Cuando no siempre los campeones son los mejores. Retazos de la Historia Olímpica


Bill Smith

Estamos en la piscina de Wembley, pequeño municipio cercano a Londres, donde se disputan los Juegos Olímpicos de 1948, que el CIO ha concedido a la capital británica. En las pruebas de 400 y 1.500m.crol se produce el triunfo de dos norteamericanos, Bill Smith y Jim McLane, con tiempos de 4,41”0 y 19,18”5.

Por las bancadas de la piscina londinense se extiende un rumor, difundido por agencias de noticias. En Japón, donde se disputan los Campeonatos Nacionales de aquel país, un nadador, Hironoshin Furuhashi, ha nadado los 400 y 1.500m. crol en tiempos mucho mejores que los conseguidos en Wembley : 4,33”0 y 18,37”0.

Retrocedamos un poco en el tiempo, exactamente a 1945. Terminada la II Guerra Mundial con la derrota de Alemania y Japón, ambos países han sido suspendidos de su pertenencia a las máximas organizaciones deportivas mundiales, es decir, CIO (Comité Internacional Olímpico) y FINA (Federación Internacional de Natación). Por ello, ni japoneses ni alemanes pueden participar en los Juegos Olímpicos de Londres-1948, a los cuales no son invitados, con la excusa que su presencia puede despertar recuerdos, y no precisamente agradables, entre la población británica.

Mientras los alemanes, que ya no habían podido participar en los Campeonatos de Europa celebrados el año anterior, 1947, en Montecarlo, callan, quizás más acostumbrados a estas situaciones (recordemos que también habían sido suspendidos de “militancia” después de la I Guerra Mundial, entre 1918, y 1925), los japoneses no parecen conformarse con la situación, recordando que en las dos ediciones olímpicas anteriores, Los Angeles-1932 y Berlin-1936, se habían alzado con la supremacía de la natación mundial, por delante de sus rivales norteamericanos.

Así, conscientes de que en aquellos tres años se han rehecho lo suficiente, organizan sus Campeonatos Nacionales por las mismas fechas que los Juegos Olímpicos que se están disputando en Londres, para calibrar la potencia de su natación respecto de sus rivales. El éxito es clamoroso. Uno de sus fondistas, el ya mencionado Hironoshin Furuhashi, un joven de 19 años, consigue superar, y por mucho, los records mundiales de 400, 800, y 1.500m.libres (oficialmente en poder del francés Alex Any, 4,35”2; del norteamericano Bill Smith, 9,50”9, y del japonés Tomikatsu Amano en 18,58”8) aunque ninguno de sus tiempos, 4,33”0, 9,41”0 y 18,37”0, pueden ser homologados, al estar el Japón expulsado de la FINA. Como había ocurrido en 1924 con el bracista alemán Erich Rademacher, en Londres podía decirse que los campeones olímpicos de 400 y 1.500m.crol no eran, aquel día, los mejores del mundo.


Hironishin Furuhashi en una foto reciente

       

 

Agosto de 1949. En la piscina olímpica de Los Angeles que había albergado los JJ.OO. de 1932 se disputan los Campeonatos Nacionales de los Estados Unidos que, como siempre, son abiertos a todos los nadadores que quieran inscribirse, sean del país que sean. En aquella edición, sin embargo, los invitados son de excepción. Recalificado el Japón por las organizaciones deportivas internacionales, los organizadores norteamericanos, en un gesto que merece el respeto y la admiración del mundo deportivo, pues saben que van a ser claramente derrotados, han invitado al potente equipo japonés que el año anterior habían demostrado ser los mejores del mundo, por lo menos en estilo crol.

En la primera serie de los 1.500m.crol se produce la sensacional gesta, cuando Shiro Hashizume, supera ampliamente el record oficial de su compatriota Amano con un tiempo de 18,35”7, es decir, rebajándolo en más de 21 segundos (el récord japonés, en cambio, eran aquellos 18,37”0 conseguidos por Furuhshi el año anterior). En la segunda serie, sin embargo, va el favorito, Furuhashi.

Pasando por 1,07”4 en el primer hectómetro; 2,19”0 a los 200m.; 4,46”6 a los 400, llega a los 800m. en 9,40”7, nuevo récord mundial, terminando los quince hectómetros en unos, en aquel tiempo, increíbles 18,19”0, nuevo récord mundial, mejorando en más de 16 segundos el récord logrado por su compatriota en la serie anterior. Tres días después, en la final de los 800m., Furuhashi volverá a superar sus 9,40”7 con un nuevo récord mundial, 9,35”5. La “venganza” se completa con el triunfo en los 200 y 400m.crol individuales y el 4x200m., con lo que el equipo japonés gana la puntuación final por equipos.

