Historia de los Juegos PanPacíficos

Este próximo jueves, y hasta el domingo, empieza a disputarse en Vancouver, capital del estado canadiense de la Columbia Británica, la X edición de los “Pan-Pacífic Games” (más conocidos como PanPac) una competición que reúne, por lo menos oficialmente, a los nadadores de los países bañados por el inmenso Oceano Pacífico (Canadá, USA, Australia, China, y Japón, como los más importantes), aunque se ha invitado a nadadores de otros países, como Rusia, que también, al fin y al cabo, está bañada por el Pacífico, aunque sea en los confines siberianos, países sudamericanos como México, Costa Rica, Colombia, Perú, Chile, Argentina, e incluso algunos otros, como Brasil, o Sudáfrica, que no son bañados por las aguas del Pacifico, pero que contribuyen a aumentar el prestigio e interés de esta importante competición.
 
La competición es de secuencia bi-anual, y tiene su precedente en las dos ediciones disputadas en Tokio en 1981 y 1983, bajo el nombre de “Tokio International Swim Meet”. En 1985 se oficializó la competición, en una fórmula que incluía dos nadadores por país y prueba, junto a un número indeterminado de nadadores que competían fuera de concurso, pero que, de clasificarse entre los 16 primeros, nadaban en la final B.
 
A partir de 1991, cada país puede presentar el número de nadadores que quiera por prueba (siempre que superen el tiempo impuesto para la inscripción) aunque únicamente los dos mejores de ellos pueden nadar en la final A, mientras el resto queda “fuera de combate”. La competición, por los paises que participan, y por la calidad de las invitaciones que se envían, es una de las más importantes del calendario de la natación mundial, y consigue que muchas de sus grandes figuras se preparen única y exclusivamente para competir en ella en la mejor forma posible.
 
La primera edición oficial se disputó en Tokio (15-18 de agosto del 1985) con un balance de dos récords mundiales en categoría masculina (4x100m.crol en 3,17”08, y 4x100m. estilos en 3,38”28) de dos cuartetos USA. La segunda se disputó en la australiana Brisbane (13-16 de agosto del 1987) con otros dos récords mundiales, también en categoría masculina (50m.crol, 22”32 de Tom Jager, y 400m.estilos, 4,16”12 de Dave Wharton, ambos norteamericanos).
 
La tercera se disputó nuevamente en Tokio, entre el 17 y el 20 de agosto del 1989, aumentándose el programa con la inclusión de los 800m.crol masculinos y el 1.500m.crol femeninas (pruebas que ya se disputaban en algunas competiciones internacionales, pero no en las principales, JJ.OO. y Europeos, en los que continúan sin disputarse) con uno de los mejores balances de estos Juegos, cuatro récords mundiales, uno femenino de la norteamericana Janet Evans (800m.crol en 8,16”22, récord que continua vigente, 17 años después) y tres masculinos (Tom Jager, reincidente con sus 22”12 en 50m.crol; Mike Barrowman 2,12”89 en 200m.braza, y otro reincidente, aunque en otra prueba, Dave Wharton, 2,00”11 en 200m.estilos).
 
Cuarta edición en la canadiense Edmonton (22-25 de agosto del 1991) con otros dos récords mundiales, a cargo del “aussie” Kieren Perkins, 7,47”85 en los 800m.crol, aunque conseguido en la final de los 1.500m. (había ganado la final de los 800m. en 8,50”68, a solo 4 cortas centésimas del récord mundial del soviético Vladimir Salnikov, y volvió a intentarlo en esta final del 1.500m., consiguiéndolo. Luego continuó nadando hasta conseguir unos apreciables 14,59”79 en los 1.500m.). El otro récord corrió a cargo del espaldista USA Jeff Rouse, que en el primer tramo del 4x100m.estilos consiguió un tiempo de 53”93 en los 100m.espalda, nuevo récord mundial.
 
La quinta edición se disputó en Kobe (Japón) entre el 12 y el 15 de agosto de 1993, y fue la primera en la que no se superó ningún récord mundial, aunque si 17 de la competición, lo que significó, pese a la ausencia de récords mundiales, que hubo un excelente nivel técnico.
 
Sexta edición en Atlanta, del 10 al 13 de agosto del 1995, como preludio y ensayo de los JJ.OO. que al año siguiente iban a disputarse en la capital del estado de Georgia. Se retomó contacto con los récords mundiales, al superarse el de los 4x100m.crol a cargo de un cuarteto USA, 3,15”11, mientras la séptima edición se disputaba en la japonesa Fukuoka (10-13 de agosto del 1997) y donde, por segunda vez, no caía ningún récord mundial.
 
Sydney, que ya se preparaba para sus JJ.OO. albergó la octava edición de estos PanPac entre el 22 y el 25 de agosto del 1999, con un insuperable balance de 12 récords mundiales, preludiando la gran eclosión de la natación “aussie” en los Juegos del año siguiente. 7 en categoría masculina: 3 para el fenomenal Ian Thorpe (1,46”32 y 1,46”00 en eliminatorias y final de los 200m.crol, y 3,41”83 en 400m.crol); otros 3 para otro fenómeno de la natación, el norteamericano Lenny Krayzelburg (24”99 en los 50m. espalda, en un intento especial, imponiendo el primer récord oficial en esta prueba; y 53”60 y 1,55”87 en los 100 y 200m.espalda (en este último, superando los 1,56”57 del “español” Martin López-Zubero en 1991), y, el séptimo, con los 7,08”79 del cuarteto “aussie” en el 4x200m.crol.
 
Otros cinco en categoría femenina, completaron estos fenomenales PanPac, antesala, repetimos, de los magníficos Juegos del 2000 en la misma piscina: nada menos que cuatro de la sudafricana Penny Heyns, con 31”16 y 30”83 en dos intentos especial sobre los 50m.braza, inaugurando, como Krayzelburg, el palmarés de la prueba corta de braza femenina, y después, ya en la competición propiamente dicha, con 2,24”42 y 2,23”84 en semifinales y final de los 200m.braza; el quinto récord femenino fue a parar a las manos de la norteamericana Jenny Thompson con 57”88 en los 100m.mariposa.
 
La japonesa Yokohama albergó, entre el 24 y el 29 de agosto del 2002, la novena y última edición de estos PanPac (puesto que el 2004, coincidiendo con los Juegos de Atenas, se decidió “saltar” la secuencia, y no disputarlos). Un único récord mundial, conseguido en la última prueba de la última jornada, el de los 4x100m.estilos de los Estados Unidos, 3,33”48, pusieron el broche de oro a una gran competición, puesto que, aunque un solo récord mundial pueda parecer parco balance, se superaron un total de 21 récords de la competición, lo que no es nada fácil de conseguir con el nivel que ha ido adquiriendo al paso de las sucesivas ediciones.
 
El total, pues, de las nueve ediciones anteriores ha sido un excelente balance de 24 récords mundiales, 18 masculinos, y 6 femeninos, lo que no está nada mal para una competición de sus características.
 
Vamos a ver, pues, como se nos portan todas estas figuras de la natación que, sin una gran competición internacional que “llevarse a la boca” este 2006, estamos seguros van a dar el máximo de sí mismos en esta competición. Lo veremos, pues, a partir de este jueves, y esperamos comentarlo para nuestros lectores, aunque esta vez, (¡por desgracia, que más quisiera yo!) no va a ser en directo.
 
Guillem Alsina