PEDNAC – PENC. Sobre las críticas y la participación

Bueno, hoy toca un artículo denso y a contracorriente. El Plan Estratégico de la Natación Española (PEDNAC) sigue avanzando. Paralelamente también lo hace el plan diseñado por la Federación Catalana de Natación (PENC) que de forma coordinada con el PEDNAC abarca desde la iniciación a la natación hasta la elite y en todas las modalidades que engloba la federación y no solo la natación competitiva.

Hoy quería realizar una serie de consideraciones al respecto, estas vienen a cuento de mi reflexión acerca de estos procesos y mi relación con el mismo, que no deja de ser de simple espectador.

Desde el mes de octubre NotiNat ha sido un foro abierto de la natación donde han tenido cabida muchos aspectos relacionados con este deporte. Con frecuencia hemos narrado y opinado sobre decisiones tomadas por estamentos deportivos y toda persona que ha querido opinar lo ha hecho.

Con el paso de los meses me dado cuenta que la mentalidad de la mayoría es absolutamente pasiva en el sentido de la participación positiva. Me explico, ante la noticia de una decisión, la mayor parte se inclina ante una crítica en ocasiones furibunda, nadie opina sobre la parte positiva ni nadie propone alternativas ante lo que considera una decisión desacertada, la crítica siempre dice “está mal!”.

En una sociedad como la nuestra no nos damos cuenta de dos conceptos importantes: participación y liderazgo, y es parece que arrastremos una cultura de “los demás deben hacerlo por mi”. Con ello, con el ánimo de explicarme mejor y sin querer ofender a nadie, me voy a atrever a hacer unas reflexiones sociológicas muy básicas.

Los humanos desde los orígenes evolutivos somos seres sociables, esto tiene un doble sentido: tenemos la habilidad de relacionarnos los unos con los otros pero esta habilidad es debida a que tenemos la necesidad afectiva y práctica de que otros nos aporten aquello que no podemos conseguir por nosotros mismos. Por el mismo motivo otros se aprovechan de nuestros conocimientos y habilidades para su propio interés. Es decir si todos aportamos, todos nos beneficiamos.

En una comunidad numerosa es difícil poder coordinar estos esfuerzos comunes y por ello en toda democracia se nombran unos representantes voluntarios quienes deben coordinar los esfuerzos de todo el mundo, por el bien de todos.

El papel y la teoría todo lo aguanta, y todos conocemos que el resultado no es tan sencillo, pero debemos entender dos cosas importantes: los grupos no deciden, los que deciden son las personas, es necesario tener líderes, sin ellos nunca tomaremos un camino, bueno o malo. Los líderes pueden equivocarse y no debemos olvidar que son nuestros representantes y por ello tenemos todo el derecho a criticarles, pero criticar no es solo decir “lo haces mal”, es una convicción de que hay una alternativa y es la que debemos proponer, la respuesta debe ser “creo que lo haces mal, si sigues este otro camino tenemos más posibilidades de éxito”.

Cuando hablamos que la natación española no pasa por buenos momentos y que sus directivos nos parece que no tienen la dirección adecuada, es cuando debemos hacer la fuerza necesaria con las aportaciones pertinentes para intentar enderezar la situación.

El PEDNAC surge de la misma federación con unos objetivos loables, intenta detectar los problemas de todos y buscar soluciones, y ¿Cuántos de vosotros ha aportado si quiera un granito de arena? ¿Cuántos han hecho el esfuerzo de objetivar los problemas y analizar posibles soluciones?, ¿Cuántos han enviado un simple email a Antonio Oca para proponer soluciones, aunque sean de temas menores? ¿Qué estamos esperando? ¿Qué ellos, nuestros representantes, nos resuelvan nuestros problemas?, y todo ello ¿Para continuar haciendo críticas destructivas en el futuro?.

Pues yo, no me sentiré con ánimos de criticar nada en lo que he querido tener oportunidad de participar y no lo he hecho por desgana, desinterés, desencanto, comodidad o cualquiera que sea el motivo.

Desde este artículo, que entiendo que el 80% de lectores no ha leído en su totalidad, os invito a reflexionar y a aportar vuestras ideas que son tan válidas e interesantes como las mías o las de cualquier persona que participa en las comisiones de trabajo de los planes estratégicos.

No dudéis de una cosa: el éxito es para el colectivo que lo trabaja y se preocupa, junto a sus líderes, no en contra. Si pensáis que vuestros problemas los va a resolver otro sin ni siquiera conocerlos estamos muy equivocados.

Ahí queda mi reflexión. Ahora es vuestro turno.