Los 18,19”0 causaron sensación en el mundillo natatorio mundial, poniendo de nuevo sobre la mesa el tema de las posibilidades humanas en nuestro deporte. Expertos entrenadores vaticinaron que iba a ser muy difícil rebajar el récord del japonés, e incluso se llegó a dudar de si seria posible nadar el kilómetro y medio en menos de 18 minutos. Los 18,19”0 fueron, hasta el 3 de mayo de 1956, el escollo donde se estrellaron los esfuerzos de los mejores fondistas de aquel tiempo, creando la leyenda del “japonés volador” como se llegó a conocer a Hironoshin Furuhashi, mientras que sus records de 400 y 800m. no tuvieron tanta vida (el de los 400m. fue superado en 1950; el de los 800m. en 1951).

La historia, sin embargo, tiene un triste final, deportivamente hablando. Las penalidades de la vida diaria en un Japón vencido y sometido a una dura y difícil reconstrucción nacional, van a cobrarse el precio en aquel equipo de natación que en 1948-1949 había asombrado al mundo entero, y que deseaba ganar en los Juegos de Helsinki-1952, las medallas que no había podido conseguir cuatro años antes en Londres. En aquellos tres años, empero, los crolistas japoneses no lograron conservar su forma, llegando a Helsinki con pocas posibilidades. Furuhashi participó únicamente en los 400m., llegando difícilmente a la final, en la que fue octavo y último con un tiempo de 4,42”1, muy lejos de aquellos 4,33” de tres años antes, que le hubieran asegurado, por lo menos, la medalla de bronce.

Hashizume, por su parte, consigue la medalla de plata de los 1.500m. en una batalla dramática contra un imposible. En la 1a. eliminatoria supera (“destroza” podríamos decir mejor) el viejo récord olímpico de su compatriota Kusuo Kitamura, los 19,12”4 vigentes desde 1932, con un tiempo de 18,34”0. Pero el norteamericano Ford Konno, un hawaiano de origen japonés, que es su máximo rival en la prueba de fondo, le domina claramente, tanto en velocidad-base (tiene un tiempo de 4,31” en los 400m. por los 4,45” que vale Hashizume) como en resistencia (es recordista mundial de los 800m. en 9,30”7).

Es, pues, prácticamente imposible, pensar en una victoria del japonés. Pero este, sin embargo, lo intenta a la desesperada, consciente de que es la última oportunidad del equipo japonés para lograr el oro que les haga justicia. Toma la delantera de la final, con parciales excesivamente rápidos para sus posibilidades, intentando escaparse de Konno, tomándole poco a poco una pequeña ventaja (8 décimas a los 200m.; 1”6 a los 400m.; que aumenta hasta los 2”2 en los 800m., pasando por 9,44”4, al límite, pues, de sus posibilidades) mientras Konno, 9,46”6 en los 800m., le sigue poco menos que sin esforzarse.

Poco a poco la ventaja del japonés se va reduciendo hasta que en el viraje de los 1.200m. ambos giran con el mismo tiempo, 12,46”7. Hashizume, al límite de sus fuerzas, se rinde. Mientras los parciales de Konno continúan dentro del ritmo impuesto por el japonés, alrededor del 1,15” (terminando en 1,12”0) los del japonés suben progresivamente en estos últimos 300m., 1,17”5; 1,17”6, terminando completamente agotado en 1,18”6. Konno se proclama campeón con un nuevo récord olímpico, 18,31”0, dejando la plata para Hashizume, 18,41”4.

En el podio de campeones, tres nadadores de origen japonés aunque con distintas banderas (el tercer clasificado, el brasileño Tetsuo Okamoto, 18,51”3, es también de inequívoco origen japonés) reciben sus medallas. Dos de ellos, Konno y Okamoto, sonríen abiertamente; el tercero, Shiro Hashizume, ojos fijos en el suelo, semblante sin apenas expresión, asume la “culpa” de no haber conseguido la victoria, consciente de que en Londres, cuatro años antes, habían perdido la gran oportunidad de vengar con una victoria deportiva su derrota militar.

Los magníficos fondistas que cuatro años antes hubiera podido conseguir dos medallas de oro, y alguna otra de las restantes, tanta era su superioridad, tiene que retirarse apenas con una medalla de plata.

