la multinacional Nike por 2 millones de dólares. El campeón de la NCAA (campeonato universitario) ha tenido que superar más obstáculos que la mayoría de sus compañeros hasta conseguir una beca universitaria y ahora siendo profesional no podrá nadar en los campeonatos universitarios.
 
La discusión es evidente, puesto que cualquier deportista que paralelamente desarrolle una actividad remunerada, sea vendiendo hamburguesas o trabajando como programador informático no es considerado profesional y por lo tanto puede seguir participando en los campeonatos de la NCAA.
 
Pero un nadador que cobre por el simple hecho de nadar, se le prohíbe hacerlo en el ámbito universitario, y eso va evidentemente contra el espectáculo, puesto que los campeonatos quedan deslucidos sin la presencia de las grandes figuras de la natación nacional. Por otro lado, existen muchos nadadores profesionales extranjeros que estudian en universidades norteamericanas pero que pueden nadar, debido a que su remuneración se realiza en los países de origen y habitualmente se enmascara como ayudas, becas, etc.
 
La contratación de Jones por parte de Nike, no es más que una estrategia de marketing, que además se alinea con la estrategia de la federación USA de natación pretendiendo conseguir atraer más jóvenes de negros a la natación. Para ello la USA Swimming cuenta con un departamento específico para potenciarlo.
 
Muchos de ellos será necesario repescarlos de las bandas juveniles que acechan en los suburbios de las ciudades, como Cullen Jones.