El oro olímpico para la natación japonesa todavía tardará en llegar, y no será hasta veinte años más tarde, en Munic-1972, cuando el bracista Nobutaka Taguchi y la mariposista Mayumi “Madame Butterfly” Aoki reanuden aquel dialogo de la natación japonesa con el oro que se había iniciado en 1928, cuando otro bracista, Yoshiyuki Tsuruta, había conseguido la primera medalla dorada para la natación japonesa.

Evolución de los records del mundo de 1500 metros.

22:48.4
Henry
Taylor
GBR
London
25-Julio
1908
22:00.0
George
Hodgson
CAN
Stockholm
10-Julio
1912
21:35.3
Arne
Borg
SWE
Göteborg
8-Julio
1923
21:15.0
Arne
Borg
SWE
Sydney
30-Enero
1924
21:11.4
Arne
Borg
SWE
Paris
13-Julio
1924
20:06.6
Andrew
Charlton
AUS
Paris
15-Julio
1924
20:04.4
Arne
Borg
SWE
Budapest
18-Agosto
1926
19:07.2
Arne
Borg
SWE
Bologna
2-Septiembre
1927
18:58.8
Tomikatsu
Amano
JPN
Tokyo
10-Agosto
1938
18:35.7
Shiro
Hashizume
JPN
Los Angeles
16-Agosto
1949
 
 
 
 
 
 
 
18:19.0
Hironoshin
Furuhashi
JPN
Los Angeles
16-Agosto
1949
18:05.9
George
Breen
USA
New Haven
3-Mayo
1956
17:59.5
Murray
Rose
AUS
Melbourne
30-Oct
1956
17:52.9
George
Breen
USA
Melbourne
5-Diciembre
1956
17:28.7
John
Konrads
AUS
Melbourne
22-Febrero
1958
17:11.0
John
Konrads
AUS
Sydney
27-Febrero
1960
17:05.5
Roy
Saari
USA
Tokyo
17-Agosto
1963
17:01.8
Murray
Rose
AUS
Los Altos
2-Agosto
1964
16:58.7
Roy
Saari
USA
New York
2-Septiembre
1964
16:58.6
Stephen
Krause
USA
Maunee
15-Agosto
1965
 
 
 
 
 
 
 
16:41.6
Michael
Burton
USA
Lincoln
21-Agosto
1966
16:34.1
Michael
Burton
USA
Oak Park
13-Agosto
1967
16:28.1
Guillermo
Echevarria
MEX
Santa Clara
7-Julio
1968
16:08.5
Michael
Burton
USA
Long Beach
3-Septiembre
1968
16:04.5
Michael
Burton
USA
Louisville
17-Agosto
1969
15:57.1
John
Kinsella
USA
Los Angeles
23-Agosto
1970
15:52.91
Rick
DeMont
USA
Chicago
6-Agosto
1972
15:52.58
Michael
Burton
USA
Munich
4-Septiembre
1972
15:37.80
Stephen
Holland
AUS
Brisbane
5-Agosto
1973
15:31.85
Stephen
Holland
AUS
Beograd
8-Septiembre
1973
 
 
 
 
 
 
 
15:31.75
Tim
Shaw
USA
Concord
25-Agosto
1974
15:27.79
Stephen
Holland
AUS
Christchurch
25-Enero
1975
15:20.91
Tim
Shaw
USA
Long Beach
21-Junio
1975
15:10.89
Stephen
Holland
AUS
Sydney
27-Febrero
1976
15:06.66
Brian
Goodell
USA
Long Beach
21-Junio
1976
15:02.40
Brian
Goodell
USA
Montreal
20-Julio
1976
14:58.27
Vladimir
Salnikov
URS
Moscou
22-Julio
1980
14:56.35
Vladimir
Salnikov
URS
Moscou
13-Marzo
1982
14:54.76
Vladimir
Salnikov
URS
Moscou
22-Febrero
1983
14:53.59
Glen
Housman
AUS
Adelaide
13-Diciembre
1990
 
 
 
 
 
 
 
14:50.36
Jorg
Hoffmann
GER
Perth
13-Enero
1991
14:48.40
Kieren
Perkins
AUS
Canberra
5-Apr
1992
14:43.48
Kieren
Perkins
AUS
Barcelona
31-Julio
1992
14:41.66
Kieren
Perkins
AUS
Victoria, Can.
24-Agosto
1994
14:34.56
Grant
Hackett
AUS
Fukuoka
29-Julio
2001

Guillem Alsina